El diente de Lumumba

- 60 años después del asesinato, los hijos del héroe de la independencia del Congo recuperan sus restos

- Asesinado por los separatistas katangeses en presencia de agentes de inteligencia belgas y norteamericanos.

Patrice Lumumba, en el momento de su detención, solo duró tres meses como primer ministro

 
 
Jaume Masdeu, Corresponsal en Bélgica

 

Cuando están cerca de cumplirse 60 años del asesinato del héroe de la independencia del Congo, Patrice Lumumba, su familia podrá finalmente recuperar sus restos, los escasos restos que quedan. Para ser exactos, un diente que la justicia requisó al policía belga que, según propia confesión, se encargó de deshacerse del cadáver del congolés.

La historia de Lumumba es conocida. Fue quien estrenó el cargo de primer ministro en la República Democrática del Congo cuando aquella colonia explotada sin piedad ni mesura primero por Leopoldo II en persona y posteriormente por el estado belga, alcanzó la independencia. Se recuerda su duro discurso ante un sorprendido rey Balduino, que fue a la ceremonia de la independencia del Congo esperando escuchar un discurso amable y se topó con una denuncia de los excesos del colonialismo.

El diente fue requisado por la justicia en casa del policía belga que se deshizo del cadáver

Sin embargo, Lumumba duró poco en el cargo. Un motín en el ejército y la secesión de la provincia de Katanga, rica en minerales, provocaron su caída y en enero de 1961 fue asesinado por los separatistas katangeses en presencia de agentes de inteligencia belgas y norteamericanos.

La participación de Bélgica quedó pronto demostrada, pero a medida que pasaron los años se conocieron más detalles. En el 2000, Gerard Soete, un antiguo policía belga, contó que había cortado y disuelto en ácido el cuerpo de Lumumba porque había recibido órdenes de hacer desaparecer el cadáver. Después, en unas declaraciones a la televisión alemana precisó haber conservado dos dientes de Lumumba y los mostró a la cámara. Soete murió aquel año, pero mucho más tarde, en el 2016, la justicia requisó un diente atribuido a Lumumba en un registro en casa de la hija del policía belga. Imitando al padre, la hija tampoco no había resistido la tentación de mostrar en público aquel “trofeo”.

En enero de este año los hijos de Lumumba enviaron una emotiva carta al rey belga, pidiendo acceso a los restos del padre. Se refirieron a su madre que, después de 53 años de espera, murió sin conseguir enterrarlos. “El 23 de diciembre del 2014, ella se fue con el corazón roto sin poder llevar a cabo su deber de viuda. Y colmo de la desgracia, sabemos que nuestra madre no descansa en paz”, decía la carta antes de pedir que la justicia belga les devolviera lo que quedaba de su padre. “Sus restos están secuestrados en el palacio de justicia, en Bélgica. Se sabe con toda certeza que están sellados en el palacio de justicia, porque está el famoso individuo que salió en televisión diciendo que había guardado dos dientes de Lumumba”.

Patrice Lumumba. Imagen tomada cuando desempeñaba el cargo de primer ministro del Congo
Patrice Lumumba. Imagen tomada cuando desempeñaba el cargo de primer ministro del Congo (AGENCIA ZARDOYA)

El famoso individuo no es otro que Gerard Soete, que confesó a los medios de comunicación que se había deshecho no solo del cadáver de Lumumba, sino también del de dos de sus compañeros asesinados, Joseph Okito y Maurice Mpolo.

Para los hijos, durante este tiempo, Lumumba sigue siendo un “héroe sin tumba”. “Nuestro padre desapareció del mundo de los vivos para vivir íntimamente entre nosotros, y en cada uno de nosotros, pero siempre de manera esquiva… nuestra familia solo podrá volver sobre sus ilustres pasos y recibir la preciosa herencia de su genio, piedad y virtudes valientes y patrióticas si el muy lamentado desaparecido se instala en su sepultura perpetua”, escribieron los hijos de Lumumba, con la mayor, Juliana, de 64 años, al frente.

Ahora, el juez de instrucción que lleva el caso, después de obtener un informe favorable de la fiscalía, acepta devolver a la familia lo único que queda del cuerpo de Patrice Lumumba, un diente, guardado durante décadas por la persona que se deshizo del cadáver.

El fantasma del Congo sigue persiguiendo a la antigua metrópoli que explotó aquella colonia durante décadas. Desde 1885 como propiedad privada particular del rey Leopoldo II; y posteriormente, cuando salieron a la luz las crueldades que sus agentes realizaban, por el estado belga que se encargó de gestionar el Congo desde 1908 hasta su independencia en 1960. Este pasado junio, en el 60 aniversario de aquella emancipación, el rey de los belgas, Felipe, lamentó los actos de violencia y los sufrimientos infligidos a aquel país en la época colonial. Fue la primera vez que la monarquía belga reconoció aquella explotación.

También este verano, fueron muchas las estatuas de Leopoldo II vandalizadas en Bélgica, como protesta contra un símbolo del pasado colonial.

Foto. (ARXIU LA VANGUARDIA)

https://www.lavanguardia.com/internacional/20200911/483399725582/diente-patrice-lumumba-heroe-independencia-congo.html?utm_term=botones_sociales_app&utm_source=social-otros&utm_medium=social

Top