Satanás y mis dudas

Aislar a China se está revelando para EEUU imposible, aunque dé vueltas y revueltas como con la OTAN para atar en corto a sus vasallos europeos.



Hay cosas que no entiendo: ¿cómo es que el país bendecido por dios (siempre en minúscula) es el más afectado por el coronavirus? En dios (siempre en minúscula) confiamos, dice su panfletario eslogan nacional. Pues vaya, dios (siempre en minúscula) debe estar tomándose unas vacaciones.

Y como está de vacaciones, en EEUU están buscando alguna razón que explique el desastre interno y externo. Y, a falta de dios (siempre en minúscula), está Satanás (este sí, en mayúscula). Y Satanás está en China y allí tiene un nombre: Partido Comunista.

La paranoia de quienes confían en dios (siempre en minúscula) es de tal calibre que no se conforman con hablar de él, de Satanás, sino de nombrarle de todas las formas posibles aunque la más recurrente es... Stalin. El malo malísimo por excelencia es el culpable de todo. Es sabido que Satanás puede adoptar múltiples formas y una de sus preferidas es reencarnarse en Stalin.

Como no tenía nada que hacer este fin de semana me he dedicado un rato al humor, o sea, a leer lo que dice la página oficial del gobierno (?) de EEUU.

Que China es mala ya lo sabemos, que Satanás (PCCH) es malo malísimo es evidente. Lo que no sabíamos es que Satanás se ha reencarnado: PCCH = Xi Jinping = Stalin. Y esta tríada, que, además, es marxista-leninista, es una amenaza para la forma de vida de EEUU. ¡Vaya por dios (siempre en minúscula)! Aquí están los culpables de todos los males de EEUU. Tres en uno ¿a qué me suena eso?

¿Qué está pasando? Pues que el acuerdo comercial entre EEUU y China está deshaciéndose, que China no está comprando la soja que tenía que haber comprado según ese acuerdo (aduce, con razón, la expansión del coronavirus en EEUU) por un total de 200.000 millones de dólares y que la reelección de Trump está en el alero y no por las estatuas o la rebelión antirracista, sino porque su base, los agricultores, se están comiendo la soja. Literalmente.

EEUU está desesperadamente lanzando una guerra fría contra China, pero no parece que sus vasallos le vayan a seguir tan suicidamente como hasta ahora o cuando la URSS. Aislar a China se está revelando para EEUU imposible, aunque dé vueltas y revueltas como con la OTAN para atar en corto a sus vasallos europeos. El mundo occidental, la famosa "comunidad internacional" sabe que si en alguna parte está la defensa de la globlización es en China, aunque sea con algunas normas chinas y no occidentales.

EEUU está desesperadamente lanzando todas sus amenazas bélicas contra China, con la presencia de tres de sus portaaviones en el Mar del Sur de China, en una clara amenaza de estrangular el comercio marítimo chino por el estrecho de Malaca, por donde pasa el 70% de todo el comercio chino y solo un vasallo le está siendo fiel: Australia. Pero China ha mostrado sus dientes misilísticos que convierten en simples botes los portaaviones.

EEUU está viendo que uno de sus vasallos tradicionales, Japón, se ha negado a aceptar misiles contra China. Está viendo que la Asociación de Estados del Sudeste Asiático (ASEAN) pasa de EEUU. Y está viendo que se ha creado una nueva Asociación Económica Integral Regional en la que están los países asiáticos... más China y Japón.

¿Dónde está dios (siempre en minúscula) cuando EEUU le necesita? No hizo caso a EEUU cuando se desgañitó hablando del "virus de Wuhan" para distraer a la gente de la incompetencia y fracaso social y sanitario de EEUU ni ha lanzado sus plagas bíblicas contra el malo malísimo que ha salido muy eficientemente de la pandemia mientras que esas plagas están asolando todo Occidente. EEUU pensó que dios (siempre en minúscula) le iba a echar una manita descarrilando el poderío económico de China y creando desafección hacia el Partido Comunista y, por elevación, hacia Xi. Pero no. Satanás está demostrando ser más fuerte de lo que se pensaba.

Y eso que Satanás es malo malísimo: Hong Kong, los iugures, Taiwan, Rusia, Venezuela, África, Huawei... Prácticamente no hay sitio donde no esté enredando y dando muestra de su maldad. ¿Cómo la gente no se da cuenta de eso? Por lo tanto, hay que recordarlo una y otra vez: Satanás = PCCH = Xi Jinping = Stalin es quien está detrás de todo. Es la causa de todo el mal que hay en la tierra, especialmente el que está viviendo EEUU.

Trump tendrá que sacar otra vez a pasear la biblia para invocar a dios (siempre en minúscula), a ver si hace algo de caso. Pero seguro que si le hace caso, será para decir que tiene que darse cuenta de su error y que Satanás es un competidor formidable, por lo que tiene que tener una política más pragmática en un etapa geopolítica en la que el poder de EEUU ya no es el que era.

Otra cosa, Satanás tiene múltiples caras, es obvio. Una de ellas es la descrita, pero antes tenía la de Marx. Como lo oís. La secta china Falun Gong (investigad por ahí) acaba de editar un instructivo libro, que se está distribuyendo gratis en Ucrania, con el sabroso título "Marx y Satanás". De todas las estupideces que recoge hay una sabrosa: el cuento que Marx escribió para dos de sus hijas, Jenny y Laura, titulado "Hans Röckle y el diablo". Hans es un mago que vive al límite, siempre con deudas, y que un día vende su alma al diablo para salir de la miseria. Eso le hace fabricar juguetes magníficos pero que le van haciendo cada vez más esclavo de ellos porque exigen más y más consumo de todo, ropa, accesorios, etc. Marx criticaba el capitalismo y sus hijas se divertían. Pero esto es satánico. Mal asunto.

Por cierto, la República Democrática de Alemania, ya desaparecida, rodó una exitosa película infantil sobre este cuento.

http://elterritoriodellince.blogspot.com/

Top