El impacto de la crisis del coronavirus ya se siente en las condiciones de vida de los españoles y dos encuestas le han puesto incluso cifras a la situación. El porcentaje de población en situación de carencia material severa se situó en 2020 en el 7% frente al 4,7% del año anterior y aumentó también el número de personas con dificultades para llegar a fin de mes, asumir gastos imprevistos o irse de vacaciones al menos una semana al año, según la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Pero además, según los datos del Programa de Ayuda Alimentaria del FEGA (Fondo Español de Garantía Agraria) 1,49 millones de hogares españoles han necesitado ayuda de bancos de alimentos y ONGs para poder llenar su nevera.

Según el INE, en 2020 aumentaron todos los indicadores de carencia material: El 10% de la población llegó a fin de mes con «mucha dificultad» (2,2% más que en 2019), mientras que un 35,4% no tuvo capacidad para afrontar gastos imprevistos, en comparación con un 33,9% del año anterior. Y creció asimismo en un punto hasta el 34,4%, la población que no se pudo permitir ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año.

La ECV recoge que un 7% de la población española está en situación de carencia material severa y también reflejan un ligero aumento del porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social, que pasó del 25,3% en 2019 al 26,4% en 2020. Aunque estas cifras no reflejan aún el impacto más severo de la pandemia, ya que parte de las cifras corresponden a la situación a finales de 2019.

El 7% de los españoles vive con carencia material severa y un millón y medio de familias depende de ayuda para comer

Pero otro estudio añade más datos a los niveles de pobreza y hambre que hay ahora mismo en España. Según el Programa de Ayuda Alimentaria del Fondo Español de Garantía Agraria -un organismo del Ministerio de Agricultura que lleva años canalizando comida a través de oenegés como los Bancos de Alimentos y la Cruz Roja- que cita un artículo de Eduardo Bayona en Publico.es, la pandemia ha empujado a las «colas del hambre» a un cuarto de millón de familias más.

El número de hogares que se beneficiaba de la ayuda de este programa ya había dado un salto significativo en junio de 2020, cuando pasó de 1,23 millones de familias a 1,46 millones. Pero la cifra ha seguido creciendo y en la primera fase de 2021, iniciada a mediados de mayo, se ha alcanzado los 1,49 millones de hogares que necesitan ayuda para poder comer. Esta cifra supone una de cada doce familia en un país con poco más de 18 millones de hogares. Y los datos corresponden únicamente al programa del FEGA y no tienen en cuenta la distribución de alimentos de otras ONGs o redes vecinales.

Fuente: Radiocable.com