La lista más corrupta

En estos tiempos en los que prima la responsabilidad sobre la meliflua ética y la pastosa honradez, a este diario no le queda otra opción que pedir un pacto de Estado en el que confluyan la lista más votada y la lista más corrupta para formar gobierno

 abc.200

Según todos los medios democráticos de papel, el español de bien ha de elegir entre la lista más votada y la lista más corrupta para formar gobierno. Otra opción es irresponsable. A mí me están poniendo en un brete. Sobre todo desde que me he enterado de que “España está llena de españoles”, como desveló esta semana Mariano Rajoy para asombro de la comunidad intelectual. Ante tal dilema, elegir a la lista más corrupta sobre la lista más votada quizá suene temerario, pero decacantarse por la lista más votada en detrimento de la más corrupta raya ya el idealismo adanista. En estos tiempos en los que prima la responsabilidad sobre la meliflua ética y la pastosa honradez, a este diario no le queda otra opción que pedir un gran pacto de Estado en el que confluyan la lista más votada y la lista más corrupta para formar gobierno. Otra solución nos abocaría a terceras elecciones o al eterno crujir de dientes.

larazon.200

ABC achaca la situación de ingobernabilidad al hecho de que “PSOE y Ciudadanos son incapaces de asumir que facilitar la formación del Gobierno al partido más votado no es una humillación, cuando lo que está en juego son la viabilidad y el prestigio de un país”. Y su director, Bieito Rubido, este mismo viernes nos amenazaba con el Hades de unas nuevas elecciones: “Llegados hasta aquí, a muchos nos gustaría conocer el resultado de una tercera convocatoria electoral”. Ahí es donde está la clave. La lista más votada está haciendo grandes esfuerzos diferidos para formar gobierno, mientras que la lista más corrupta anhela la posibilidad de terceras elecciones sabiendo que puede rozar la mayoría absoluta.

 

El problema no es que el PP sea un partido procesado, implicado en mil mangancias y fehaciente destructor de pruebas judiciales. El problema son Pedro Sánchez y Albert Rivera, incapaces de cuantificar lo tranquilizador que sería para los mercados que España, aun llena de españoles, invistiera como presidente a un señor tan prestigioso y cabal que incluso sale en los papeles de Bárcenas. ¿Y Pablo Iglesias? Nos lo dice El País con claridad meridiana en su editorial de hoy: “Podemos ha quedado en fuera de juego”.

 

elmundo.200

En el otro bando están los opinadores que desprecian la corrupción y prefieren la lista más votada, cual es el caso de Carlos Herrera, que también en ABC degrada “el no a Rajoy, el veto personal a un político que, sintiéndolo mucho, no es corrupto”. Yo también lo siento. Que no sea corrupto. Con el charme que te da la corrupción.

 

Veo la página 20 de La Razón de hoy con tres titulares que resumen la inviolabilidad del PP como garante del prestigio español allende nuestras fronteras. Estos tres titulares, insisto, conviven en la misma página: El fiscal pide al TS que investigue a Barberá por blanqueo, Granados se sentará en el banquillo por el chivatazo a un guardia civil y La Audiencia avala que Arenas, Acebes y Rato declaren como testigos en el juicio de la Gürtel.

 

Quizá se refiera el columnista Iñaki Zaragüeta a esta insultante página 20 cuando, en la página 23 del mismo periódico, nos anuncia que “el presidente en funciones no se va a librar del ensañamiento dialéctico que le dedicarán sus adversarios políticos”. Zaragüeta incluso convive con el enemigo en casa, como demuestra el último párrafo del mismo artículo: “A veces pienso si no tendría razón ni suegra, partidaria del líder popular, al comprobar cómo le breaban hace bastante más de un año: ‘Lo que tenía que hacer Rajoy es aparecer en televisión y decir: me encuentro mal, lo dejo”.

 

Leer esto me dejó desconsolado. Nunca pensé que Mariano Rajoy se pudiera encontrar mal. Como mucho, un superhéroe de su calaña sufriría tenues hilillos de malestar. Al fin y al cabo, hay que ser un Hércules para liderar tanto la lista más votada como la lista más corrupta, feroces contendientes en esta ardua tarea de formar gobierno en una España toda llena de españoles.

Público.es

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *