Ficciones financieras: viejas y nuevas

El capital financiero es siempre ingenioso a la hora de inventar nuevas formas de especulación y estafas. En el pasado el boom de las punto.com, luego el enorme auge crediticio en los precios de la vivienda, las hipotecas, los paquetes hipotecarios titulizados, le siguió la inyección masiva de dinero, la”flexibilización cuantitativa”,…


 

I: Las viejas

Debo declarar un posible conflicto de intereses. En los viejos tiempos, hace muchas lunas, trabajé para una consultora de inversiones que asesoraba a Bill Hwang, el propietario de Archegos, la “oficina familiar” del fondo de cobertura que se derrumbó recientemente, dejando 20 mil millones de dólares de deudas a dos grandes bancos, Credit Suisse y Nomura.

Bill Hwang

Hwang era entonces un ‘cachorro de tigre’, alguien a quien el veterano administrador de fondos de cobertura, Julian Robertson, del fondo de inversiones pionero Tiger, favoreció con capital de inversión ‘semilla’. Después de dejar Tiger, Hwang se estableció por su cuenta en 2001 con gran éxito. Pero su primer escándalo fue cuando, en 2013, Hwang fue excluido del negocio de inversiones en EE UU. Las autoridades alegaron que, utilizando información privilegiada, su fondo de cobertura Tiger Asia Management había violado las promesas que había hecho a algunos de los bancos de inversión más poderosos del mundo.

Pero no importa, Hwang, hijo de un pastor y profundamente religioso, pronto se reinventó para continuar la obra de Dios en la especulación financiera. Hwang ha atribuido a su fe haberlo ayudado a superar los tiempos difíciles. Después de la desaparición de Tiger Asia, dijo que había escuchado grabaciones de la Biblia durante horas.

Tras escuchar la palabra de Dios, estableció lo que se llama una ‘oficina familiar’, Archegos Capital Management, y llegó a desarrollar sus posiciones comerciales hasta decenas de miles de millones de dólares en los bancos de Wall Street, incluidos algunos a los que su antigua empresa había supuestamente engañado. La caída de Hwang se produjo la semana pasada cuando no pudo hacer frente a las caídas marginales en las operaciones de derivados (equity swaps), que había sufrido en varios bancos de inversión. Estos instrumentos les dan a los especuladores la opción de beneficiarse de las carteras de acciones sin tener que poseer ellos mismo las acciones en cuestión. Como dijo Marx hace unos 150 años en El Capital, “Se pueden obtener ganancias puramente mediante la negociación de una variedad de derechos financieros que existen solo en papel…. De hecho, se pueden obtener ganancias utilizando solo capital prestado para participar en el comercio (especulativo), sin el respaldo de ningún activo tangible”.

Parece que Hwang había pedido prestados miles de millones de swaps de diferentes bancos para maximizar su “apalancamiento” al apostar en el mercado de valores, sin decirle a cada banco cuánto había pedido prestado. La debacle de Archegos Capital ha expuesto los riesgos ocultos del lucrativo pero opaco negocio de los derivados de acciones a través del cual los bancos empoderan a los fondos de inversión para hacer grandes apuestas en acciones y activos relacionados. “Tenemos un problema fundamental a la hora de informar sobre la tenencia de acciones sintéticas, un problema que no es secreto y no es nuevo”, dijo Tyler Gellasch, ex funcionario de la SEC y director ejecutivo de Healthy Markets, un grupo de presión. “Si hay cinco bancos diferentes que brindan financiamiento a un solo cliente, es posible que cada banco no lo sepa y, en cambio, piense que puede vender su exposición a otro banco si tienen problemas, pero no pueden, porque esos bancos ya están expuesto.”

Cuando las apuestas de Archegos se debilitaron, Hwang no pudo cumplir con sus compromisos con estos bancos y varios se quedaron colgados del problema. Como escribió Marx en El Capital“En toda estafa bursatil todo el mundo sabe que de un momento a otro llegará el colapso, pero todos esperan que pueda caer sobre la cabeza de su vecino, después de que él mismo haya atrapado la lluvia de oro y colocarla a buen recaudo”.   En este caso, Goldman Sachs y Morgan Stanley rompieron primero con Whang y Credit Suisse y Nomura no.

La historia de Archegos es la de una crisis financiera a la antigua. Sí, el instrumento financiero involucrado, los derivados de intercambio de acciones, es una nueva forma de activo financiero (o lo que Marx llamó ‘capital ficticio’), inventado en los últimos 25 años. Y la creación de una ‘oficina familiar’, que no está sujeta a las mismas regulaciones financieras para los fondos de inversión modernos, se ha convertido en una nueva forma de evitar el escrutinio. Los fondos de cobertura son vehículos financieros especulativos básicamente para apostar (en su mayoría con dinero prestado) sobre el movimiento de los precios de las acciones, bonos, materias primas y sobre los ‘derivados’ de estos ad infinitum.. Las empresas de apuestas, cuando se anuncian en televisión, deben advertir: ‘por favor apueste responsablemente’, como exigen los reguladores (con poco efecto, por supuesto). Pero con las ‘oficinas familiares’, generalmente financiadas por fortunas familiares globales mega-ricas, es aún peor. No hay controles ni advertencias en absoluto.

En un informe emitido hace un año, la escuela de negocios Insead señaló que el número de ‘oficinas familiares’ unifamiliares había crecido un 38% entre 2017 y 2019, para llegar a ser más de 7.000. Los activos bajo gestión se situaron en unos 5,9 billones de dólares en 2019, según el informe. Hay que compararlo con los 3.6 billones de dólares en la industria global de fondos de inversión, según HFR. Estas ‘oficinas familiares’ pueden hacer lo que quieran con sus activos, sin regulación. Las familias ricas colocan una parte cada vez mayor de su riqueza en este tipo de estructuras. En promedio, controlan activos por valor de 1.600 millones de dólares cada una, según otro estudio de 2020 de UBS, y unas pocas pueden llegar a cientos de miles de millones de dólares. Normalmente, cada oficina familiar tiene dos o tres oficinas, a menudo en centros como Singapur, Luxemburgo y Londres. A los directores ejecutivos se les paga alrededor de 335.000 dólares al año, según el informe de Insead.

En el ejemplo de Archegos, parece que solo han sufrido los megabancos de inversión y no la gente corriente. Por lo tanto, es posible que no tengamos simpatía por ellos. Pero indirectamente, todos nos vemos afectados porque los bancos están utilizando fondos, también a menudo prestados, para especular de esta manera en lugar de proporcionar un servicio bancario adecuado a las personas. Los bancos prestan con condiciones estrictas para hipotecas o préstamos a pequeñas empresas, pero parece que no tienen ningún control en el caso de empresas como Archegos, con las que los bancos pueden ganar mucho dinero si todo va bien. Pero como lo expresó un corredor de derivados de acciones, los swaps de rendimiento total de acciones son “un caso clásico de recoger monedas de cinco centavos bajo una apisonadora … Puede recoger esas monedas de cinco centavos todo el día. Esa apisonadora se mueve muy lentamente. Pero si te tropiezas, chico, te atropellan”.

En el caso del escándalo financiero de Woodford en el Reino Unido, ha habido un impacto directo en la gente del “mundo real”. Han pasado más de 18 meses desde que la implosión del negocio de fondos de inversión de Neil Woodford desató el mayor escándalo de inversiones británico en una década. Más de 300.000 personas que confiaron sus ahorros ganados con esfuerzo al famoso “seleccionador de acciones” todavía están esperando recuperar el dinero. Muchos han tenido que retrasar la jubilación después de sufrir pérdidas de decenas de miles de libras. La Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido, el supuesto regulador financiero, fracasó estrepitosamente a la hora de prevenir el colapso de Woodford. Woodford fue aclamado en su día como “el hombre que no puede dejar de ganar dinero ” y el “Warren Buffett de Gran Bretaña”. Pero el gran especulador bursátil se vio obligado a suspender la negociación de su fondo insignia Equity Income de 3.700 millones de libras esterlinas después de no poder hacer frente a una oleada de inversores que reclamaron su efectivo. Los inversores pueden perder hasta mil millones de libras esterlinas, más de una cuarta parte del valor del fondo en el momento de la suspensión.

Neil Woodford

También está el caso Greensill. Este era un banco ‘fintech’ creado por el ex ejecutivo de Morgan Stanley y Citibank, Lex Greensill. Se especializó en ‘financiamiento de la cadena de suministro’, es decir, ‘factoraje inverso’ donde el comprador elige facturas que el ‘factor’ de financiamiento (Greensill) pagará anticipadamente; eso es lo opuesto al factoraje donde el proveedor elige las facturas que quiere pagar por adelantado por el factor. El financiamiento de la cadena de suministro acelera las transacciones en un mercado global en rápido movimiento. Pero pone la carga del pago en el factor. La innovación revolucionaria de Lex Greensill consistió en dar un paso más, realizar y empaquetar estas facturas en fondos de inversión para venderlos a los bancos, de la misma forma que los grandes bancos de inversión convirtieron las hipotecas de alto riesgo en valores antes de la crisis financiera de 2008.

Greensill también utilizó depósitos de empresas y ayuntamientos para invertir en su aparentemente lucrativa operación, ofreciendo altas tasas y encontrando fondos y préstamos para clientes cuando los grandes bancos no prestaban. Creció rápidamente y adquirió exposición en préstamos por valor de 143.000 millones de dólares en 2019 con diez millones de clientes. En particular, proporcionó fondos al magnate metalúrgico Sanjeev Gupta, que posee la tercera empresa siderúrgica más grande del Reino Unido.

Sanjeev Gupta

Pero Greenshill quebró cuando no pudo encontrar suficiente financiamiento para sus compromisos crediticios en constante expansión y sus altas tasas para los depósitos. Los trabajadores del acero de Gupta podrían perder sus trabajos y los ayuntamientos alemanes podrían sufrir perdidas de 500 millones de dólares.

El escándalo todavía está en marcha, ya que parece que Greensill nunca tenía fondos suficientes para asumir los enormes pasivos (deudas) que tenían empresas como las siderúrgicas de Gupta. Peor aún, también parece que las empresas de Gupta estaban usando facturas para obtener préstamos de Greensill que fueron emitidas por otras empresas del complejo corporativo, en otras palabras, ¡que se apalancaban en recibos potenciales como garantía a Greensill que en realidad eran deudas de otros departamentos de la empresa! Mientras tanto, la empresa del grupo Gupta estaba recibiendo préstamos Covid de emergencia respaldados por el estado para mantener sus negocios durante la pandemia. Hasta el punto de que Gupta compró una casa adosada de 42 millones de libras esterlinas en Londres. Ahora se cree que Gupta está en Dubai. El gobierno del Reino Unido de Boris Johnson puede verse obligado a “nacionalizar” Liberty Steel de Gupta para salvar la empresa. Ha elaborado un plan de contingencia para rescatar Liberty Steel con dinero público mientras busca un comprador. Por lo tanto, este colapso financiero se rescatará gracias al erario público británico, de manera similar a cómo el Tesoro rescató British Steel en 2019 a un coste para los contribuyentes de casi 600 millones de libras esterlinas.

Así que nada ha cambiado desde que Marx escribió sobre “una nueva aristocracia financiera, una nueva variedad de parásitos en forma de promotores, especuladores y directores simplemente nominales; todo un sistema de estafa y engaño mediante la promoción de corporaciones, la emisión de acciones y la especulación de acciones”.

Con el auge de las finanzas, “Todos los estándares de medición, todas las excusas más o menos todavía justificadas bajo la producción capitalista, desaparecen (….) dado que en este caso la propiedad existe en forma de acciones, su movimiento y transferencia se convierten puramente en el resultado del juego especulativo bursátil, en el que los peces pequeños son devorados por los tiburones y los corderos por los lobos de la bolsa”.

Lo nuevo son las formas de estas estafas. Ha habido un enorme aumento de lo que se denomina “banca en la sombra”, es decir, préstamos y financiación de entidades no bancarias (IFNB), que se ha expandido enormemente desde el final de la Gran Crisis Financiera y ahora representa casi la mitad de todos los “activos” financieros. Nuestro nuevo moralista financiero, el ex gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, advierte que: “más de 20 billones de libras de activos se mantienen en fondos que prometen liquidez diaria a los inversores a pesar de invertir en activos subyacentes potencialmente ilíquidos”.  Carney reconoce que fondos como los administrados por el deshonrado Neil Woodford “se basan en una mentira y podrían representar una amenaza para la economía global.  Estos fondos mantienen activos que son difíciles de vender a toda prisa, al tiempo que permiten a los inversores sacar su dinero cuando quieran, son un riesgo creciente para el sistema financiero“.

De vuelta a Marx.  “Las dos características inmanentes del sistema crediticio son, por un lado, desarrollar el incentivo de la producción capitalista, desde el enriquecimiento mediante la explotación del trabajo ajeno, hasta la forma más pura y colosal de juego y estafa”. De modo que el sector financiero sigue igual que antes, se dedica a la especulación y los reguladores no pueden detenerlos.

A medida que los mercados bursátiles mundiales alcancen nuevos máximos históricos y los bancos centrales continúen proporcionando suministros casi ilimitados de crédito al sector financiero aparecen ficciones financieras nuevas y sus inevitables crisis.

II: las nuevas (SPAC, NFT, criptomonedas)

El capital financiero es siempre ingenioso a la hora de inventar nuevas formas de especulación y estafas. En el pasado hemos tenido el boom de las punto.com cuando los precios de las acciones de muchas empresas emergentes de Internet se dispararon al alza, solo para colapsar cuando las ganancias de estas empresas no se materializaron y el coste de pedir prestado para especular aumentó. Eso fue en 2000 y estuvo seguida de una leve recesión en 2001.

Luego tuvimos el enorme auge crediticio en los precios de la vivienda, las hipotecas y los paquetes hipotecarios titulizados y sus derivados, que impulsaron un enorme boom inmobiliario y bursátil que colapsó en la crisis financiera mundial de 2008 y la posterior Gran Recesión. A esto le siguió una inyección masiva de dinero de los bancos centrales con tasas de interés muy bajas o cero y una “flexibilización cuantitativa” que condujo a un auge adicional en los mercados de acciones y bonos hasta máximos históricos. La crisis del COVID hizo que los bancos centrales duplicaran la ‘flexibilización cuantitativa’ para mantener el crecimiento de los precios de los activos financieros, mientras que la ‘economía real’ basada en la rentabilidad y la inversión en activos productivos se estancó.

En este mundo del siglo XXI, en el que son fáciles los préstamos de dinero, ha habido una serie de nuevas ficciones en el mundo de casino de la especulación financiera.

En primer lugar, están los SPACS, vehículos de adquisición para fines especiales. Estas son las llamadas compañías de “cheques en blanco”, los e.bancos y otros fondos de inversión que invierten en un SPAC, que no posee nada, pero promete a los inversores que el SPAC comprará una empresa privada y luego la llevará al mercado de valores en lo que se denomina Oferta Pública Inicial (venta de acciones al público). Si la oferta pública inicial genera un precio más alto que la inversión en el SPAC, todos obtienen ganancias.

Los SPAC se han apoderado de Wall Street y se han convertido en una de las inversiones favoritas de los gestores de fondos de inversión. Como explicó un SPAC, tenemos una “estructura inherentemente favorable a los inversores” con pocas desventajas. En Estados Unidos, que representa la mayor parte de la actividad de SPAC, 235 de estos instrumentos han recaudado 72.000 millones de dólares en lo que va de año, según Refinitiv. Pero, ¿hay un “pequeño inconveniente”? Supuestamente hay poco riesgo de perder la inversión original porque el efectivo se deposita en un fideicomiso que invierte en bonos del Tesoro de Estados Unidos y los accionistas pueden solicitar la devolución de su dinero en cualquier momento. Pero existe la posibilidad de que los altos rendimientos provengan de una peculiaridad única en el SPAC, que se divide en acciones y ‘opciones’ (opciones para comprar acciones) poco después de que la estructura comience a cotizar. Y aquí existe un riesgo sustancial de que las cosas salgan mal.

La opción, que por lo general vale solo una fracción de una acción, actúa como un endulzante para los primeros patrocinadores, quienes pueden recuperar su inversión mientras mantienen la opción. Cuando el SPAC encuentra una empresa para adquirir, las opciones se convierten en participaciones relativamente baratas en la nueva empresa. Pero aquellos que no aceptaron opciones sino que optaron por una participación en la empresa fusionada (principalmente pequeños inversores), corren el riesgo de una rentabilidad potencialmente mala y una recuperación de su inversión significativa menor en comparación con las opciones gratuitas conferidas a los primeros suscriptores.

Y muy a menudo resulta un mal negocio. Mientras que los fondos de inversión compran las ‘opciones’ a una fracción del precio de las acciones del SPAC y se retiran antes de que se complete la adquisición de SPAC, los pequeños inversores ‘minoristas’ permanecen hasta el final y descubren que el precio de la oferta pública inicial de adquisición cae muy rápidamente, dejándolos con pérdidas significativas. El resultado es que los pequeños inversores proporcionan el dinero para los ricos. Sin embargo, mientras el dinero es barato y el mercado de valores está en auge, los pequeños inversores en mejores condiciones seguirán esperando ganar dinero.

Luego están los NFT, o ‘tokens no fungibles’. ¿Qué diablos es eso? Las NFT son activos financieros digitales almacenados en blockchains (códigos digitales). Todo se puede convertir en un NFT para intentar venderlo. Christies ya ha subastado una obra de arte NFT (codificada digitalmente) por 70 millones de dólares. Una película nominada al Oscar se ha lanzado como NFT (código digital) y así sucesivamente. Pero lo que se vende es solo una representación única, en cadena de bloques (codificada digitalmente) de la obra de arte, no la obra de arte real en sí. Es el derivado final: un código digital derivado de un objeto o incluso de una persona, pero sin derechos de propiedad. ¿Entonces, para qué sirve? Para nada en realidad, es solo una moda y el comprador del NFT espera que se pueda vender a otro idiota para obtener ganancias.

Un aspecto negativo de la moda de los NFT es que la codificación de una obra de arte o una idea en una cadena de bloques implica cálculos complejos que consumen mucha energía. En seis meses, un solo NFT de un artista criptográfico consumió electricidad equivalente al consumo de energía promedio de un ciudadano de la UE durante 77 años. Esto, naturalmente, da como resultado una huella de carbono significativa.

Y este es un problema que se aplica a la tecnología blockchain de manera más general. Por ejemplo, la criptomoneda original Bitcoin (BTC) tiene un consumo de energía anual estimado en el rango equivalente a aproximadamente el 0,45 por ciento de la producción total de electricidad del mundo.

Y eso me lleva a la saga de las criptomonedas como el bitcoin. Escribí sobre blockchains y la locura de las criptomonedas hace más de tres años. Argumenté entonces que el Bitcoin tiene como objetivo reducir los costes de transacción en los pagos por Internet y eliminar por completo la necesidad de intermediarios financieros, es decir, los bancos. Pero dudaba que tales monedas digitales pudieran reemplazar las monedas fiduciarias existentes y ser ampliamente utilizadas en las transacciones diarias. Desde entonces, el precio de los bitcoin en monedas fiduciarias como el dólar ha fluctuado violentamente, pero más recientemente se ha disparado a alturas estratosféricas a medida que el dinero barato y la baja inflación han reducido el valor de la principal reserva y depósito de moneda, el dólar estadounidense. Mientras que el oro solía ser la reserva alternativa de valor al dólar, ahora parece que las criptomonedas como el Bitcoin se están convirtiendo en el activo monetario especulativo. ¿Por qué? Bueno, la mayor parte del oro se encuentra en las bóvedas de los bancos centrales, por lo que su precio está sujeto no solo al suministro de las minas de oro, sino también a las decisiones políticas de los bancos controlados por el gobierno. En cambio, el Bitcoin tiene una cantidad claramente definida de suministro digital y, a través de blockchains, se puede extraer y realizar transacciones sin controles gubernamentales.

En el mundo de fantasía actual de la inversión financiera de casino, el Bitcoin y otras criptomonedas parecen más atractivas para los especuladores de divisas que incluso el oro. Y así continúa el auge de las criptomonedas. Por ejemplo, Coinbase Global Inc, el mayor mercado de criptomonedas de EEUU, ahora está valorado en alrededor de 68 mil millones de dólares, en comparación con solo 8 mil millones en octubre de 2018. La compañía ahora tiene más de 43 millones de usuarios en más de 100 países.

Pero las criptomonedas no están más cerca de lograr la aceptación como medio de intercambio. El valor del Bitcoin no está respaldado por garantías gubernamentales, por definición. Está respaldado solo por el ‘código’ y el consenso que existe entre sus ‘mineros’ y titulares más importantes. Al igual que con las monedas fiduciarias, donde no hay un producto físico que tenga un valor intrínseco en el tiempo de trabajo para producirlo, la moneda criptográfica depende de la confianza de los usuarios. Y, de hecho, esa confianza en las criptomonedas varía con su precio en relación con la moneda fiduciaria, el dólar. Su precio se mide en dólares o en lo que se llama una ‘moneda estable’ ligada al dólar.

De hecho, mientras ha estallado la locura de las criptomonedas, el dólar estadounidense se ha afianzado cada vez más firmemente como la principal moneda del mundo (67% de todos los pagos, seguido del euro, el yen y el yuan).

El Bitcoin no está más cerca de la aceptación universal que cuando comenzó. Si bien las criptomonedas se han convertido cada vez más en parte de las finanzas digitales especulativas, todavía no creo que reemplazarán a las monedas fiduciarias, cuyo suministro está controlado por los bancos centrales y los gobiernos como principal medio de intercambio. Permanecerán en la microperiferia del espectro de las monedas digitales, tal como lo ha hecho el esperanto como lengua mundial universal contra el poder del inglés, el español y el chino.

Además, ya existen rivales a las criptomonedas que cuentan con el respaldo de los gobiernos: las monedas digitales del banco central (CBDC). Las CBDC se han debatido durante años como una alternativa al monedo en efectivo, ya que muchas economías han sido testigos de una caída en el uso del dinero físico en las transacciones. El dinero en efectivo representó solo el 20% de los pagos en China, la segunda economía más grande del mundo en 2018, según una investigación publicada por el Bundesbank en 2019. Esta semana, China se convirtió en la primera economía importante en crear una versión digital basada en blockchain de su moneda, el ciber yuan, para ser utilizado en transacciones. El banco central de Suecia, el Riksbank, reveló esta semana que su proyecto piloto de e-krona tardará al menos un año más en estar listo.

Estados Unidos es más reacio porque las finanzas estadounidenses tienen al dólar, que es la principal moneda del mundo. Esta semana, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo que “no hay prisa por desarrollar una moneda digital del banco central”.  Tras denigrar a las criptomonedas como “altamente volátiles y, por lo tanto, no son reservas de valor realmente útiles y no están respaldadas por nada”, Powell continuó: ” Es más un activo especulativo, que es esencialmente un sustituto del oro en lugar del dólar”. Aun así, la Fed de Boston se asoció el año pasado con el Instituto de Tecnología de Massachusetts en un estudio de varios años sobre el desarrollo de una moneda digital del banco central. Pero se espera que el trabajo demore de dos a tres años.

En teoría, estas CBDC brindan una forma fluida y confiable de realizar transacciones digitales de manera más o menos instantánea y, como están respaldadas por el gobierno, las hacen atractivas en comparación con el oro, las monedas fiduciarias y las criptomonedas. Pero también reducen la libertad de las personas para controlar su propio ‘efectivo’ y abren las puertas de las actividades financieras personales a los gobiernos, supuestamente reduciendo la corrupción, pero también poniendo los medios de vida de las personas aún más en manos de los gobiernos.

En los últimos 20 años, las ficciones financieras se han digitalizado cada vez más. Las transacciones financieras de alta frecuencia han sido reemplazadas por la codificación digital. Pero estos desarrollos tecnológicos se han utilizado principalmente para aumentar la especulación en el casino financiero, dejando atrás a los reguladores. Cuando los mercados financieros se derrumben, lo que eventualmente ocurrirá, el daño digital quedará al descubierto.

es un reconocido economista marxista británico, que ha trabajado 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.

Fuente:

https://thenextrecession.wordpress.com/2021/04/03/financial-fictions-the-old-ones/

Traducción: G. Buster

https://www.sinpermiso.info/textos/ficciones-financieras-viejas-y-nuevas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *