EEUU y sus terrorismos contra el pueblo de Cuba (y 3)

La CIA nos lo enseñó todo, cómo usar explosivos, cómo matar, hacer bombas … nos entrenaron en actos de sabotaje.

Luis Posada Carriles. Entrevista al The New York Times, 12 de Julio de 1998.


 

 

Un país con una población veinticinco veces menor y decenas de veces más pequeño en territorio que Estados Unidos, ha visto correr la sangre de sus ciudadanos por actos terroristas, organizados y ejecutados desde territorio norteamericano, en una proporción mayor que todos los estadounidenses caídos en la guerra de Vietnam.

CUBA, la historia no contada. Editorial Capitán San Luis.

 

. Desde el primer momento la relación del régimen totalitario de EEUU con Cuba ha sido únicamente la apropiación, y fracasada ésta, la invasión y la puesta en práctica del cierre de todos los caminos para impedir su prosperidad en vida independiente. EEUU manifiesta así el odio por quien le infringe su primera derrota en el área latinoamericana. Tras la Revolución al país del norte fueron a parar los fascistas que huyeron, y es a esos mismos a los que la CIA financió, entreno y luego introduciendo en la isla.

. Que los mercenarios de EEUU pidan públicamente a los imperialistas el bombardeo de la isla, o que otros de ellos se digan artistas por jalear en las redes sociales y en las calles para que los sicarios de la prensa extranjera lo griten por sus altavoces, consiguen que repique en la memoria y los oídos del mundo la declaración del asesino Luis Posada Carriles: La CIA nos lo enseñó todo, … , nos entrenaron en actos de sabotaje. Aunque los contrarrevolucionarios callen la causa de tantas desgracias, aunque se hagan los modernos en las redes y digan ni Batista ni Castro, aunque hagan por desviar la atención del responsable y oculten al dueño de sus palabras, aunque disimulen su servilismo a la democracia esclavista del norte del continente, y porque la realidad histórica violenta del imperialismo deja al descubierto sus vergüenzas, no son, aunque el mono se vista de seda mientras come maní, infantes inocentes.

. El vasallo Luis Manuel Otero Alcántara, el que representa a los últimos mercenarios, se iba al WC con la bandera de Cuba, la llevaba sucia por la calle, se desnudaba ante los viandantes y bailaba subiéndose a un poste (se cree personaje de cabaret del tirano Batista), y es que le habían instruido para distraer la atención e incitar al consumo del irrespeto, la provocación, y para enseñar el trasero en público, con eso le es suficiente para creerse que es la pura rebeldía. ¿Fue su entrenador de la CIA el que le enseñó sus habilidades de water y trasero creyendo que nos dejaría obnubilados?

. Después ha dicho que deja de comer. El maní le sienta mal, y es que ese maní tiene algo particular. El galeno, un internacionalista reconocido por su gran humanidad, le enseña los resultados de su analítica: Todo en perfecto estado, aunque las molestias que usted siente son causadas por el escrito que se ha comido y le carga el vientre. El escrito, como usted mismo sabe, se ve claramente en la radiografía, se titula Guerra No Convencional. Manual para servir a las Fuerzas Armadas de los EEUU. Para recuperarse debe poner remedio en el wc. En su próxima visita vacíe su recto de la guerra que tanto retuerce sus tripas.

. El diccionario apunta sobre la palabra Alcántara: Arca que en los antiguos telares de terciopelo servía para guardar la tela que se iba tejiendo. Luis Manuel Otero Alcántara es la última tela que el yanqui ha sacado del arca. Se titula artista, pero el arte es un desarrollo inteligente respetable, con significado trascendente, revelador de la realidad del principio al final. Alcántara, por tanto, no es el artista, es más bien el simio al que le lanzan manís desde Miami. Desde los refugios mafiosos, la jefa del Instituto Nacional Demócrata, que es una conocida Agencia Estatal  estadounidense vinculada al Partido Demócrata, financiada por la NED, (en el último paquete la NED le daba 500.000 dólares), como parte del sistema social corrupto y terrorista, instruía al simio: Debes decir que haces huelga de hambre, y manifestar peticiones fáciles de cumplir, porque tu no quieres morirte de hambre.

Y le indicaba las peticiones fáciles de cumplir:

Levantar el estado de sitio.

– Devolverme mis obras de arte.

– Respetar el ejercicio de las libertades artísticas.  

A continuación la jefa del Instituto Nacional Demócrata le indica que ya tiene la campaña publicitaria contratada con un gringo, y que una de las actividades se ha puesto en marcha: se han hecho convocatorias para difundir en el exterior el malestar que te ha causado la huelga. 

Las tripas del último mercenario que la CIA ha sacado de la alcántara (Arca que en los antiguos telares de terciopelo servía para guardar la tela que se iba tejiendo), están pidiendo volcar en el depósito el Manual de Guerra. Por su obrar los conoceréis. Él sabrá. A Cuba entera le queda claro quién es, pues … ha visto correr la sangre de sus ciudadanos por actos terroristas, organizados y ejecutados desde territorio norteamericano, en una proporción mayor que todos los estadounidenses caídos en la guerra de Vietnam.

 

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días; Palestina. Crónicas de vida y Resistencia; Dietario de Crisis;  Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero; y, Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de Estudios Sociales  AMANE,  Miembro de la Alianza Europea para la Solidaridad con los Detenidos Palestinos. Miembro del Frente Antiimperialista Internacionalista.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *