Traje a medida


 

 

Ni siquiera es noticia. Todos los días, cada día, se hacen trajes a medida. Así ha de ser para que la política, los políticos y esta España nuestra o a saber de quién, cuando ni siquiera se sabe quién la gobierna, algunos, no muchos, puedan ir de charco en charco sin salpicarse.
Pero nada de ilusiones, España existe y vaya si existe, cotiza en todas las bolsas y en cualquiera de los paraísos fiscales, en estos países antro, diría yo.
Entre los cerca de 300.000 aforados y entre los miles y miles a los que la justicia mira para otro lado para no implicarse, van pasando los días y los años de modo que la transición se va consolidando y echando callo a costa de una democracia que tiene de todo menos de lo que dicen que es y significa.
Ahora sacan a relucir lo que llaman paper, algo que suena mejor que llamarlos documentos, papeles que todo el mundo sabe que circulan a más velocidad que los misiles hipersónicos pero más lentos que los enriquecidos por tanta corrupción legalizada con tantos trajes hechos a medida en la sastrería del parlamento y bendecido en las salas de la llamada justicia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *