¿Qué cambia en la política exterior si gana Biden o Trump?

- Juntos, Biden y Obama bombardearon Afganistán, Libia, Somalia, Pakistán, Yemen, Irak y Siria y declararon a Venezuela como amenaza para EEUU y justificando el bloqueo económico

- Al igual que los israelíes, los estadounidenses tienen su propia teoría de que son el pueblo elegido por Dios.

 

A menos de tres meses de las elecciones en Estados Unidos, Donald Trump y Mike Pence siguen perdiendo por alrededor de nueve puntos porcentuales en las encuestas de opinión.

En la última semana, la convención nacional del Partido Demócrata confirmó la nominación de Joe Biden y Kamala Harris para las elecciones del 3 de noviembre. El dúo contó con el apoyo masivo de las principales figuras del partido, como el ex presidente Barack Obama, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton y la familia Kennedy.

A medida en que avanza la carrera electoral, aumentan los debates a nivel internacional sobre los impactos de una posible derrota de Trump.

En política internacional, el actual presidente intensificó el tono del discurso bélico en América Latina, en Medio Oriente y contra Rusia y China, de que mantuvo a las tropas estadounidenses en la ocupación de Irak sin permiso del parlamento del país y de haber profundizado el bloqueo económico contra Cuba y Venezuela, además de romper el acuerdo nuclear con Irán. Sin embargo, en la práctica, Donald Trump no declaró ninguna guerra durante su mandato de cuatro años, a diferencia de su predecesor Obama, quien fue el primer presidente en ejercer dos mandatos completos con el país en guerra.

Este escenario hace que los analistas internacionales digan que no habrá diferencia entre Trump y Biden en lo que se refiere a los países objeto de hostigamiento, tanto en la región oriental del mundo como en América Latina.

«Estoy casi seguro de que veremos un intento de crear una nueva asociación de seguridad, nuevos acuerdos de libre comercio y otras cosas que parecerán menos agresivas que Trump. Pero, en realidad, serán medidas intensificadas para aislar a Venezuela en la región ”, dijo el periodista estadounidense Eugene Puryear, de Breakthrough News.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, del partido Demócrata, también se reunió con Guaidó, quien visitó EEUU en enero de 2020 / Diario La Verdad

 

La política del llamado «soft power» fue adoptada por la administración Clinton y reanudada en la retórica de Obama, acompañado por Biden.

«El Partido Republicano de Trump es mucho más explícito. El Partido Republicano sin Trump es lo más cercano a lo que son los Demócratas ahora. Quiero decir que en este momento no hay un verdadero Partido Demócrata en Estados Unidos. Es decir, no dicen lo que son y disfrazan la acción humanitaria, la preocupación por los derechos humanos, y activan diversas acciones que terminan modificando la realidad concreta y alimentando su propia historia, sin decir que ellos mismos están jugando con todos los elementos. Este es el Partido Demócrata”, analiza Diego Sequeira, del portal venezolano Misión Verdad.

Juntos, Biden y Obama bombardearon Afganistán, Libia, Somalia, Pakistán, Yemen, Irak y Siria. Además de declarar a Venezuela como una amenaza «inusual» a la seguridad de Estados Unidos, justificando la implementación del bloqueo económico. Desde entonces, el conjunto de leyes que componen el bloqueo ha generado una pérdida de US$ 194 mil millones a la economía venezolana. Mientras atacaban con una mano, con la otra los demócratas mantuvieron la narrativa de pacificación.

En 2009, durante su discurso al recibir el Premio Nobel de la Paz, Obama reafirmó que Estados Unidos había ayudado a defender la seguridad global. «Entonces sí, los instrumentos de guerra juegan un papel en la preservación de la paz», dijo. Dos meses después ordenó el envío de un nuevo contingente de 30.000 soldados a Afganistán.

«Lo que hizo Obama fue terminar con los últimos escenarios de la Guerra Fría del siglo XX. Lo principal fue terminar el capítulo Cuba y el caso Colombia – FARC. Pero mientras cerraban un frente, abrían otro, para iniciar la Guerra Fría del siglo XXI y ahí es donde estamos», comenta Sequeira.

Eugene Puryear señala que la búsqueda de un cambio violento de gobierno en Venezuela es un punto en común entre los dos partidos que disputan la Casa Blanca.

“Como vimos, por ejemplo, con el presidente Obama y sus declaraciones sobre Venezuela como una amenaza para la región, una amenaza de la política exterior, todavía no estaba tan abiertamente a favor de los golpes como el régimen de Trump. Sin embargo, vimos esto del senador Chris Murphy, quien es un demócrata líder en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado y un gran partidario de Joe Biden. Criticó fuertemente la política de la administración Trump por esencialmente no derrocar al presidente Maduro ”, comenta Puryear.

Para Sequeira, el alineamiento político entre ambos partidos responde a los intereses de los grandes agentes económicos estadounidenses, que en el caso venezolano, están representados por el sector opositor liderado por el diputado Juan Guaidó.

Desde 2019, Guaidó ha sido reconocido como el presidente legítimo de Venezuela por Estados Unidos. A través de este apoyo, el diputado nombró una nueva junta directiva de Citgo, subsidiaria de PDVSA, en Estados Unidos, apropiándose de uno de los mayores bienes públicos venezolanos en el exterior, valorado en US$ 7 mil millones.

En enero de 2020 el autoproclamado mandatario fue aplaudido por legisladores republicanos y demócratas durante el discurso anual de Trump sobre el Estado y la Unión.

El periodista de Breaktrough News informa que incluso el sector más progresista del Partido Demócrata está interesado en derrocar al gobierno de Maduro.

“Por ejemplo, Alexandria Ocasio-Cortez apoyó a las fuerzas de oposición en Venezuela. Ciertamente se reunió con algunos de los que impulsaban el golpe de Estado contra Evo Morales. Por eso, incluso algunos de los parlamentarios progresistas son muy malos cuando se trata de América Latina”, analiza Puryear.

Sequeira afirma que son los agentes israelíes los que medían las relaciones entre los diferentes grupos políticos del establishment estadounidense y sus socios latinoamericanos. Esta sería la justificativa para el reciente anuncio de negociaciones entre Juan Guaidó y el gobierno de Benjamin Netanyahu para la apertura de una embajada venezolana en Jerusalén.

A fines de 2019, Julio Borges, designado por Guaidó como canciller del autoproclamado gobierno, visitó Israel en una agenda de reuniones con políticos y empresarios. / Reproducción

 

Israel y Estados Unidos son antiguos aliados y se brindan apoyo mutuo en los conflictos que se desarrollan en diferentes partes del mundo. Y al igual que los israelíes, los estadounidenses tienen su propia teoría de que son el pueblo elegido por Dios.

Desde finales del siglo XIX, la doctrina del destino manifiesto se ha perpetuado en la política, la cultura y la religión de Estados Unidos. Sugiere que los estadounidenses constituyen una nación superior y que tienen la misión de liberar al mundo del mal. Ese mal serían los enemigos del libre desarrollo económico de Estados Unidos.

«Otro elemento es la ideología de Estados Unidos, que se llama excepcionalismo, ve a Estados Unidos como un país excepcional e indispensable. A estas alturas, no importa de qué matices o variaciones estemos hablando. Todos dirán lo mismo, que es el excepcionalismo que los lleva a su destino». Se manifiestan para dominar el mundo. Usan un discurso de que se avanza, pero en realidad se están colonizando ”, analiza Sequeira.

El diputado venezolano fue uno de los invitados internacionales a la sesión parlamentaria que analizó el discurso de Estado y Unión 2020. / Efe.

Para Puryear, la visión doctrinal de que Estados Unidos sería el mejor país del mundo es evidente en los dos partidos más grandes.

«Si bien los demócratas tratan de presentarlo bajo una luz más progresista, la lógica detrás de esto es ‘si quieres que suceda algo bueno en el mundo, entonces Estados Unidos debe participar’ y que Estados Unidos tiene derecho a intervenir en cualquier país del mundo”, coincide Puryear.

Crisis interna

Aunque Biden y Harris se presentan como algo nuevo e intentan ganarse el voto de la ciudadanía, quienes desde mayo han organizado manifestaciones masivas para condenar el racismo estructural y la violencia policial, ambos personajes estuvieron directamente involucrados con el aumento del encarcelamiento de jóvenes negros en el país.

Biden, como senador del estado de Delaware, impulsó la reforma de la ley del sistema penitenciario en la década de 1990. Harris, como fiscal general del estado de California, fue responsable del encarcelamiento de unos 1.500 ciudadanos, en el marco de la llamada guerra contra las drogas, además de estar involucrado en casos de persecución a presos negros.

Para Eugene, los próximos años también serán de mucha represión en Estados Unidos, porque en la medida en que la gente se organiza para condenar las acciones excesivas de la policía, la justicia o el ejecutivo, se intensifica la criminalización de los movimientos sociales.

«Creo que veremos que las contradicciones en Estados Unidos son muy grandes y que las soluciones impulsadas por el gobierno o los partidos ni siquiera se acercan a resolver realmente estos problemas. Me imagino que veremos el aumento de la represión policial. Están decididos a no satisfacer las demandas de los movimientos sociales, al contrario, los criminalizarán. Entre demócratas y republicanos, las apariencias son mucho mayores cuando se trata de represión ”, dice el periodista.

El escenario de crisis económica mundial y del sistema capitalista pone en jaque la capacidad de los grandes actores políticos de la mayor potencia económica del mundo para mantener su hegemonía.

“El centro de esta ideología que concentra estas ideas está en crisis. Al igual que su economía, su viabilidad imperial y militar”, dice Diego Sequeira.

----------

Edición: Luiza Mançano

brasildefato.com.br/2020/08/24/elecciones-en-eeuu-que-cambia-en-la-politica-exterior-si-gana-biden-o-trump

https://kaosenlared.net/eeuu-que-cambia-en-la-politica-exterior-si-gana-biden-o-trump/?fbclid=IwAR3JK3fWB4IxyBqoNu6BLYaBbnFL9ruTuwDYD4ulC4Cfqa5a-CbZtvm1Emg

Top