El historiador británico Norman Davies revela cómo comenzó la narrativa antipolaca del Holocausto

 

 

Introducción de Gilad Atzmon

En mi libro La identidad errante profundicé en la fascinante y bien aceptada noción de que el pensamiento histórico es ajeno al pensamiento judaico. Es un hecho histórico reconocido que los judíos no produjeron ningún texto histórico durante casi dos milenios, o más precisamente entre Flavio Josefo (37 CE - circa 100 CE) y Heinrich Graetz (1817 [1]–1891). Dentro del contexto del discurso rabínico judaico, el texto religioso reemplaza efectivamente el pensamiento histórico y temporal. El presente y el futuro se realizan e interpretan a la luz de las narraciones canónicas bíblicas. Hitler, Stalin y Corbyn, por ejemplo, se reducen a “figuras de Amalek”. Aquellos líderes occidentales que sirven a los intereses judíos encajan perfectamente en la noción judaica del "Shabbos Goy" (persona no judía que hace las tareas en sábado que el judío -por religión- tiene prohibido hacer (N. de T.). Desde una perspectiva judaica, el sufrimiento judío se considera inherente al destino y la experiencia judía, está implícito en la narrativa bíblica y es, en cierto modo, aceptado.

En la Europa del siglo XIX, luego del rápido proceso de emancipación judía que resultó en un gran laicismo y en el declive de la hegemonía de las autoridades rabínicas, los judíos asimilados sintieron una creciente necesidad de comprender su pasado, presente y futuro dentro de un contexto histórico. Como argumenta el historiador israelí Shlomo Sand, este proceso implicó, entre otras cosas, mucha imaginación: los judíos inventaron grandes partes de su pasado. Esta tendencia creativa no fue practicada solo por los sionistas, en realidad es una parte crucial de toda narrativa judía identitaria. Los sionistas inventaron la noción de un "derecho histórico" a la tierra de otras personas y sus llamados enemigos judíos "anti" sionistas han sido al menos igual de hipócritas. Cuando nos predican en nombre de la “ética universal judía”, simplemente están fallando, aunque de manera institucional, ya que no existe la "ética universal judía" (filosofía moral). El judaísmo reemplaza la ética (un modo que emplea el juicio moral cognitivo) con Mitzvoth (un aparato moralista legalista que reemplaza el juicio con la obediencia a las reglas). El judaísmo también reemplaza el universalismo con un tribalismo de orientación racial que es en gran parte chovinista, si no supremacista.

Es crucial agregar que inventar el pasado no es únicamente un dominio judío. Un elemento de creatividad está presente para la mayoría de las personas y probablemente para todos los nacionalistas cuando construyen una narración de sus pasados. En su libro Heidegger y "los judíos”, el filósofo francés Jean-Francois Lyotard señala que la historia puede decirnos lo que realmente sucedió, pero lo que hace en la práctica, la mayoría de las veces, es lo contrario. La historia oculta nuestra vergüenza colectiva de una manera agresiva e institucional.

Los estadounidenses han estado trabajando duro para ocultar sus genocidios salpicando sus ciudades con museos del Holocausto. Los británicos no son diferentes, han convertido su Museo de las Guerras Imperiales en un monumento del Holocausto. Por razones obvias, ni los santuarios estadounidenses ni británicos del Holocausto narran el hecho vergonzoso de que tanto Gran Bretaña como Estados Unidos cerraron sus puertas a los refugiados judíos en el momento del Holocausto. La historia sirve para ocultar nuestra vergüenza en lugar de abordarla.

Pero la historia judía va más allá del mero encubrimiento de la vergüenza judía. La historia judía a menudo aparece como un dominio intelectual único que busca la participación de todos los demás en la ocultación de la vergüenza judía. Los judíos no solo construyen su narrativa histórica de una manera que impide a los judíos o cualquier otra persona el estudio crucial de lo que hace que el pasado judío se convierta en un accidente automovilístico saturado de tragedias colosales, pogromos, expulsiones y shoahs. A menudo, la “historia judía” es un "sistema de pensamiento" que recluta a otros para participar y sostener el aparato de ocultación judío.

El siguiente artículo es una traducción al inglés de una pieza polaca que apareció en BritishPoles.Uk unos días atrás. Describe cómo el profesor de historia israelí Yehuda Bauer "enseñó a los jóvenes historiadores británicos cómo describir el Holocausto", según relata en su reciente autobiografía el profesor de historia británico polaco de Oxford Norman Davies.

Ya en 1974, Bauer, según Davies, instruyó a los historiadores británicos a referirse a los polacos como simples "observadores" que rechazan todas las referencias al sufrimiento polaco e ignoran el hecho de que Polonia es el país que más sufrió durante la Segunda Guerra Mundial, perdiendo más 17 % de su población. El "historiador" israelí se refirió a los polacos como "espectadores" a pesar del hecho de que los polacos representan más de una cuarta parte y más que cualquier otro país de los 26.793 justos entre las naciones reconocidos por Yad Vashem. Los alemanes ejecutaron a más de 50.000 polacos únicamente como castigo por salvar judíos.

Suponiendo que el relato del profesor Davies sea verdadero y tengo buenas razones para creerlo, ¿qué motivó al profesor Bauer a representar el Holocausto y los polacos bajo una luz tan engañosa? La búsqueda de la verdad, presumiblemente, no fue su principal motivación. Aún más revelador, si la versión del profesor Davies es precisa, entonces es razonable suponer que el historiador israelí no estaba interesado en descubrir la verdad, sino que estaba invirtiendo en el ocultamiento de la verdad y buscando apoyo de los historiadores británicos para su proyecto.

El poder judío, como lo defino, es el poder de suprimir las críticas al poder judío. Del mismo modo, la historia judía puede verse como el intento de ocultar el hecho de que los judíos realmente tienen una historia. Todo lo que está sucediendo a los judíos ahora ha sucedido muchas veces antes y seguirá repitiéndose siempre y cuando sea demasiado vergonzante para revelar lo que el profesor Bauer (presumiblemente) intenta ocultar.

Norman Davies revela cómo comenzó la narrativa antipolaca del Holocausto:

Fuente: https://www.britishpoles.uk/

Norman Davies describió en su autobiografía cómo un historiador israelí instruyó a los académicos británicos a clasificar a los polacos como "observadores" durante el Holocausto.

El historiador Norman Davies de 80 años describió en su autobiografía de 800 páginas recientemente publicada la forma en que el profesor Yehuda Bauer enseñó a los jóvenes historiadores británicos cómo describir el Holocausto. En 1974, el profesor Bauer se reunió con más de 30 historiadores en la embajada israelí en Londres y les dio instrucciones de utilizar las divisiones de "perpetradores-víctimas-observadores" para describir a los involucrados en el Holocausto. El término "observadores" estaba reservado para los polacos. Todas las referencias al hecho de que los ciudadanos polacos también fueron víctimas durante la Segunda Guerra Mundial fueron rechazadas.

"Fue una reunión cerrada para historiadores profesionales. Yehuda Bauer, un historiador israelí, fue el orador principal. Debían ser talleres de enseñanza sobre el Holocausto y el comienzo de una gran campaña para promover el conocimiento sobre el Holocausto en el mundo. El profesor Bauer presentó un diagrama claro, experpetradores: nazis (no alemanes), víctimas, solo judíos y testigos, polacos ", dijo el profesor Davies en Dziennik Gazeta Prawna.

"El profesor Bauer describe claramente el patrón histórico. Se basó en el hecho de que durante la guerra, en Polonia, porque todo tuvo lugar en Polonia, hubo ejecutores, hubo víctimas y hubo quienes lo miraron pasivamente, los llamados "espectadores". Los ejecutores son nazis...” dijo Davies.

El historiador británico enfatizó que la palabra "Alemania" nunca se usó, solo "nazis" o "nazis".

El profesor Davies dijo que los polacos se presentaron solo como observadores y no se permite mencionar a las víctimas y el sufrimiento polacos: "Posiblemente, el objetivo de esta reunión fue demostrar que Polonia fue históricamente el centro del antisemitismo y describir a los polacos como antisemitas. Entonces dije: lo siento, mi suegro, polaco, estuvo en dos campos de concentración durante el Holocausto (...) Estaba hablando del suegro que sobrevivió a Dachau y Mauthausen. Me callaron y escuché: "¡Siéntate!" Y "¡Polonofil!".

Según el profesor Davies, en los años 70 y 80, el papel de Polonia en el esquema fue de "observador", y esa se convirtió en la narrativa dominante. "Desafortunadamente, este patrón fue adoptado en Occidente no solo en las universidades, sino como conocimiento llano y domina la narrativa de la Segunda Guerra Mundial" , dijo Norman Davies.

El historiador de Oxford también describió cómo se le negó el trabajo en la Universidad de Stanford en circunstancias poco claras después de que se completó el procedimiento de selección. Después de completar todas las formalidades, un funcionario de la universidad lo contactó y le dijo que no conseguiría trabajo. "Después de unas semanas, me dijeron que el asunto se refería a cuestiones judías, es decir, mis escritos sobre las relaciones polaco-judías", dijo Davies.

Norman Davies, nacido en 1939 en Bolton, es autor de varios libros sobre la historia de Europa y Polonia, el más famoso de los cuales es Juegos de Dios, publicado por primera vez en 1981.

Del editor:

Polonia es el país que, en proporción a su población, sufrió más durante la Segunda Guerra Mundial. Perdimos más del 17 % de nuestros ciudadanos, unos seis millones, incluidos hasta tres millones de judíos polacos asesinados por alemanes. Polonia sigue exigiendo una compensación de Alemania por estas terribles pérdidas.

Los polacos constituyen el grupo nacional más grande entre los Justos entre las Naciones reconocido por Yad Vashem. Hasta el momento se han conmemorado 26.793 personas. Más del 25 % de ellos eran polacos. Puede leer más en el sitio web oficial de Yad Vashem. Debemos recordar que durante la ocupación alemana de Polonia, muchos polacos arriesgaron sus vidas, y sus familias, salvando a los judíos de Alemania. Hasta la fecha, 6.992 polacos, en su mayoría cristianos, han sido honrados por el Estado de Israel con el título de “Justos entre las naciones”. Esto es más que en cualquier otra nación (solo 616 en Alemania). La lista completa está disponible aquí. Dado el duro castigo que amenazaba a los rescatadores, esta cifra es impresionante. Los ciudadanos polacos vivían en las condiciones más extremas de toda la Europa ocupada. La Polonia ocupada fue el único territorio donde los alemanes promulgaron la ley de que toda ayuda a los judíos sería castigada con la muerte del rescatador y toda su familia. Al menos 50.000 polacos fueron ejecutados por los alemanes únicamente como castigo por salvar judíos.

Fuente: https://gilad.online/writings/2019/11/24/british-historian-norman-davies-reveals-how-the-anti-polish-narrative-of-the-holocaust-began

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Foto. davies art.jpg

http://rebelion.org/noticia.php?id=263289

Top