La Espada de Jerusalén

Foto. Del barrio palestino de Sheikh Jarrah en Jerusalén al asalto a la mezquita de Al Aqsa


 

Alto el fuego. Israel se rinde. Palestina entra en una nueva era. Me siguen sorprendiendo los “progres” cuando al referirse a la enésima agresión a Gaza han hecho referencia al modo en que los israelíes han llamado a la misma, “Guardián de los Muros”, sin haber hecho la menor referencia a cómo han llamado los palestinos a su resistencia: “Espada de Jerusalén”. No hay manera de que hurgen un poquito, que lean a los propios palestinos, solo a los medios de propaganda de la burguesía. Una y otra vez. En fin.

El alto el fuego simultáneo, estipulado por el vigor de la resistencia palestina, se hace teniendo el dedo en el gatillo. O lo que es lo mismo, blandiendo la espada que se levantó para defender una Jerusalén por la que no ha hecho nada de nada la mal llamada “Autoridad Palestina”. Cierto es que los palestinos han sido presionados por Egipto y que Israel lo ha sido por EEUU. Pero lo cierto es que Israel, que hace dos días dijo que “mantendría la ofensiva hasta cumplir los objetivos” se la ha tenido que tragar. Las pérdidas para el régimen fascista eran ya imposibles de soportar. Como dijo el periódico Yedioth Ahronoth, en su edición del 18 de mayo, el montante económico de las pérdidas para Israel era de 34 millones de dólares diarios añadiendo que son “casi iguales a las pérdidas de 51 días de guerra en Gaza en 2014”. O sea, Israel ha perdido en un día lo mismo que perdió en 51 días hace siete años. Basta una simple multiplicación para ver algo de las enormes pérdidas que ha sufrido y de las que algo ya os comenté.

Israel dice que el alto el fuego ha sido “sin condiciones”. Los palestinos de Gaza (la mal llamada “Autoridad Nacional”, al igual que la OLP son irrelevantes ya) lo vienen a reconocer cuando afirman que es Egipto quien está haciendo de mediador entre las dos partes y que por su mediación se acordarán “las medidas posteriores que mantendrán la estabilidad de la situación de forma permanente”. Pero de inmediato se añade: “hemos informado, en un texto, de forma clara, explícita, que cualquier acción tomada por la ocupación contra la mezquita de Al-Aqsa y el barrio de Sheikh Jarrah y lo que llevó al reciente enfrentamiento significa un regreso a la batalla de la Espada de Jerusalén“.

Mas claro, imposible.

Aquí hay que hacer una precisión tan importante como curiosa: Egipto ha adquirido un papel que no tuvo en las otras agresiones. La limpieza étnica que Israel pretende en Jerusalén Este ha llevado a este país a levantar un poco la voz “por el intento de cambiar la realidad demográfica” expulsando a los palestinos de uno de sus barrios. Porque, si hay que hacer caso a lo que publica la prensa egipcia, “Egipto y los países árabes lo no permitirán, porque nos hace retroceder décadas y socava cualquier intento de normalización popular”. Tómese nota: “socava cualquier intento de normalización popular”. Es decir, que la gente está más que harta de la “normalización” con Israel y las ondas de la piedra lanzada por la resistencia de Gaza están agitando las aguas árabes. Os dije que habría que ver cómo reaccionaba la gente. Esta es una prueba.

Puede, tal vez, que este movimento egipcio esté coordinado con EEUU y que, a la postre, sirva para imponer más restricciones a Gaza. Pero eso, hoy por hoy, no es más que una hipótesis. Que habrá una mayor presión árabe hacia Hamás es evidente porque quien paga, manda. Y el dinero para la reconstrucción va a venir de países que ya lo han hecho en el pasado. Qatar está en todas las miradas. Y Egipto ya ha dicho que va a destinar 500 millones de dólares a la reconstrucción de Gaza. Porque según el Ministerio de Obras Públicas de Gaza, el número total de viviendas dañadas por la agresión alcanzó las 16.800, de las cuales 1.800 son inhabitables y 1.000 quedaron completamente destruidas.

También está claro que Israel ha perdido la iniciativa. Nadie esperaba lo que hizo la resistencia en Gaza. Esto por sí solo representa la dirección principal de la crisis en Israel. La crisis política, militar y de inteligencia. Primero, porque la resistencia ha atacado cuando dijo que lo haría. Desde Gaza, asediada y bloqueada desde el año 2007, resistiendo la presión de la mayoría de los gobiernos del mundo (incluidos los árabes) que no han hecho nada contra el bloqueo. Segundo, por el agravamiento -consecuencia de lo anterior- de la crisis económica que vive con el 70% de paro y el hacinamiento. Tercero, porque pese a todo ello han aparecido nuevas armas con mayor capacidad de hacer daño y con más alcance.

En una palabra: Israel ha perdido el elemento sorpresa derivado de su superioridad en el inicio de las agresiones y/o guerras. Por eso, al contrario que en otras ocasiones, no hay significados dirigentes políticos y militares de la resistencia muertos. Y el fracaso de Israel a la hora de detener el lanzamiento masivo de cohetes (unos 200 diarios) no es más que una muestra de ello.

Y otra cosa importante: la reacción de los palestinos fuera de Gaza ha ido más allá de la solidaridad ceremonial y va a poner en serios aprietos a la mal llamada “Autoridad Nacional” porque ha tenido una participación directa, con enfrentamientos (que han costado muertos) y huelga general masiva.

Israel se ha enfrentado a dos crisis: la militar y la política porque la mal llamada “Autoridad Nacional” no se ha atrevido a ejercer su tradicional represión en ayuda al ocupante. Esto también ha pesado en el debe de Israel y le ha obligado a aceptar el alto el fuego. Seguir con la agresión supondría el descrédito final de los colaboracionistas. La “Espada de Jerusalén ” sigue pendiendo sobre sus cabezas.

http://elterritoriodellince.blogspot.com/

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *