Corrupción y fraude de la corrupción y del fraude

 

 

 

Resulta que para descubrir un chanchullo hace falta que pasen 10 o 15 años y, cuando se destapa, es muy a pesar de las autoridades responsables de garantizar la transparencia, tanto de la administración como de los partidos, de las grandes empresas y de las grandes.

 

Todavía sería necesario añadir el fraude “legal” de las Sicav, paraísos fiscales y demás regalías que el gobierno concede tanto a las grandes empresas como a las grandes fortunas. Y es “legal” porque tanto el Gobierno como el Parlamento así lo han legislado.

 

Ah, y cuando esto sale a la luz échale años y hasta décadas para llegar a juicio y, después, otros tantos años de recursos, invalidaciones y demás artilugios para, que al final, todo quede en agua de borrajas. O en Suiza, como el ex duque de Palma.

 

Pendientes de juicio o del correspondiente recurso, tenemos sin resolver lo “invertido” numerosas obras públicas, en obras faraónicas y en los inexplicables sobrecostes de todas las obras públicas, los nombramientos a dedo de puestos en la Administración, las empresas públicas, pero privatizadas, en donde se colocan la familia y amigos de los partidos, etc.

 

La lista es interminable, allí en donde hay posibilidad de negocio aparece el silencio o la opacidad absoluta. No se sabe bien para qué están las auditorías, los fiscales el Tribunal de Cuentas y tantos organismos responsables de fiscalizar el uso y destino del dinero público y el no chuleo tributario de los grandes negocios y de las grandes fortunas.

 

Sirva de resumen y de prueba de lo dicho que la caja B del PP lleva funcionando desde 1989, desde hace ya 29 años. Ah, y ahora dicen que recurrirán, vamos, que la sentencia aún no es firme. Seguirán siendo “investigados”, ni siquiera presuntos.

 

España (les) va bien, qué razón tenía el insigne Aznar.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *