Medios libres contra el orden mediático

 

Panorama de los medios libres y comunitarios en Francia
Medios libres contra el orden mediático


Del 9 al 14 de julio se celebraron en Lyon unas jornadas de acción y encuentro entre medios libres del país vecino. Aprovechamos la ocasión para repasar la situación de estos proyectos de contrainformación.

En Francia, como en tantos lugares, el Estado y un puñado de industriales obsesionados por la rentabilidad financiera controlan casi todos los medios de masas (prensa, radio, TV...). Existe un frente de lucha contra este orden mediático dominante, compuesto por una multitud de proyectos alternativos : periódicos y revistas implicadas, radios libres, televisiones asociativas, páginas de internet participativas... Estos medios tienen en común la defensa de otra concepción de la información, independiente, no comercial y abierta a la participación del público.

Prensa alternativa

Ya no quedan restos de la prensa de combate nacida durante la Resistencia anti-nazi. Al igual que la prensa de opinión general, el espíritu del periodismo comprometido ha sufrido un inexorable declive. El inicio de los años ‘70 estuvo marcado por la vigorosidad de la prensa revolucionaria, que refleja las diferentes corrientes de la izquierda y de las nuevas luchas específicas (feministas, homosexuales, ecologistas, etc.). En este contexto ve la luz Liberation, periódico maoísta que pretendía “dar la palabra al pueblo”, pero que, entre renuncias y compromisos, acabará siendo un periódico dirigido por sus cuadros superiores. Hoy hay algunos periódicos que se ocupan de hacer vivir este ideal traicionado por Liberation. Al final de los años ‘90 se crea, a partir de una idea de Pierre Carles, un periódico satírico bimestral entregado a la crítica de los medios, Pour Lire pas Lu (PLPL), que se convierte en 2005 en Le Plan B. Como este último, CQFD promueve el análisis social y se hace eco de diversas luchas. Difundidos ambos en quioscos y por suscripción, estos dos periódicos maltratadores de todos los poderes, ocupan el espacio vacante dejado por Charlie Hebdo, semanario satírico que se ha derechizado fuertemente en estos últimos años.

Del lado de la prensa libertaria, aparte del Monde Libertaire y el No Pasaran, encontramos una revista de calidad, Offensive. Menos generalistas, el semanal La Decroissance y la revista Silence son portadoras de las ideas ecologistas y sostienen los modos de vida alternativos. A nivel local, decenas de periódicos garantizan la función de contrapoder como Lettre à Lulu en Nantes, Fakir en Amiens o La Brique en Lille.

Televisiones asociativas

La televisión asociativa y no comercial no se ha beneficiado de la oleada liberalizadora del sector audiovisual. Esto no ha sucedido por dos razones : los altos costes y la ausencia de un marco jurídico claro. Aún así algunos experimentos se han llevado a cabo desde finales de los años ‘70. La televisión de proximidad se ha desarrollado bajo la forma de ‘tele carretilla’, tele itinerante compuesta de programas proyectados en los lugares públicos (cafés, salas de fiestas...). TéléMillevache, una televisión rural, comenzó su aventura en 1986. Creadas más recientemente, teles locales como TV Bruits (TV ruidos) en Toulouse o Tele Bocal en el 20º Distrito de Paris siguen ligadas a esta tradición, pero emiten por la red. Símbolo de la batalla por una televisión libre de la hegemonía de las grandes cadenas y la lógica comercial, Zaléa TV (que ha peleado mucho tiempo para obtener un permiso de difusión) debería dejar de emitir en septiembre de este año, después de un nuevo rechazo por parte de las autoridades reguladoras. Afortunadamente algunos proyectos locales entregados a la producción de vídeo, como CanalTizef en Brest o Sans Canal Fixe en Tours, consiguen proponer alternativas al soporte audiovisual. Menos desarrollado que en otros países como Italia y Alemania, la videoproducción militante está en plena fase emergente mediante proyectos de producción y de difusión libre. Regarde-à-vue y VidéoBaseProject proponen la descarga en internet de vídeos sobre las luchas sociales. La reducción de los costes materiales y la aparición de internet han permitido una difusión de las prácticas de video militante (testigos de las manifestaciones, acciones u ocupaciones, entrevistas, etc.)

Participación en internet

Desde sus orígenes, internet se percibe como el medio de expresión libre por excelencia. Rápidamente se crean portales militantes como Rezo. net y fanzines en línea como Unzine.net o Samizdat.org, inscrita en la corriente negrista. Pero lo que marca una etapa crucial en la historia del internet militante es la aparición en 2000, tras la contracumbre de Seattle, de Indymedia, red mundial de sitios web. Mucho antes de la irrupción de los blogs y de los medios llamados “ciudadanos”, Indymedia, proyecto tecnológico y político portado por algunos mediactivistas y adeptos al software libre, inicia el concepto de open publishing (publicación libre). La información se produce por los propios internautas y no por profesionales del periodismo. Hoy existen 200 Indymedias en todo el mundo y seis en Francia. Después de la experiencia de Indymedia Francia finalizada en 2001, se crean varios sitios locales (en Nantes, Paris, Lille, Grenoble, Clermont- Ferrand, Toulouse). El éxito de Indymedia ha incitado la creación de numerosos sitios alternativos que funcionan bajo el principio de la publicación abierta y que reivindican un espíritu libertario. Rebellyon en Lyon, el 69.3 en Rennes, Le Numero zero en Saint-Etienne o Brassica Nigra en Dijon. Pero internet es también una multitud de páginas temáticas de información y análisis crítico que proveen de recursos a los militantes. Éste es el caso de las páginas Acrimed (Association Critique média) y LMSI (Les Mots sont importants) que desencriptan el discurso dominante y publican finos análisis.

Radios libres y comunitarias en el estado francés

En Francia, el desarrollo de las radios asociativas y militantes se ha enfrentado, hasta principios de los años ‘80, con el monopolio del Estado sobre la comunicación audiovisual. Tras la liberalización de las ondas, las ‘radios piratas’ salen de la clandestinidad y promueven una concepción no comercial ; una radio mucho más próxima a la gente y a los movimientos sociales. Pero la efervescencia y el estallido de creación de multitud de emisoras locales no durará demasiado. Se necesitan demasiados recursos de los que carecen y muchas abandonan. El tercer sector radiofónico pierde rápidamente terreno frente a las nuevas y agresivas radios comerciales. A pesar de su número (más de 600), las radios asociativas que viven gracias a las subvenciones del Estado tienen en realidad muy poco peso (en audiencia y en cuanto a recursos). Pero resisten, imponiendo sus tonos libres, su mirada subversiva y crítica del mundo y su concepción exigente de una radio de y para la gente. Entre las más originales y radicales citamos, por ejemplo, Radio Canut en Lyon, Radio Libertaire (de la Federation Anarchiste) o también Radio Zinzine , “radio anarcobucólica” emanada de la comunidad autogestionada Longo Maï (en el Sudeste de Francia). Estas radios se enfrentan hoy a un nuevo reto, el paso forzoso a la radio digital que significa el final de la banda FM y de la autodifusión tal como se entendía. Para los militantes de las radios asociativas y no comerciales, el proyecto gubernamental RNT (Radio Numérique Terrestre) tiene el riesgo de limitar la diversidad y defenestrar las radios más implicadas y menos mercantilizadas.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious digg meneame
Top