Cacerolada popular: Jaque ¿mate? a la monarquía

Caña contra la impunidad del franquismo que increíblemente sigue perpetuándose 40 años después de la muerte en la cama (y en el poder) del dictador genocida.

 

Verdad Justicia Reparación

Desde este blog vamos a dar caña contra la impunidad del franquismo que increíblemente sigue perpetuándose 40 años después de la muerte en la cama (y en el poder) del dictador genocida. La misma motivación por la que un grupo de represaliadas y represaliados supervivientes de aquellos años creamos en su día La Comuna, asociación desde la que ofrecemos el testimonio directo de las luchas y la represión que caracterizaron el tardofranquismo, y que está abierta a cualquiera que se identifique con los principios de verdad, justicia y reparación. Porque una democracia plena es incompatible con esta herencia de impunidad e injusticia. Web: La Comuna
 

 

Por Pedro Casas, activista social.

A pesar del confinamiento físico e informativo al que nos vemos sometidos desde hace unos días por el dichoso virus, nada es capaz de frenar el cuestionamiento popular de una institución caduca, antidemocrática y profundamente corrupta.

La degeneración del anterior titular de la Corona adquiere tal magnitud que ya ni los medios monárquicos son capaces de esconderla, pues van aflorando como hidra de siete cabezas imposible de doblegar.
Tras las noticias que conocimos días atrás desde medios extranjeros (de nuevo nos tenemos que enterar a través de la "onda corta"), el domingo 15 por la noche la Casa Real nos sorprende con un increíble comunicado con el que el hijo de Juan Carlos trata de limpiar su imagen y sus vínculos hereditarios. Respecto de la herencia económica, ni deja claro que su renuncia sea real, ni parece legalmente posible. Y de la herencia política, el trono, nada dice, como era de esperar.

Si el escándalo de la cacería africana de Juan Carlos en plena crisis mundial, pocos días después de afirmar que el "paro juvenil le quitaba el sueño", desembocó pocos años después en su abdicación, el nuevo escándalo de la casa real, en plena crisis y confinamiento colectivo, puede desembocar en una nueva abdicación; veremos.

Quizás Felipe VI tuvo la idea de que el actual estado de alarma y confinamiento colectivo podría ser el mejor momento para que sus escándalos familiares pasasen desapercibidos; pero es posible que se haya equivocado rotundamente. Precisamente el actual estado de shock en que se encuentra la población, altera los estados de ánimo, a veces de una manera incontrolada, desde el punto de vista social y de las relaciones. Mientras el conjunto de las familias de este país se enfrentan a una crisis sanitaria, con graves riesgos para la salud, para los ingresos económicos y los puestos de trabajo, resulta que la familia real se dedica a sus trapos sucios de herencias millonarias de origen corrupto, y todo aderezado con la singular tradición braguetera de la dinastía que nos reina.

Fue un gran error (quizás no le quedaba otra) publicar el domingo 15 el comunicado sobre unos asuntos que llevan coleando hace años; pero el remate fue dirigirse a sus súbditos, como si aquí no hubiera pasado nada y sin disculpas que valgan, para exponerse cual títere de feria. El pueblo español, tan bueno para algunas cosas, y otras no tanto, no perdió la oportunidad que el monarca le brindaba para colocarlo en la picota del escarnio colectivo, rememorando algunos episodios del pasado.

La noche del miércoles 18 de marzo pasará a la historia por la, seguramente, mayor manifestación antimonárquica celebrada en este país. Centenares de miles de personas participaron, unas activamente, y otras como espectadoras, en una impresionante cacerolada que repicó por todos los rincones de la geografía, con más o menos contundencia y participación según los territorios. Por fin una gran manifestación anti-monárquica, descentralizada y simultánea en todo el territorio del estado. El ambiente estaba cargado y sólo era necesario que alguien prendiera la mecha; este papel fue desempeñado por el tejido organizado, de manera formal e informal, en particular en los barrios y calles, que fueron el escenario de la magnífica protesta, ya que, en ciertos lugares, sigue siendo necesario que alguien dé el primer toque.

¿Quién se podía imaginar que esto pudiera suceder en las actuales circunstancias, con una opinión pública limitada, de manera machacona, a un solo tema? A veces (o casi siempre) los acontecimientos que transforman la historia se producen y precipitan de manera inesperada. Ignoro si la monarquía española ha sufrido un jaque mate (seguramente no a corto plazo), o una estocada (en términos taurinos que tanto gustan a los borbones) que desembocará en una agonía no muy larga hasta la puntilla final. Porque todo apunta a que el foco mediático se mantendrá encendido, con nuevos comunicados (hoy se ha hecho público uno de Corina Larsen) y posibles denuncias.

Es posible que la dimensión de lo vivido el miércoles 18 nos pueda cegar de ilusión y no dejarnos ver que quizás a la monarquía le quede más cuerda de la que nos gustaría. Pero todo apunta a que las cosas ya son diferentes. Ha sido la primera vez también en que algunos medios, afines a la monarquía, no sólo han tenido que abrir por fin la boca y contar lo que estaba ocurriendo en la familia real y nos ocultaban; pero es que además piden abiertamente el exilio del Bribón y han criticado con severidad el anodino discurso del rey con el que pretendía "entrar" en la dura realidad de un país del que se siente, y así lo mostraba con sus palabras y gestos, totalmente ajeno.

Es importante que si las cosas se precipitan, que todo puede ocurrir, nos pille lo más preparados posible, no vaya a ser que nos pongan una república presidencialista, casi monárquica, como la que tenemos en algunos países cercanos, con un presidente impresentable, y sin deshacer ninguna de los ataduras que esta monarquía, sucesora del franquismo, representa y sustenta.

https://blogs.publico.es/verdad-justicia-reparacion/2020/03/21/cacerolada-popular-jaque-mate-a-la-monarquia/

Top