Estamos próximos de un escenario multipolar con tres superpotencias globales y una serie de potencias regionales, pero no parece existir interés en agruparse en dos nuevos campos de confrontación global.