El Vaticano encubrió a un cura que abusó de 200 menores sordos en EEUU

El Papa durante una audiencia en el Vaticano. AFP

 

‘The New York Times’ revela que Benedicto XVI hizo caso omiso en 1996 de las denuncias que le hizo llegar el arzobispo de Milwaukee

Las máximas autoridades del Vaticano, incluido el cardenal Joseph Ratzinger —futuro Papa Benedicto XVI—, encubrieron a un sacerdote estadounidense que abusó sexualmente de unos 200 menores sordos, según documentos obtenidos por The New York Times .

En 1996, Joseph Ratzinger, que por entonces dirigía la Congregación para la Doctrina de la Fe, no respondió a dos cartas enviadas por el arzobispo de Milwaukee, Rembert G. Weakland, en las que informaba de los actos del reverendo Lawrence C. Murphy, que trabajó durante más de 20 años, entre 1950 y 1974, en una escuela para niños sordos de Wisconsin. La Congregación para la Doctrina de la Fe es la encargada de estudiar esos casos. 

La correspondencia a la que ha tenido acceso The New York Times demuestra demuestra que mientras los responsables eclesiásticos discutieron sobre la expulsión del cura, la prioridad mayor fue proteger a la Iglesia del escándalo.

Ocho meses después de esas dos misivas, el segundo responsable al frente de la doctrina oficial católica, el cardenal Tarsicio Bertone, actualmente secretario de Estado del Vaticano, ordenó a los obispos de Wisconsin iniciar un juicio canónigo secreto que podría haber terminado con al expulsión de Murphy del sacerdocio.

Sin embargo, Bertone paró el proceso después de que Murphy escribiese personalmente a Ratzinger diciéndole que ya se había arrepentido y que estaba enfermo.

“Sólo quiero vivir el tiempo que me queda en la dignidad de mi sacerdocio”, afirmaba el cura en la carta que envió al futuro Papa cuando ya se encontraba próximo a la muerte, que ocurrió en 1998.

“Solicito su bondadosa ayuda en este asunto”, añadía.

“Caso trágico”

Murphy nunca fue juzgado o sancionado por la Iglesia e incluso la policía y los fiscales hicieron caso omiso a las declaraciones de las víctimas, según los documentos en poder de “The New York Times”, que los obtuvo de los abogados de cinco hombres que demandaron a la Archidiócesis de Milwaukee.

En 1974, el sacerdote fue trasladado por el arzobispo William E. Cousins de Milwaukee a la Diócesis de Superior, en el norte de Wisconsin, donde pasó sus últimos 24 años trabajando con niños en colegios, iglesias parroquiales y en un centro de detención juvenil, según el diario.

The New York Times cita al portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, que reconoció que era un caso “trágico”, pero añadió que el Vaticano no fue informado hasta 1996, años después de que las autoridades civiles investigaran y cerraran el caso.

Público.es

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *