El agricultor deja paso al asalariado

Apenas quedan 300.000 agricultores en España tras una década de una profunda transformación hacia la industrialización y la concentración de la propiedad de la tierra.

 

¿Quién trabaja en el campo? ¿Qué es un agricultor? ¿Quién se está manifestando desde hace más de una semana para protestar por la crítica situación del agro? Ninguna de las tres preguntas tiene respuestas simples; mucho menos, cuando se trata de un sector económico en el que conviven el pequeño propietario y el terrateniente, la explotación familiar y la empresa participada por fondos de inversión, el cooperativista y el asalariado, el cultivador de técnicas ecológicas y el productor uberizado cuya actividad depende de una integradora con, en todo los casos, una presencia progresiva de las grandes sociedades y una mengua de los agricultores independientes mientras se imponen con claridad las tendencias a la concentración de la tierra, la industrialización y la profesionalización del ramo.

En números redondos, 800.000 ocupados, según los datos de la Media de Trimestres de la EPA del INE (Instituto Nacional de Estadística), que revelan varias particularidades sobre el empleo en este sector entre las que destaca la estabilidad de sus registros con independencia de qué fase económica esté atravesando el país.

El peso en el mercado laboral del sector primario, que incluye la agricultura, la ganadería, la pesca y actividades como la silvicultura o la caza, aunque más del 80% de la ocupación se concentra en la primera, se ha situado ligeramente por encima del 4%, con una ligera tendencia porcentual al alza en los años de mayor dureza de la crisis y mayor intensidad de la destrucción de empleo a la que no fue ajena.

De hecho, el campo perdió algo más de 50.000 ocupados (un 6,7%) entre 2009 y 2014 para recuperar algo más de 60.000 (un 8,2%) entre 2015 y el año pasado, unas etapas en las que el mercado laboral registro oscilaciones superiores al 16% tanto a la baja, primero, como al alza después. Es, de los cuatro sectores principales, el de menor tamaño (la construcción emplea a más de 1,2 millones) y también el de menores altibajos en términos cuantitativos.

 

Seguir leyendo...

 
Foto. Un trabajador recogiendo pimientos en una explotación en la localidad almeriense de Roquetas de Mar. AFP/Jorge Guerrerohttps://
www.publico.es/economia/agricultor-deja-paso-asalariado.html
Top