Autoritarismo de mercado y rebelión popular

Desplazar riesgos y responsabilidades hacia abajo y ganancias hacia arriba

 

El 24 de abril de 2013, el edificio Rana Plaza de ocho pisos en Dhaka se derrumbó , matando a 1.129 personas, la mayoría de ellas trabajadoras de fábricas textiles que producen prendas para marcas internacionales de moda.

El edificio había sido diseñado para tiendas y oficinas, no para albergar las cinco fábricas que operaban allí. Su uso inadecuado hizo que el edificio se deteriorara rápidamente, y el riesgo de colapso era claro antes del desastre. A pesar de las protestas de los trabajadores, sin embargo, los gerentes de fábrica se negaron a detener la producción, con la complicidad del gobierno municipal.

Como en muchos otros casos, los principales clientes de las fábricas eran corporaciones transnacionales (ETN). Las fábricas en Bangladesh forman parte de sus cadenas de suministro, y las que   operan en el edificio Rana Plaza producían ropa para marcas conocidas como Benetton, El Corte Inglés, Loblaw, Primark y Walmart.

Sus empresas matrices proclamaron públicamente un compromiso para garantizar que sus proveedores respeten los estándares de salud y seguridad de los trabajadores. Pero eso no hizo nada para evitar el colapso del edificio, ni garantizó sanciones o castigos para las personas o empresas que se beneficiaron de las ganancias derivadas de la reducción de los estándares laborales y de seguridad.

El caso de Rana Plaza es uno de los muchos que revela la realidad de las empresas transnacionales y los derechos humanos: primero, las empresas transnacionales con frecuencia violan los derechos humanos a través de las actividades comerciales que tienen lugar a lo largo de sus cadenas de producción mundiales; y en segundo lugar, la gran mayoría de estas violaciones han terminado impunemente o, en el mejor de los casos, con una compensación negociada fuera de los tribunales, lo que libera a los culpables.

Esta realidad ha sido afirmada por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) en un informe de 2016 :

«Los impactos en los derechos humanos causados ​​por las actividades comerciales dan lugar a causas de acción en muchas jurisdicciones, sin embargo, los reclamos privados a menudo no proceden a juicio y, cuando se obtiene un recurso legal, con frecuencia no cumple con el estándar internacional de ‘adecuado, efectivo y pronta reparación por el daño sufrido «.

El informe resume las dificultades que enfrentan las víctimas de violaciones de derechos humanos: ‘regímenes legales fragmentados, mal diseñados o incompletos; falta de desarrollo legal; falta de conciencia sobre el alcance y el funcionamiento de los regímenes; complejidades estructurales dentro de las empresas comerciales; problemas para obtener acceso a fondos suficientes para reclamos de derecho privado; y la falta de ejecución ‘.

Afirma que: «Todos esos problemas han contribuido a un sistema de recursos de derecho interno que es» irregular, impredecible, a menudo ineficaz y frágil «». En el mismo sentido, en su informe de 2015 sobre las formas contemporáneas de la esclavitud , la Relatora Especial expresó su preocupación de que esto esté ocurriendo en las cadenas de suministro mundiales.

Otro informe preparado para la Oficina del ACNUDH por la Dra. Jennifer Zerk , detalla 22 casos de graves abusos contra los derechos humanos cometidos por corporaciones. Estos incluyen, por ejemplo, el caso de Blackwater, que fue acusado bajo el Estatuto de Alien Tort de actuar negligentemente y no aplicar la debida diligencia en la selección y capacitación de sus empleados, algunos de los cuales cometieron asesinatos y crímenes de guerra en Irak en 2007.

Ninguno de los casos que ahora están cerrados terminó con una sentencia en la que se declara a una corporación culpable de haber cometido una violación de los derechos humanos. Un alto porcentaje terminó con las víctimas que aceptaron un acuerdo extrajudicial.

Rana Plaza es un ejemplo de ello. El Comité de Coordinación de Rana Plaza, creado en octubre de 2013, presidido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) e incluido representantes del gobierno, sindicatos, compañías de ropa involucradas y organizaciones no gubernamentales (ONG) se comprometieron a determinar las pérdidas que deberían ser cubierto y asegurar que se proporcionó asistencia adecuada a las víctimas y sus familias para presentar   reclamos de indemnización.

En enero de 2014, la OIT estableció el Fondo Fiduciario de Donantes de Rana Plaza y un año después anunció que había recaudado $ 30 millones necesarios para pagar una indemnización a las más de 2.800 víctimas que habían presentado reclamos. La compensación financiera fue el único remedio ofrecido. Los culpables permanecen impunes y las víctimas ni siquiera han recibido una indemnización completa y adecuada.

Por lo tanto, nos enfrentamos a un angulo muerto (‘callejón sin salida legal’), por el cual el derecho nacional e internacional no solo falla a las víctimas y permite que las ETN se liberen, sino que incluso alienta las violaciones de los derechos humanos en ciertas grandes empresas transnacionales.

Esta impunidad se deriva tanto de la naturaleza y las estrategias de estos negocios como de su relación cada vez más estrecha, o, como dice De Sousa Santos , ‘promiscua’ con el estado.

Atroz en sí misma, esta impunidad es simplemente la faceta más llamativa de los muchos componentes diferentes de la compleja y problemática relación entre las empresas transnacionales, los derechos humanos y la democracia.

Sin embargo, es importante no abordar el tema únicamente desde el punto de vista de lo que implican sus estrategias de producción para los derechos humanos, sino también examinar el papel del derecho internacional forjado por TNCS para proteger sus inversiones, el fenómeno de la captura estatal y la forma en que las corporaciones han establecido y mantenido el «autoritarismo de mercado» que permite que ocurran tales violaciones corporativas.

Empresas transnacionales: estructuras y estrategias

El académico portugués, Boaventura de Sousa Santos, sostiene que estamos viviendo una fase de «capitalismo desorganizado» , caracterizado por el colapso de muchas formas de organización previamente comunes.

El principio de «libre mercado» ha alcanzado una intensidad sin precedentes que está colonizando el estado y la comunidad. El papel y las funciones del estado se están reorganizando como consecuencia de la estrecha relación (o captura) entre el poder político y económico, el autoritarismo de mercado ejercido por las instituciones financieras internacionales (IFI), el poder exorbitante de las empresas transnacionales y la creciente concentración de riqueza.

De Sousa Santos describe cómo estos factores han diluido la soberanía y los poderes del estado, particularmente su capacidad para respetar, promover y proteger los derechos humanos.

La reducción de las funciones del estado se ve facilitada por dos factores principales: primero, la estructura misma de las empresas transnacionales les permite eludir y evadir el poder de cualquier estado dado para aplicar sanciones más allá del alcance de su propia jurisdicción; segundo, debido a que la capacidad de las empresas transnacionales para mover la producción buscando los estándares más bajos de protección de los derechos humanos en el sentido más amplio, obliga a los estados, especialmente a los más débiles, en una carrera permanente hacia el fondo mientras compiten para atraer la inversión extranjera. Si agregamos la captura corporativa, la incapacidad del estado para respetar, promover y proteger los derechos humanos es una conclusión inevitable.

Para comprender este proceso, debemos examinar la historia y el surgimiento de las empresas transnacionales. Estos «nuevos» jugadores, muchos de los cuales se remontan a muchos años, inicialmente se denominaron «corporaciones multinacionales». A partir de la década de 1970, comenzaron a llamarse ‘corporaciones transnacionales’, lo cual es más apropiado porque la multinacional sugiere una fusión de capital de varios países cuando en realidad estas empresas suelen ser una sola entidad que lleva a cabo sus negocios en varios países, pero generalmente es propiedad de capital basado en un país.

Desterritorialización: desplazar riesgos y responsabilidades hacia abajo y ganancias hacia arriba

Mientras el capital permanece concentrado, la producción se ha descentralizado y deslocalizado. De este modo, las empresas transnacionales pueden ubicar las diversas etapas de producción en diferentes fábricas o lugares de trabajo, a menudo repartidas en diferentes países. Tienen pocos vínculos con el territorio, la vida o el mercado local y eligen ubicaciones debido a los incentivos locales ofrecidos por las jurisdicciones y las comunidades que compiten entre sí.

La forma en que las ETN funcionan en diferentes países es a través de las cadenas de suministro. Esto puede tomar la forma de inversión extranjera directa (IED) por parte de empresas multinacionales (EMN) en subsidiarias de propiedad total o en empresas conjuntas en las cuales la EMN tiene responsabilidad directa de la relación laboral. También puede incluir el modelo cada vez más predominante de abastecimiento internacional mediante el cual las ETN contratan o subcontratan proveedores y empresas para bienes, insumos y servicios específicos.

Estamos buscando empresas grandes, flexibles y móviles que se involucren intensamente en la subcontratación y la subcontratación a lo largo de sus cadenas de suministro, aprovechando las diferencias en las condiciones laborales para utilizar la estrategia de dumping de los derechos sociales, ambientales y humanos en general, para reducir costos ambientales y así aumentar sus ganancias.

En este modelo , la producción estructurada a lo largo de largas cadenas de suministro desplaza a la baja los costos, riesgos, obligaciones y responsabilidades, al tiempo que concentra los principales beneficios en la empresa matriz.

En la mayoría de los casos, la producción se subcontrata a un gran número de pequeñas y medianas empresas (PYME), generalmente ubicadas en zonas de libre comercio (ZF) o zonas de procesamiento de exportaciones (ZFE). Las empresas matrices o de marca gestionan actividades ‘no productivas’ como la investigación, la innovación, el marketing y la logística.

Estas estrategias de deslocalización y descentralización, cuya dirección es claramente Norte-Sur pero está comenzando a extenderse horizontalmente, se reflejan claramente en el Índice de Transnacionalidad de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

Esto muestra que, en promedio, las 100 principales empresas multinacionales del mundo tienen cada una más de 500 afiliadas en más de 50 países. Tienen siete niveles en su estructura de propiedad (en otras palabras, los enlaces de propiedad con afiliados podrían potencialmente cruzar seis fronteras) e incluyen 20 compañías tenedoras que poseen afiliadas en múltiples jurisdicciones, con casi 70 entidades en fondos de inversión offshore.

En los países más pobres, existe una relación clara entre el grado de participación en estas estructuras de producción descentralizadas y subcontratadas y la mayor presencia de IED. Y para atraer esa inversión y participación en las cadenas de suministro mundiales, los países más pobres ofrecen una gama de incentivos, incluida la reducción de los estándares de protección de los derechos humanos.

Dumping social y ambiental

Como parte de su estrategia de desterritorialización, las empresas transnacionales también buscan evadir los marcos regulatorios establecidos y las jurisdicciones legales que rigen los asuntos laborales, ambientales, fiscales y de otro tipo, así como los mecanismos para garantizar los derechos, que aún se desarrollan a nivel nacional.

Esta estrategia libera a las empresas transnacionales de la legislación nacional, porque los derechos consagrados en el país donde está domiciliada su empresa matriz no se aplican, y al mismo tiempo puede evitar las obligaciones que puedan derivarse de las actividades de los sindicatos, especialmente los convenios colectivos.

Esto permite a la corporación, por ejemplo, liberar sus decisiones, especialmente las relativas a los derechos de los trabajadores , de la supervisión por parte de los sindicatos y reduce su poder. También les permite evadir las responsabilidades que podrían incurrir las empresas situadas en otra etapa de sus cadenas de suministro con respecto a los derechos humanos y el medio ambiente.

Todas estas prácticas se enmarcan en el concepto amplio y algo vago de dumping, generalmente categorizado como social o fiscal , pero también aplicable tanto al medio ambiente como a los derechos humanos.

Captura corporativa del estado

Estas estrategias de dumping van de la mano con una ‘relación promiscua entre el estado y las empresas’, también conocida como ‘captura corporativa’.

Oxfam describe esto como «el ejercicio de influencia abusiva por parte de una élite, por sus propios intereses y prioridades y en detrimento del interés común, durante el ciclo de políticas públicas y entidades estatales [u otras que son de alcance regional o internacional], con efectos potenciales sobre la desigualdad [económica, política o social] y el ejercicio correcto de la democracia ‘.

Como ejemplos de captura, Oxfam cita los privilegios fiscales otorgados a las empresas hondureñas entre 1990 y 2016, y también en la República Dominicana, que ofrece a las empresas la mayor cantidad de incentivos fiscales en la región del Caribe. Estos incentivos fiscales destinados a atraer IED son rampantes en América Latina y el Caribe y socavan la capacidad de los gobiernos que les ofrecen recaudar y redistribuir los ingresos por impuestos corporativos.

Otro claro ejemplo de captura está en Ecuador. Cuando Lenín Moreno asumió el poder en 2017, reunió a representantes de la Cámara de Comercio y grandes empresas de exportación en carteras ministeriales como economía y finanzas, comercio exterior y trabajo.

Algunas de las regulaciones aprobadas muestran una clara determinación de defender los principales intereses corporativos. Estos incluyen revocar un impuesto destinado a prevenir la especulación de la tierra, reducir las deudas de los empleadores con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, menos inspecciones en el lugar de trabajo y nuevas leyes laborales para facilitar contratos temporales y horarios de trabajo flexibles.

En el proceso, Ecuador perdió ingresos equivalentes al 1.2% del producto interno bruto (PIB) en 2019, o $ 1.31 mil millones, aumentó la pobreza de ingresos del 21% en diciembre de 2017 al 25% en la actualidad, y el coeficiente de Gini aumentó de 0.462 en junio de 2017 a 0.478 en junio de 2019, lo que indica un aumento en la desigualdad.

Cuando los gobiernos son capturados por, o cómplices de, la competencia para atraer IED, esto rápidamente se convierte en una carrera hacia el fondo, lo que significa una reducción gradual y generalizada de las normas sobre derechos y su protección.

Lex Mercatoria: captura corporativa como estrategia neoliberal

La estructura de las corporaciones y sus estrategias de deslocalización, combinadas con la captura corporativa, ha permitido el surgimiento de un orden legal global conocido como Lex Mercatoria .

Según una definición ampliamente aceptada, desarrollada por primera vez en el mundo de los movimientos sociales y luego adoptada en la ciencia crítica, Lex Mercatoria se puede definir como un nuevo orden económico y legal global que comprende un amplio conjunto de normas en derecho internacional, junto con una amplia web de legislación nacional, dirigida principalmente a promover el comercio y proteger los intereses de los inversores extranjeros.

Pistor describe esto como un marco normativo global que permite al capital transnacional elegir constantemente las leyes nacionales que lo benefician. Este marco normativo global se consolidó durante el llamado ‘Consenso de Washington’, implementado en América Latina en la década de 1980 utilizando las directrices establecidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque sus orígenes se remontan a la década de 1970 durante la época civil. dictaduras militares en los países del Cono Sur. Luego se extendió a la Unión Europea (UE) a través de lo que ahora se puede llamar el ‘Consenso de Bruselas’, implementado en el apogeo de la llamada ‘crisis del euro’.

Esta nueva ‘ley global’ tiene varias facetas. Primero, incluye las normas que acabamos de mencionar: las pautas, las políticas de ajuste y los préstamos condicionales de las IFI y sus normas sobre el desarrollo del estado.

En segundo lugar, incluye acuerdos comerciales y de inversión , como la reducción de aranceles, la liberalización gradual de los servicios, la apertura de mercados a nuevos productos (agrotóxicos, por ejemplo), la armonización a la baja de las normas reguladoras y la concesión de privilegios extraordinarios a los inversores extranjeros en reclamos contra el estado.

Estos han sido parte integral de los acuerdos de libre comercio (TLC) megaregionales, como la Asociación Transpacífica (TPP), la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP), en última instancia fracasada, el acuerdo comercial entre Canadá y la UE (CETA) , y todos los demás negociados recientemente por la UE.

No solo logran cambiar la legislación nacional a favor de las corporaciones, sino que también tienen un «efecto escalofriante» (incluso cuando no se aprueba) ya que los países temen promover políticas que puedan disuadir la IED o impulsar acciones legales (a través de la disputa entre inversionistas y estados (ISDS) mecanismos).

En muchos sentidos, los acuerdos comerciales y de inversión sirven como un ‘candado’, corporaciones blindadas para evitar posibles privatizaciones futuras y regulaciones comerciales.

De hecho, los gobiernos que se atrevieron a hacerlo en el ‘ciclo post-neoliberal’ en América Latina (2000-2015) fueron sujetos a un total de 267 reclamos de ISDS por parte de inversionistas extranjeros , lo que equivale al 28% de todos los reclamos conocidos en todo el mundo hasta la fecha. Argentina, Venezuela y México ocuparon el primer, tercer y sexto lugar en la lista global de países con el mayor número de tales reclamos,   de los cuales varios están relacionados con los derechos humanos y el medio ambiente, o el caso Chevron-Ecuador.

Ambos pilares de Lex Mercatoria continúan creciendo. Si bien la influencia política del FMI está recuperando importancia, especialmente en América Latina, los acuerdos comerciales y de inversión ya están limitando el comportamiento de la gran mayoría de los países.

Por ejemplo, debemos recordar que, desde 2015, la UE ha finalizado y adoptado acuerdos comerciales con Ecuador, Canadá y Japón, el Acuerdo de Asociación Económica (EPA) con la Comunidad del África Meridional para el Desarrollo (SADC), los EPA provisionales con Ghana y Côte d ‘ Ivoire y el Acuerdo de Libre Comercio Profundo e Integral (DCFTA) con Ucrania. Si se concluye el acuerdo entre la UE y el Mercosur, para el cual se llegó a un acuerdo político en junio de 2019, el 41% del comercio de bienes entre la UE y el resto del mundo estará cubierto por estos acuerdos comerciales.

Autoritarismo de mercado y protesta popular.

Un término que resume las principales características definitorias de Lex Mercatoria es «autoritarismo de mercado»: implacable y difícil de entender, dictado por un estado supra soberano difuso y capaz de imponer su voluntad a través de mecanismos legales y políticos adaptados a sus intereses.

Esta forma de autoritarismo ha moldeado dramáticamente las sociedades globales contemporáneas, su orientación democrática y sus derechos humanos.   Pero también se ha enfrentado a estrategias legales contra la impunidad de las empresas transnacionales, la resistencia popular contra los acuerdos comerciales y de inversión, así como contra las políticas del FMI y las demandas de alternativas en todo el mundo.

Comenzando con propuestas a nivel nacional, un ejemplo sobresaliente de estrategias legales contra la impunidad de TNC es el Loi sur le devoir de vigilance des sociétés-mères et sociétés donneuses d’ordre , adoptado por la Asamblea Nacional francesa el 21 de febrero de 2017.

A nivel internacional, la lucha más importante a nivel legal es el llamado   proceso de ‘Tratado vinculante’. Si bien el proceso reúne diferentes luchas sociales antiguas, se lanzó oficialmente el 26 de junio de 2014 con la adopción en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas de la Resolución 26/9 , que estableció ‘un grupo de trabajo intergubernamental abierto sobre empresas transnacionales y otras empresas empresas con respecto a los derechos humanos; cuyo mandato será elaborar un instrumento internacional jurídicamente vinculante para regular, en el derecho internacional de los derechos humanos, las actividades de las empresas transnacionales y otras empresas comerciales ‘.

Más allá de los caminos legales de resistencia a la imposición de Lex Mercatoria, ha habido muchas formas populares de protesta contra él, creciendo en todas partes durante la última década, desde ‘Occupy Wall Street’, el 15M de España (2011), la ‘Primavera Árabe’ (2012 –2013) los chalecos jaunes en Francia (2018 en adelante) a los recientes movimientos populares de resistencia en Argentina (2017), Ecuador o Chile (2019).

Las últimas protestas en América Latina son el ejemplo perfecto, ya que surgieron en un momento en que el FMI había regresado a la región, con directrices políticas casi sin cambios, luego de un cambio en el ciclo político que llevó al poder a gobiernos como los encabezados por Macri ( Argentina), Temer / Bolsonaro (Brasil) y Moreno (Ecuador).

Volviendo al caso de Ecuador, se puede rastrear una conexión directa entre las demandas del FMI, su acuerdo con el gobierno de Lenín Moreno y la protesta popular. A pesar de la extensa represión, el gobierno finalmente se vio obligado por las movilizaciones de los movimientos sociales, principalmente el movimiento indígena, a dar marcha atrás a una  medida considerada «fundamental» para el país.

El ejemplo de Ecuador subraya la incompatibilidad del neoliberalismo actual con el bienestar de la población en general y con la democracia misma. Sugiere que el despojo social y ambiental exigido por los mecanismos para defender los intereses corporativos ya no puede implementarse por medios democráticos, ni resistir la voluntad popular, ya sea directa (elecciones) o mediada (parlamentos).

La experiencia de Ecuador, y la de muchos otros, muestra el potencial del activismo popular para obtener la victoria y una reconfiguración de las fuerzas en defensa de los derechos humanos contra el autoritarismo de mercado (contra la imposición de Lex Mercatoria).

Por lo tanto, como señala correctamente Nancy Fraser , los crecientes movimientos de resistencia popular no solo demuestran la incompatibilidad entre el neoliberalismo y la democracia, sino que también demuestran que las personas son conscientes de ello.

Aquí es esencial recordar que las propuestas de las IFI (particularmente sus políticas de ajuste estructural) no están sujetas a la aprobación pública, y en muchos casos ni siquiera tienen que ser validadas por el poder legislativo. Esto significa que se dejan a la discreción del ejecutivo, que hace caso omiso del costo político al recurrir a una supuesta incapacidad para resistir las demandas de ajuste económico, a pesar del rechazo social enojado y los conflictos que no pueden ser contenidos por medios democráticos.

Por lo tanto, los gobiernos comprometidos con la línea del FMI deben usar la fuerza para imponer las medidas económicas y sociales exigidas por el autoritarismo de mercado, ya sea mediante medidas legales contra adversarios políticos o reprimiendo directamente las protestas con represiones policiales y militares.

Entonces, y esta es la terrible realidad, parece claro que las premisas del neoliberalismo solo pueden implementarse a través del autoritarismo y la contención violenta de la voluntad popular. Por lo tanto, hacer efectivo el ‘autoritarismo de mercado’ solo puede lograrse a costa de estrangular la democracia y silenciar la voz de la gente mediante el uso de la fuerza respaldada por el estado.

El futuro es incierto. Los intentos de imponer Lex Mercatoria continuarán, pero también habrá victorias sociales en el camino, junto con la convicción cada vez más generalizada de que nos enfrentamos a una alternativa profunda y decisiva: «democracia o mercados».

 

Adoración Guamán es profesora de derecho laboral en la Universidad de Valencia y profesora visitante en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) Ecuador. Ella escribe sobre Lex Mercatoria, las empresas transnacionales y los derechos humanos. Coordina el consejo científico de Attac-España y el grupo de investigación de CLACSO «Lex Mercatoria, derechos humanos y democracia». Trabaja con la Campaña global para recuperar la soberanía de los pueblos, desmantelar el poder corporativo y detener la impunidad  en el proceso del Tratado vinculante de la ONU .

https://observatoriocrisis.com/2020/02/06/autoritarismo-de-mercado-y-rebelion-popular/

Top