Como tantos otros Estados, Venezuela tenía fondos depositados en diversos bancos extranjeros ‎como garantía de sus transacciones internacionales, fundamentalmente de sus exportaciones de ‎petróleo. ‎

Debido a ello, la República Bolivariana de Venezuela tenía millones de dólares en oro depositados ‎en el Banco de Inglaterra. ‎

Sin embargo, a principios de 2019, cuando el gobierno constitucional de Venezuela decidió ‎recuperar ese oro para enfrentar la crisis provocada por las “sanciones” de Estados Unidos ‎contra ese país latinoamericano, el Banco de Inglaterra se negó a devolverle el oro venezolano ‎depositado en sus bóvedas. ‎

Comenzó entonces una batalla diplomática, en la ONU, y una contienda jurídica en Reino Unido. ‎En la primera fase de la batalla jurídica, la justicia británica justificó la decisión del Banco de ‎Inglaterra alegando que el gobierno británico no reconoce al gobierno del presidente ‎constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, sino al opositor Juan Guaidó, quien se ‎autoproclamó presidente interino. ‎

Posteriormente, una corte de apelaciones londinense anuló aquella decisión. Pero el litigio ‎no ha terminado aún y Venezuela sigue sin tener acceso al oro que había depositado en el ‎Banco de Inglaterra. ‎

JPEG - 58.1 KB

Ahora, en un libro de reciente publicación, el periodista Javier Blas, jefe de la ‎redacción especializada en energía de la agencia de prensa Bloomberg, revela que Sir Alan Duncan, ‎quien fue ministro de Exteriores adjunto a cargo de Europa y las Américas de 2016 ‎a 2019, le declaró que él mismo presionó en 2019 al entonces gobernador del Banco de ‎Inglaterra, Mark Carney, para que rechazara el pedido de restitución de su oro presentado ‎por Venezuela. ‎

No está de más destacar que WikiLeaks ya había revelado un comportamiento similar de ‎Alan Duncan en el caso de Libia. Durante la agresión de 2011 contra Libia, Alan Duncan ‎presionó a los exportadores de combustible para que cortaran el aprovisionamiento a la ‎Yamahiriya Árabe Libia y mantuvieran sus entregas a los secesionistas que habían tomado ‎el control de Bengasi. ‎

https://www.voltairenet.org/article212862.html