Instalación de la Regasificadora en el Puerto de El Musel

Resúmen de la directiva Seveso relativa a las instalaciones de productos altamente peligrosos

Con el Real Decreto 1254/1999, se aprueban las medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas, y tiene por objeto la prevención de accidentes graves, así como la limitación de sus consecuencias con la finalidad de proteger a las personas, los bienes y el medio ambiente.

Se entiende como sustancias peligrosas, ciertas sustancias, mezclas o preparados que cumplan unos criterios establecidos, y que estén presentes en forma de materia prima, productos, subproductos residuos o productos intermedios, incluidos aquellos de los que se pueda pensar justificadamente que podrían generarse en caso de accidente. Entre ellas los gases licuados extremadamente inflamables como el gas natural licuado, siempre que se supere, cierta cantidad umbral. En el caso de superar las 200 Tm; grado de afectación mayor; muy inferior a las 63.000 Tm de gas licuado que albergará cada uno de los depósitos de la regasificadora de El Musel; están obligados a elaborar un informe de seguridad.

Este informe tiene por objeto, entre otros, el demostrar que se han elaborado planes de emergencia interior y facilitar los datos necesarios que posibiliten a los órganos competentes de la Comunidad Autónoma la elaboración del plan de emergencia exterior para prevenir y, en su caso mitigar, las consecuencias de los posibles accidentes graves previamente analizados, clasificados y evaluados, que establezca las medidas de protección más idóneas, los recursos humanos y materiales necesarios y el esquema de coordinación de las autoridades, órganos y servicios llamados a intervenir. Para los nuevos establecimientos, la información será proporcionada por los industriales antes de que se inicie su explotación, dentro del plazo establecido por la Comunidad Autónoma. En este caso, su elaboración será anterior al inicio de la explotación.

Ante la posibilidad en un “efecto dominó” los órganos competentes de las Comunidades Autónomas, utilizando la información recibida del industrial, determinarán los establecimientos o grupos de establecimientos en los que la probabilidad y las consecuencias de un accidente grave puedan verse incrementadas debido a la ubicación y a la proximidad entre dichos establecimientos y a la presencia en éstos de sustancias peligrosas.

Para elaborar los planes de emergencia exterior, los órganos competentes de las comunidades autónomas establecerán mecanismos de consulta a la población que pudiera verse afectada por un accidente grave.

Los órganos competentes de las comunidades autónomas organizarán un sistema que garantice la revisión periódica, la prueba y, en su caso, la modificación de los planes de emergencia interior y exterior, a intervalos apropiados que no deberán rebasar los tres años.

La autoridad competente, en cada caso, en colaboración con los industriales, deberá asegurar que todas las personas y todos los establecimientos abiertos al público (tales como escuelas y hospitales) que puedan verse afectados por un accidente grave reciban con regularidad y en la forma más apropiada, sin que tengan que solicitarlo, la información sobre las medidas de seguridad que deben tomarse y sobre el comportamiento que debe adoptarse en caso de accidente.

Esa información se revisará cada tres años y, en todo caso, cuando se den algunos de los supuestos de modificación. La información estará a disposición del público de forma permanente y recogerá, entre otros datos, la explicación en términos sencillos de la actividad o actividades llevadas a cabo en el establecimiento, la información general relativa a los principales tipos de riesgos de accidente grave, incluidos sus efectos potenciales en las personas, los bienes y el medio ambiente y la información adecuada sobre las medidas que deberá adoptar y el comportamiento que deberá observar la población afectada en caso de accidente grave.

Si bien los órganos competentes de las Comunidades Autónomas son los encargados de elaborar, aprobar y remitir a la Comisión Nacional de Protección Civil, para su correspondiente homologación, los planes de emergencia exterior de los establecimientos afectados, los Ayuntamientos u otras entidades locales, han de colaborar con los órganos competentes de la Comunidad Autónoma en la elaboración de los planes de emergencia exterior, que afecten a su término municipal, aportando la información que sea necesaria, en la que se incluirán los datos relativos a censos de población, cartografía municipal, identificación de las vías de evacuación, organización de la protección civil municipal y otros equivalentes, así como elaborar y mantener actualizado el Plan de actuación municipal o local, siguiendo las directrices de los planes de emergencia exterior; participar en la ejecución de estos últimos, dirigiendo y coordinando las medidas y actuaciones contempladas en aquéllos, tales como avisos a la población, activación de las medidas de protección precisas y realizar ejercicios y simulacros de protección civil.

Empresas afectadas por el “artículo 9” umbral superior

Repsol Butano

Du Pont

Aceralia Avilés

Aceralia Gijón

Fertiberia

CEASA

Química del Nalón

Peligro: La capacidad intrínseca de una sustancia peligrosa o la potencialidad de una situación física para ocasionar daños a las personas, los bienes y al medio ambiente

Riesgo: La probabilidad de que se produzca un efecto específico en un período de tiempo determinado o en circunstancias determinadas

Efecto dominó: La concatenación de efectos que multiplica las consecuencias, debido a que los fenómenos peligrosos pueden afectar, además de los elementos vulnerables exteriores, otros recipientes, tuberías o equipos del mismo establecimiento o de otros establecimientos próximos, de tal manera que se produzca una nueva fuga, incendio, reventón, estallido en los mismos, que a su vez provoque nuevos fenómenos peligrosos.

http://seveso.iespana.es/

http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/rd1254-1999.html

Top