Dos varas de medir

Imprimir
¿Convocará el Tribunal de La Haya a este criminal de guerra?

InSurGente,.- Los políticos occidentales recibieron con una sonrisa la localización y captura del serbio Radovan Karadzic, que será conducido a La Haya para ser juzgado por crimenes de guerra. Todo indica que no correrá la misma suerte el hispano y militante del PSOE Javier Solana, que dirigía la OTAN cuando ésta bombardeó población civil en la antigua Yugosavia.

Decenas de miles de serbios volvieron a tomar ayer las calles para mostrar su apoyo al ex presidente serbobosnio Radovan Karadzic, acusado de genocidio y crímenes de guerra por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), mientras las autoridades de Belgrado continúan sin decidir su extradición a La Haya. Para muchos serbios, Karadzic es un héroe nacional que defendió la nación tras la desaparición de Yugoslavia.

Por la mañana llenaron la capital con cientos de carteles con su imagen y llamaron a asistir a una gran manifestación pacífica. «Esta protesta será un símbolo de resistencia, un símbolo de la resistencia de aquellos que aman la libertad más que ninguna otra cosa», señaló Aleksandar Vucic, del Partido Radical Serbio (SRS), una de las formaciones políticas más fuertes de Serbia.

Los congregados corearon el nombre de Karadzic y ofensas contra el presidente pro europeo, Boris Tadic. Los manifestantes portaban banderas del Partido Radical y de Serbia y pancartas con fotos de Karadzic y del líder de los radicales, Vojislav Seselj, quien es juzgado ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), en La Haya. El también opositor y nacionalista Partido Democrático de Serbia (DSS), del ex primer ministro Vojislav Kostunica, y su aliado Nueva Serbia (NS), de Velimir Ilic, expresaron su apoyo a la protesta.

La Policía serbia desplegó grandes medidas de seguridad y reforzó la presencia de agentes en las calles para evitar incidentes. Según la emisora de radio B92, antes del inicio de la concentración las fuerzas de seguridad inspeccionaron con perros la céntrica Plaza de la República para detectar si había explosivos. Los agentes protegieron todas las instalaciones de importancia de la ciudad y los lugares en los que podrían producirse alteraciones del orden público. Numerosos policías formaron varios cordones frente al departamento especial de crímenes de guerra del Tribunal de Belgrado, en cuyas dependencias se encuentra Karadzic. Igualmente se fortaleció la seguridad en varias sedes diplomáticas.

http://asturbulla.org/index.php/politica/politca-economica/50-dos-varas-de-medir