Una explicación de porqué se está terminando el dominio militar de Estados Unidos

 

Desde de George W. Bush hasta Trump, Estados Unidos ha dado pasos en falso que han reducido su influencia en regiones estratégicas del mundo y por tanto ha reducido su capacidad para imponer su voluntad a aquellos que no están dispuestos a ponerse de rodillas.

Algunos ejemplos del pasado reciente son suficientes para mostrar cómo los errores estratégicos han acelerado el declive hegemónico de los Estados Unidos.

Supremacía hipersónica

Se puede afirmar sin equivocarse que la razón principal de muchos de los importantes problemas estratégicos que acosan a los Estados Unidos tiene origen en la decisión de invadir Afganistán y, a continuación inventarse un «eje del mal» para enfrentar a Corea del Norte (con armas nucleares) y a un Irán, que aparece como una incipiente fuerza hegemónica en Oriente Medio,.

Habitualmente Estados Unidos prefiere disfrazar sus objetivos de mediano y largo plazo publicitando supuestas amenazas inmediatas y de corto plazo. Por lo tanto, su retirada del Tratado de Misiles Anti-Balísticos (Tratado ABM) y el despliegue del Sistema de Combate Aegis (ahora parte del sistema de defensa antimisiles de la OTAN) se ha justificado con el fin de “defender a los aliados europeos” de la amenaza de los misiles  iraníes. Este argumento no tiene ninguna sustancia ya que los iraníes no tienen capacidad ni  tienen la menor intención de lanzar misiles contra Europa.

Para la mayoría de los analistas independientes – y también para el presidente Putin – el despliegue de estos sistemas ofensivos solo tiene como objetivo anular la capacidad de disuasión nuclear de la Federación de Rusia. De hecho, al colocar los sistemas ABM en las fronteras de Rusia (instalados en Rumania y Polonia) tanto Obama como Trump han continuado la política neocon de George W. Bush

Y ahora, la decisión de Trump de retirarse del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (Tratado INF) y probablemente del Nuevo START (Tratado de Reducción de Armas Estratégicas) están creando una gran inseguridad mundial y una casi segura proliferación de armas nucleares.

Moscú se ha visto obligado a desarrollar nuevas armas para restablecer el equilibrio estratégico. En un discurso en 2018 , Putin anunció la introducción de armas hipersónicas y otros avances tecnológicos que servirían para despertar a Washington de sus sueños de “dar el primer golpe atómico” .

A pesar que la propaganda de Washington se niega a reconocer los cambios tectónicos en el tablero de ajedrez global ocasionados por estos avances tecnológicos, todas las evaluaciones militares serias reconocen que el juego ha cambiado fundamentalmente.

Todavía no hay defensa contra armas rusas como el vehículo hipersónico Avangard, que de hecho está sirviendo para restaurar la doctrina de la disuasión ( por la llamada MAD o Destrucción Mutuamente Asegurada), que de hecho garantiza que las armas nucleares nunca podrán emplearse mientras exista el «equilibrio de terror «. De este modo, Moscú está garantizando la paz al demostrar que es capaz de infligir un segundo golpe devastador a los preciados sistemas ABM de Washington.

Además de garantizar su capacidad para realizar una respuesta a un ataque nuclear, Rusia a desarrollado el sistema ABM más avanzado del mundo para defenderse de la agresión de Washington. Este sistema ABM está integrado en una red defensiva que incluye armas como Tor, Pantsir, Buk, S-400 y, en breve, un devastador sistemas de misiles S-500 y A-235. Este nuevo sistema está diseñado para interceptar los ICBM, así como cualquier arma hipersónica futura de EE. UU.

Las guerras de agresión de George W. Bush, Obama y Trump han terminado dejando a Estados Unidos en una posición de inferioridad nuclear frente a Rusia y China. Moscú obviamente ha compartido algunas de sus innovaciones tecnológicas con su socio estratégico, lo que le permite a Beijing también tener armas hipersónicas junto con sistemas ABM como el S-400 ruso.

Ahora viene el Irán nuclear

Además de la continua presión económica y militar ejercida sobre Irán, una de las consecuencias más inmediatas de la retirada de Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, está obligando a Teherán a examinar todas las opciones .

Pese, que los líderes y los políticos iraníes han afirmado que no quieren desarrollar un arma nuclear ( estaría prohibido por la ley islámica) hoy un posible curso de acción para Irán sería seguir el ejemplo de Pyongyang y adquirir un elemento disuasorio nuclear.

Si bien esta sugerencia puede no corresponder con las intenciones de la República Islámica de Irán, los sistemas de protección nuclear de Corea del Norte (como consecuencia de la agresión estadounidense) puede obligar a los líderes iraníes a considerar cuidadosamente los pros y los contras del ejemplo coreano. Quizás eligen  la ambigüedad nuclear u opacidad nuclear de Israel , país que ni niega ni confirma la posesión de armas atómicas.

Tenemos claro que un mundo libre de armas nucleares es un ideal que necesitamos alcanzar, aun así hoy no se puede negar el valor de la disuasión como lo atestigua la experiencia de Corea del Norte.

Por otra parte creo firmemente, desde hace mucho tiempo, que el riesgo de una guerra nuclear no existe , ya que tienen un efecto estabilizador en lugar de desestabilizador, particularmente en un entorno multipolar.

En otras palabras, Washington ha terminado disparándose en el pie al alentar inadvertidamente a uno de sus oponentes geopolíticos a comportarse de la manera opuesta a lo que el Imperio quieren imponer. En lugar de detener la proliferación nuclear, los Estados Unidos al burlarse del JCPOA, está alentado la posibilidad de propagación de armas atómicas en la región.

La miopía de Trump al retirarse del tratado con Irán recuerda a la retirada de George W. Bush del Tratado ABM. Esa decisión de Bush desencadenó una necesaria respuesta de Moscú ayer y hoy puede obligar a Teherán a seguir un camino similar. Las acciones de Washington están terminando por dejar en desventaja a Estados Unidos en ciertas áreas críticas en relación con sus competidores.

El asesinato de Soleimani ha perforado el mito de la invencibilidad de los Estados Unidos.

A raíz de la muerte del general Soleimani  creó necesario examinar consideró las profundas ramificaciones de esta asesinato en la región.

Por el momento, lo que parece evidente es que Washington se muestra incapaz de apreciar las consecuencias de sus acciones imprudentes. Al matar a Soleimani , Trump estaba obligado a  Irán a dar una respuesta; incluso si suponemos que Trump no estaba buscando la guerra, es obvio para cualquier observador que Irán iba a responder a las acciones terroristas de los Estados Unidos.

La respuesta llegó una noche de Enero . Entonces, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, una base militar estadounidense es sometida a una lluvia de misiles (22 misiles, cada uno con una carga útil de 700 kg). Esa noche Teherán demostró que poseía los medios técnicos, operativos y estratégicos necesarios para destruir ( si lo deseaba) a miles de soldados estadounidenses en el lapso de unos pocos minutos, pero por sobretodo demostró al mundo que Estados Unidos fue incapaz de detener el ataque.

Los sistemas de defensa aérea Patriot de Estados Unidos una vez más no pudieron hacer su trabajo, repitieron su fracaso en defender las instalaciones de petróleo y gas de Arabia Saudita ante un ataque con misiles realizado por los Houthis hace unos meses.

Por lo tanto, tenemos la confirmación de la incapacidad de los Estados Unidos para proteger a sus tropas o la de sus aliados a los misiles que tienen Irán, los Houthi o Hezbollah. Trump y sus generales no respondieron al ataque de misiles iraníes porque saben que cualquier respuesta provocaría una conflagración regional incontrolable que devastaría las bases estadounidenses, así como la infraestructura petrolera y las ciudades sus aliados; Tel Aviv, Haifa y Dubai.

Después de demostrar al mundo que los aliados de Estados Unidos en la región están indefensos contra los ataques con misiles, las milicias hutíes han realizado ataques quirúrgicos a dos bases estadounidenses demostrando de nuevo la falsa invencibilidad militar del Imperio.

Conclusión

Las decisiones diplomáticas y militares de Washington en los últimos años han provocado un mundo que ahora es más hostil con Washington y que está menos inclinado a aceptar sus dictados. Ahora a menudo las naciones amenazadas están siendo impulsadas ​​a adquirir los medios militares para contrarrestar la intimidación de Washington.

A pesar de que EEUU sigue siendo la primera potencia militar, la ineptitud de sus dirigentes ha dado como resultado que Rusia y China lo superen en algunas áreas críticas.  Hoy los Estados Unidos  no tiene ninguna posibilidad de defenderse ante un segundo ataque nuclear. Incluso Irán tiene los medios para tomar represalias con éxito contra los Washington en la región.

Como muchos han afirmado, el poder de Washington se basa en gran medida en la gestión de una percepción alimentada por el mundo imaginario de Hollywood. Los recientes ataques con misiles de los hutíes a las instalaciones petroleras de Arabia Saudita y el ataque con misiles iraníes hace a sus bases militares en Irak (ninguno de los cuales fueron interceptados)  han puesto al descubierto para todo el mundo la vulnerabilidad militar de Washington.

Cuanto más agresivo se vuelve Estados Unidos, más revela sus límites tácticos, operativos y estratégicos, y la evidencia de estos límites están sirviendo para acelerar su pérdida de hegemonía.

Si Estados Unidos pudiera realizar un primer ataque nuclear sin tener que preocuparse por un segundo ataque de represalia gracias a sus sistemas ABM, entonces su búsqueda de la unipolaridad perpetua podría ser una alternativa realista.

Pero los competidores pares de Washington han demostrado que tienen los medios para defenderse contra un primer ataque nuclear al poder lanzar un segundo ataque imparable, comunicando así que la doctrina de la destrucción mutua asegurada (MAD) llegó para quedarse. Con esto, los esfuerzos de Washington para mantener su estatus como hegemón global sin oposición son inútiles.

En una región vital para los intereses de Estados Unidos , Washington no tiene la capacidad operativa para obstaculizar la liberación de Siria. Cuando ha intentado imponer directamente su voluntad militarmente, ha visto que hasta el 80% de sus misiles de crucero son derribados o desviados , subrayando una vez más la divergencia entre la dura realidad militar y propaganda de Washington inspirada en Hollywood.

Las acciones de George W. Bush, Obama y Trump solo han servido para acelerar la transición de un mundo unipolar a uno multipolar. Al ser tan agresivo con Irán – siguiendo los pasos de sus predecesores- Trump ha debilitado la posición global de Estados Unidos y fortalecido a sus oponentes.

Federico Pieraccini, periodista experto en geopolítica, analista de «American Herald Tribune»

https://observatoriocrisis.com/2020/01/24/una-explicacion-de-porque-se-esta-terminando-el-dominio-militar-de-estados-unidos/

Top