Multinacionales como Nestlé, Danone o Coca-Cola son grandes depredadoras de agua con sus extracciones industriales e intentan «pintar de verde» una actividad dañina para el medio ambiente.

Por ejemplo, Volvic, marca de Danone, está acusada de poner en peligro los recursos hídricos. Pero mientras la multinacional promete nuevas inversiones para reducir sus extracciones de agua de cara al verano, el proyecto educativo “Un pastor en mi escuela” es una estrategia de las acciones aparentemente ecológicas de Danone.

Mediapart, socio editorial de infoLibre, ha tenido acceso al contrato de colaboración entre Danone y el Parque Natural Regional de los Volcanes de Auvernia de casi 400.000 hectáreas. En el contrato, ratificado en diciembre de 2020 y que tiene validez de un año, el parque natural «se compromete a no dañar la reputación de Danone Eaux y, más ampliamente, del grupo Danone y sus filiales».

Además, debe abstenerse de “comunicar externamente temas que puedan tener un impacto en el negocio o la reputación de Danone Eaux sin compartir primero el contenido con Danone Eaux”. Uno de los principales problemas del parque son las repetidas sequías, que están dañando el ecosistema del departamento y de las que Danone es en parte responsable, por lo tanto el objetivo no es proteger el medio ambiente como quieren hacer ver.

Danone, Coca-Cola, Nestlé… Las multinacionales intentan “pintar de verde” su depredación de agua

Esta cláusula del contrato podría traerle problemas al consejero departamental del Puy-de-Dôme que preside el parque regional, Lionel Chauvin, al ser el encargado de “definir la gestión de los recursos hídricos de la Chaîne des Puys”, un tema por el cual puede tener que tratar las cuestiones relacionadas con las extracciones de agua de las empresas industriales, incluida Danone.