Europa está salvando los mercados financieros, pero no está salvando a las víctimas del Coronavirus

Banco Central Europeo vuelve a ayudar a los mercados financieros, no a los sistemas de salud pública.

 

Martine Orange, periodista económica francesa

 

Tras la crisis de 2008, las autoridades europeas salvaron los bancos pero obligaron a los estados de bienestar a recortar el gasto público . Frente al coronavirus, los servicios hospitalarios afectados por la austeridad están bajo asedio, pero el Banco Central Europeo vuelve a ayudar a los mercados financieros, no a los sistemas de salud pública.

El jueves 12 de marzo, el brote de coronavirus en Europa alcanzó un nuevo hito, con la milésima muerte en Italia, hoy el país transalpino es la nación con más casos nuevos. Este es un indicador de la profundidad de la crisis, que también ha traído un cierre de gran alcance de la economía italiana. Esto es cualquier cosa menos un asunto puramente doméstico – y otros estados europeos parecen ir en la misma dirección.

En un comunicado de prensa del martes pasado – centrado en las consecuencias económicas de la crisis – la Comisión Europea señaló que «el Coronavirus tiene una dimensión humana muy significativa». Sin embargo, las autoridades europeas se han centrado exclusivamente en la estabilización de los mercados financieros, sin hacer nada para demostrar que la «solidaridad europea» se extiende a la población.

El BCE tiene las prioridades equivocadas

Muchos generales tienen el hábito de volver a luchar como en la última guerra. Y frente al coronavirus, las autoridades políticas y monetarias dan la impresión de que están cayendo en esta misma trampa. En sus mentes, se enfrenta una crisis financiera comparable a la de 2008, cuando lo que realmente estamos atravesando es una crisis de salud pública sin precedentes, que golpea el corazón de la economía real. Y ni la salud pública ni la economía real necesitan las mismas respuestas que los mercados.

Durante estas semanas las autoridades políticas y monetarias han concentrado toda su atención en los mercados financieros. Es cierto, ha habido un colapso impresionante. Dos veces en una semana, los pulsadores fueron descartados para tratar de evitar que las bolsas se desplomaran espectacularmente tan pronto como abrieron. Pero no sirvió de nada. El jueves, las bolsas de París, Frankfurt, Londres, Milán y Nueva York perdieron entre el 10 y el 16 por ciento de su valor – el peor día de Wall Street desde 1987, cuando se desplomó en un 26 por ciento.

Si esto no es una caída, está empezando a parecerse mucho a una. Desde el 20 de febrero, cuando el mundo financiero se despertó ante los peligros de COVID-19, los diversos mercados han perdido entre el 26 y el 35 por ciento; más de 9 billones de dólares han desaparecido.

No se ha escatimado nada para intentar salvar los mercados de valores del colapso y restaurar la confianza entre los financieros. Ya la semana pasada la FED sacó su arma monetaria y redujo su tasa de referencia en un 0,5 por ciento. En un intento más por tranquilizar a las finanzas, inyectó un enorme aumento de la liquidez en el mercado monetario que ya había mostrado crecientes signos de dificultad desde septiembre. La Reserva Federal ha aumentado sus inyecciones de liquidez de 100.000 millones de dólares a más de 150.000 millones de dólares al día.

Inmediatamente después, el Banco del Japón anunció que también reanudaría su política de alivio cuantitativo y comenzaría a comprar títulos de bonos en los mercados. El Banco de Inglaterra siguió el ejemplo y redujo su tasa base en un 0,5% el 11 de marzo.

En este clima, el jueves 12 de marzo, había mucha expectativa en torno a la decisión del Banco Central Europeo. Fue considerado como un bautismo de fuego para Christine Lagarde, quien se convirtió en la presidenta del BCE en noviembre.

Ella disparó la «bazuca» monetaria que todos esperaban. Mientras el BCE no cambiaba su (ya negativa) tasa de referencia de menos 0.5 por ciento, estaba listo para usar todas las otras herramientas disponibles. Su política de compra de bonos (es decir, la flexibilización cuantitativa), que anteriormente ascendía a 20.000 millones de euros al mes, se incrementará en otros 120.000 millones de euros a finales de 2020.

Los bancos, que ya gozan de condiciones de refinanciación excepcionales, recibirán más ayuda a través del programa TLTRO III (operaciones de refinanciación a plazo más largo con fines específicos), con el fin de proporcionar al sistema financiero una liquidez ilimitada.

Gracias a estas circunstancias excepcionales, el mundo de las finanzas ha conseguido por fin lo que lleva tiempo pidiendo. Ahora se van a aflojar las restricciones prudenciales y reglamentarias que se habían establecido después de la crisis de 2008, con el fin de alentar a los bancos a conceder préstamos.

Con el fin de aumentar el impacto de estas medidas, Christine Lagarde pidió a los gobiernos que pusieran en práctica una «respuesta de política fiscal ambiciosa y coordinada».

Sensibles a las críticas sobre el fracaso de su política tras la crisis financiera de 2008 y la posterior crisis de la eurozona, los funcionarios europeos han prometido colectivamente que no repetirán los mismos errores. Esta vez, dijeron, estaban todos dispuestos a actuar juntos, a utilizar «todas las herramientas posibles» para hacer frente a la epidemia y al colapso económico que corre el riesgo de provocar. Así pues, en Europa, la política monetaria y la política presupuestaria van a marchar de la mano.

El próximo lunes, los ministros de finanzas de Europa se disponen a esbozar un enfoque común para contrarrestar los daños causados por la epidemia de coronavirus. Incluso antes de esta reunión, el 11 de marzo Angela Merkel anunció su intención de revisar la regla del déficit cero de Alemania, grabada en mármol en su constitución y considerada como uno de los principales obstáculos para un estímulo fiscal europeo. «Pondremos el dinero necesario para luchar contra la epidemia, y veremos el déficit después», indicó la canciller alemana.

Todo esto debería haber complacido o al menos tranquilizado a los círculos financieros, restaurando la confianza. Sin embargo, después de los anuncios del BCE, los mercados europeos – los únicos abiertos en ese momento – cayeron aún más. Fue igual que lo que pasó cuando la FED bajó sus tasas la semana pasada o cuando el Banco de Inglaterra lo hizo el miércoles. El índice alemán DAX, que ya había bajado mucho, perdió más del 2 por ciento a los pocos minutos de los anuncios del BCE.

Algunos analistas explicaron estas reacciones señalando que las intervenciones del BCE fueron consideradas insuficientes. Otros explicaron que las acciones de los bancos centrales estaban alimentando las preocupaciones de los inversores, ya acrecentadas por las decisiones tomadas por Donald Trump. Pero el malestar sin duda va más allá.

Muchos han llegado a reconocer que, tras haber sido los grandes ordenantes del mundo durante más de cuatro décadas, los bancos centrales se encuentran hoy impotentes ante el coronavirus. No pueden responder a esto más que los planes de estímulo de cinco años o las exenciones fiscales para las empresas pueden resolver la parálisis que se ha apoderado de la economía mundial.

La necesidad de una política pública

El economista liberal Barry Eichengreen  ha reconocido explícitamente  que la política macroeconómica no puede hacerlo todo:

la política monetaria no puede reparar las cadenas de suministro rotas. . . . El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, no puede reabrir fábricas cerradas por cuarentena… la política monetaria no hará que los compradores vuelvan a los centros comerciales o que los viajeros vuelvan a subir a los aviones, en la medida en que sus preocupaciones se centran en la seguridad, no en el coste. Los recortes de las tasas no pueden hacer daño, dado que la inflación, ya moderada, se dirige a la baja; pero no se debe esperar mucho estímulo económico real de ellos. Lo mismo es cierto, lamentablemente, de la política fiscal. Los créditos fiscales no conseguirán que se reanude la producción cuando las empresas estén preocupadas por la salud de sus trabajadores y el riesgo de propagación de enfermedades. Los recortes en los impuestos sobre la nómina no impulsarán el gasto discrecional cuando los consumidores estén preocupados por la seguridad de su cadena de comida rápida favorita”.

Eichengreen es muy liberal. Pero este académico, al igual que muchos economistas (por ejemplo, el grupo de reflexión Brueghel), reconoce que la prioridad es liberar todos los medios posibles para tratar a los enfermos, frenar la epidemia y apoyar los sistemas de salud. En una palabra, la prioridad son las políticas públicas orientadas a la atención sanitaria, y hacer que el Estado tome las medidas adecuadas.

Esta es la única respuesta apropiada en lo inmediato. Después de todo, cuanto más se extienda la epidemia, más durará, y más se dañará la economía mundial. Pero dado que el coronavirus ya se ha extendido por los países occidentales, lo más sorprendente ha sido la falta de respuesta de las autoridades públicas.

Sin duda, esto es lo que está haciendo cundir el pánico en el mundo financiero: la creciente parálisis de toda la actividad, la falta de respuestas estatales suficientes y el riesgo de que esto provoque un colapso general, tanto más violento y devastador cuanto que el sistema ha acumulado montañas de deudas (y otros males) durante la última década.

Salvo en el caso de Italia, que ha aceptado que tiene que poner en peligro su economía para contener la epidemia, la principal preocupación de los dirigentes europeos ha sido mantener la actividad económica, apoyar a las empresas, asegurar que todo continúe como antes, y no preparar los medios necesarios para hacer frente a esta crisis de salud pública.

Salvo Italia, que ha destinado varios miles de millones de euros a la lucha contra la epidemia, a la compra de medicamentos y materiales y a la contratación de personal sanitario, los demás Estados europeos hasta el momento no han anunciado nada de importancia.

Demostrando un falta de sentido de la responsabilidad, la Comisión Europea anunció el 7 de marzo que tomaría un enfoque «comprensivo» hacia Italia, incluso si no respetaba completamente sus objetivos de déficit presupuestario. Detrás de esta declaración una vez había un expresión del dogmatismo de la Comisión – y de su incapacidad para identificar cuáles son las verdaderas prioridades.

En esta crisis de COVID-19 la solidaridad europea ha mostrado una vez más sus verdaderos colores. Lejos de llevar ayuda a Italia en esta crisis sin precedentes, todo el mundo ha preferido guardar sus medicinas y material para sí mismo (países como Francia y Alemania han prohibido la exportación de máscaras). Es China – no los socios europeos de Italia – la que ha proporcionado al país respiradores, medicamentos y otras ayudas.

¿Quién necesita el gasto en salud?

La Comisión explica, en su defensa, que las políticas de salud son asunto de cada estado individual. Pero no es que la Comisión se haya abstenido de interferir en este campo en los últimos años. De hecho, en la última década el gasto en salud y en hospitales ha sido el objetivo número uno de los programas de austeridad europeos. Los presupuestos de investigación han sido masacrados, desde Italia a España, Francia, Grecia e Irlanda.

En cada semestre europeo (el proceso de revisión de presupuestos de la UE), los tecnócratas encargados de revisar los presupuestos de los estados miembros han exigido nuevos recortes en el personal sanitario y en los recursos asignados a los hospitales. Tales gastos se consideran superfluos o incluso un lujo a la luz de las mayores exigencias del sacrosanto techo del 3% de déficit de Europa.

Y el enfoque adoptado para la atención sanitaria se aplicó igualmente a la energía, la industria y otros campos: toda política pública se consideró una distorsión de la mano invisible del mercado. Así, en nombre de la «racionalidad» económica, tener un exceso de camas de hospital era considerado un mero desperdicio. Por esto, en los últimos años en Francia, diez mil camas han sido eliminadas, junto con el personal que las acompañaba. Sin embargo, esas son diez mil camas que podríamos utilizar hoy en día.

La epidemia de coronavirus muestra lo perjudicial que es esta política. Porque todos los países europeos no están preparados para afrontar la crisis de salud pública que ha provocado. Todos los sistemas de salud están mostrando signos de que han llegado al punto de ruptura, y esto es antes de que la epidemia alcance su punto máximo. Desde hace once meses, el personal hospitalario de Francia está realizando huelgas para denunciar la masacre de los servicios de salud pública y su falta de recursos humanos, materiales y financieros.

Por ceguera y dogmatismo, los funcionarios europeos no han dado ninguna señal que tengan intención de cambiar de rumbo y de hacer que las políticas públicas formen parte de sus planes. Las decisiones del BCE lo demuestran. En su nuevo programa de recompra de acciones, el BCE indicó que primero compraría acciones de empresas privadas, no bonos del estado.

Pero debería hacer las cosas al revés. En estos tiempos de incertidumbre, el BCE debería estar tomando partido por los estados europeos, ayudándolos a construir sus protecciones contra la epidemia, dándoles una mano en el financiamiento de la atención médica pública. Porque esa es la tarea urgente.

Podríamos incluso imaginar que en estas circunstancias excepcionales, el BCE podría cancelar todos los bonos estatales que ha comprado en los últimos años, como parte de su política de alivio cuantitativo, con el fin de dar alivio a los Estados y proporcionarles más márgenes de maniobra financiera. Por una vez, el dinero iría al pueblo y no a los bancos.

Pero todas las pruebas muestran que estamos muy lejos de que el BCE tome una decisión tan audaz. En su conferencia de prensa, Lagarde dio un paso en falso que fue muy revelador de su incapacidad para cambiar de enfoque y comprender lo excepcional de esta situación. Explicó que el BCE «no está aquí para cerrar los diferenciales» (es decir, nivelar los costos de los préstamos entre los estados apoyando a las economías más vulnerables).

En resumen, esto significa que el BCE no considera que le corresponda disminuir las crecientes divergencias entre los tipos de los bonos alemanes e italianos y asegurar la cohesión de la eurozona. Esto, incluso si tal política significa paralizar a Italia, aunque la tercera economía más grande de la UE – y su sistema de salud – está bajo máxima tensión.

Los financieros concluyeron que el BCE no está al lado de Italia en sus problemas. De hecho, inmediatamente después de que Lagarde hiciera estos comentarios, los bonos italianos fueron golpeados. En pocas horas, sus tasas de bonos a diez años se dispararon del 1,26 por ciento al 1,76 por ciento. Y la señal negativa de Lagarde podría tener otras consecuencias importantes.

En momentos de tensión como estos, no se necesitaría mucho para que la crisis de Europa ardiera de nuevo. Y esta vez, se enfrentaría a toda la furia de la opinión pública – habiendo demostrado que es incapaz de responder a las verdaderas cuestiones prioritarias.

https://observatoriocrisis.com/2020/03/15/europa-esta-salvando-los-mercados-financieros-pero-no-esta-salvando-a-las-victimas-del-coronavirus/

Top