La trampa del militarismo se cierne sobre la industria francesa


Durante años, la industria de la defensa ha sido promocionada como un sustituto de la desindustrialización y un escaparate de la grandeza del país. La ruptura del contrato de los submarinos vendidos a Australia muestra con crueldad que esta política no es más que un callejón sin salida.El psicodrama sobre los contratos de submarinos rotos por Australia no puede entenderse sin la base económica de este asunto. Porque la furia de las autoridades representa más que una cuestión de atentado al honor o la grandeza de Francia. También es el completo fracaso de una estrategia industrial adoptada hace mucho tiempo por los sucesivos gobiernos.

Porque, durante más de medio siglo, el sector de armamento apareció como una excepción en la triste historia de la caída industrial de Francia. En ella se mantuvieron cuotas de mercado y las órdenes de compra firmadas fueron lo suficientemente impactantes como para restaurar la imagen de un comercio exterior en déficit permanente desde 2004. Como estos “mercados” son principalmente el resultado de acuerdos entre gobiernos, los dirigentes políticos podían hacer creer que eran los grandes defensores de la industria francesa y de los puestos de trabajo que la acompañan.

Pero este sector fue como una droga para la economía francesa. Un sustituto de la grandeza industrial que provocó un espejismo de éxito en un entorno desastroso. Y como una verdadera droga, acabó royendo el país y volviéndose dañina. Ha cambiado la realidad hasta el punto de que ahora pensamos que se ha vuelto indispensable. Cuando falta, ocupa toda la superficie mediática.

Pero los puestos de trabajo amenazados en el Cotentin por la ruptura del contrato australiano, cuya amenaza se lamenta, son solo una parte de una historia más grande. Durante cuarenta años, Francia ha perdido secciones enteras de su industria, ante la indiferencia, incluso con el aplauso de unos dirigentes preocupados por “la adaptación” del país o su “modernización” . Durante este tiempo, sin embargo, la industria de defensa y armamento se benefició de un apoyo financiero y diplomático público muy fuerte.

El argumento esgrimido fue que, a diferencia de otras industrias sujetas a la ley “natural” del mercado, los armamentos permitieron sostener la grandeza económica francesa. En 2013, Jean-Yves Le Drian, entonces ministro de Defensa de François Hollande, afirmó que era un elemento clave en la “política de competitividad” del país , que “alienta y apoya la innovación industrial y tecnológica” .

El economista Claude Serfati, autor en 2017 del libro Le Militaire – Une histoire française (Ed. Amsterdam), una investigación sobre el lugar del ejército en nuestro país, explica esta opción por la herencia del gaullismo. “El giro del gaullismo consideró que la grandeza del país se basaba en una combinación de poder militar y poder económico”, subraya. Y este punto de inflexión ha quedado anclado en la clase dominante. De ahí la argumentación adelantada por Jean-Yves Le Drian.

Pero la realidad es muy diferente. Una simple observación empírica lo demostraría: mientras Francia apoyaba este sector en condiciones de plena competencia, la industria francesa ha seguido perdiendo cuota de mercado y destruyendo puestos de trabajo. La balanza comercial positiva del sector en 2019 fue de solo 5 mil millones de euros frente a un déficit de 79 mil millones de euros. Por tanto, el efecto dominó de la industria militar es dudoso. Más bien, tenemos una especie de escaparate engañoso que mantenemos con mimo, pero detrás del cual no hay nada.

Claude Serfati realizó una investigación más concreta en un artículo publicado en la revista Les Possibles en junio de 2020. Concluye que hay un efecto dominó muy débil del sector de defensa en otros sectores industriales. La única que realmente se beneficia de este efecto es la industria aeronáutica que, además, es el otro “buque insignia”, junto con los astilleros, de la industria exportadora francesa. Sin embargo, subraya el economista, las especificidades de la industria de la defensa y la aeronáutica contribuyen a una especialización que no tiene un efecto positivo general en la industria. Por ejemplo, los productores de máquinas-herramienta aeronáuticas difícilmente pueden, dadas sus limitaciones, desarrollarse en otros sectores.

“La especialización de bienes de capital para las necesidades de la producción de armas y aeronáutica tiene un precio elevado”, concluye Claude Serfati. En la división internacional del trabajo, la participación de Francia se redujo así a medida de esta especialización, mientras que las empresas presentes en Francia en otros sectores tuvieron que recurrir a las importaciones, por ejemplo de máquinas herramienta, para asegurar su producción. Al mismo tiempo, la “política industrial” abandonó los sectores industriales en nombre de la modernidad y se centró en la industria de defensa. Detrás de la bravuconería del Quai d’Orsay o de la Rue Saint-Dominique, hubo ciertamente una configuración económica del desastre comercial francés por la obsesión militar.

Evidentemente, el gasto militar, como todo gasto público, tiene un “efecto multiplicador”, como señaló Keynes. Este último también había utilizado una imagen llamativa: en lugar de no hacer nada, el Estado haría mejor en dar trabajo para cavar agujeros y rellenarlos. Pero Keynes no pedía esta política absurda, incluso buscaba siempre el gasto público óptimo, el que correspondía a la máxima utilidad. Sin embargo, desde este punto de vista, el armamento no está muy bien situado.

Según Claude Serfati, que intentó medir este efecto multiplicador, se sitúa en 1,2 para los empleos directos. En otras palabras, un euro colocado en defensa aporta 20 centavos a la economía. Es muy bajo: las energías saludables o “verdes” muestran un multiplicador de 1,5; 2.4 la educación. En otras palabras: las inversiones en defensa son muy poco rentables para el resto de la economía.

Sin embargo, cabe mencionar otro mito, el de la capacitación tecnológica del gasto militar. A menudo se presenta, basándose en el ejemplo de Internet, como una tecnología desarrollada por primera vez por las fuerzas armadas de Estados Unidos. Claude Serfati no tiene palabras suficientemente duras contra esta narrativa “caricaturesca” que afirma que Internet no existiría sin los militares: ” obviamente, no discuto que el trabajo inicial se realizó a petición de – y financiado por – los militares. Pero en revancha, los desarrollos que llevaron a Internet tal como la conocemos han sido en gran parte el trabajo de comunidades científicas académicas (y no solo en los Estados Unidos) y de empresas comerciales”. De todos modos, esta discusión trata de los años 1950-1970. Todo el mundo reconoce que hoy el sector civil es el motor de la innovación.

Pero hay otro elemento a subrayar: Francia se ha especializado en la especialización. La oferta de defensa francesa es muy limitada – y es por eso que la pérdida de un mercado para sus submarinos pone en peligro su sitio de producción – y ciertamente no permite financiar investigaciones tan vastas y ambiciosas como las del complejo militar-industrial estadounidense de la década de 1960. El problema ya se ha mencionado: la industria de defensa francesa está demasiado especializada para tener un impacto económico constante. Además, si este no fuera el caso, las innovaciones militares ya habrían permitido el famoso movimiento industrial hacia arriba, que se viene atrasando desde hace cuarenta años en Francia.

Por lo tanto, pretendemos que la preservación de los puestos de trabajo de defensa es crucial. Pero sólo es así porque esta misma preservación se ha logrado a costa de las inmensas pérdidas de puestos de trabajo en la industria que Francia ha conocido y que, por supuesto, no tuvo el mismo peso mediático y político. Y aquí es donde se cierra la trampa. La política industrial francesa, encerrada en su vana lógica de “grandeza”, se ha vuelto dependiente de un sector de armamento que ahora está sujeto a un nuevo contexto geopolítico.

Porque a medida que el resto de la industria se desmorona, este sector ahora tiene un peso nada despreciable y puede utilizar el chantaje al empleo para obtener el apoyo del gobierno y de la opinión pública. Según Claude Serfati, la industria de defensa emplea al 3,5 % de los empleados en la industria manufacturera y genera el 6,5 % de la facturación de este mismo sector. Sin embargo, como subraya el economista Benjamin Bürbaumer, autor del libro Le Souverain et le Marché (Amsterdam, 2020), “esta especialización económica también ha encerrado a Francia en una posición de gran poder donde le gusta colocarse, pero ahora está atrapada en esta prioridad” .

Y esta trampa se está cerrando. Ya no es posible económicamente, y menos políticamente, perder pie en este sector. De ahí una preocupante carrera al precipicio. Los ministros se convierten en VRP de la industria de defensa que absorbe recursos considerables. El 23% de todo el gasto en investigación y desarrollo empresarial es absorbido por este sector. Así, Francia se parece cada vez más a los países de opereta en los que el ejército es el único sector económico próspero en una economía de otro modo devastada.

Salvo que la fragilidad económica subyacente acabe debilitando al propio sector de defensa. El Estado tiene cada vez menos medios para financiar el sector que, por tanto, corre el riesgo de perder cuota de mercado. “La división internacional del trabajo es ahora muy jerárquica y, por lo tanto, es necesario, para mantener sus posiciones, permanecer a la vanguardia en investigación y diseño”, observa Benjamin Bürbaumer. Sin embargo, Francia ya no está a la vanguardia. Y, económicamente debilitado, ya no puede contar con su influencia diplomática internacional para ganar mercados. Esto es lo que ha demostrado el caso australiano.

Por lo tanto, comprendemos mejor la furia mezclada con el pánico de los dirigentes franceses en este asunto. Este incumplimiento de contrato no solo implica puestos de trabajo normandos en juego, sino que en realidad implica toda una estrategia económico-política según la cual se pensaba que la prioridad dada a la industria militar aseguraría la grandeza económica y política de Francia. Esta elección de las élites francesas hinchadas de gaullismo resulta desastrosa: el país ya no tiene ninguna de esas grandezas. Esto es lo que salió a la luz de repente.

Sin embargo, la trampa aún no está completamente cerrada. Porque lo que produce este buque insignia nacional que es la industria militar tiene un “valor de uso” muy preciso que muchas veces intentamos esconder detrás de los supuestos beneficios del “valor de cambio” y detrás de la abstracción del “empleo”. Recordemos que, en la primavera de 2019, la ministra de las Fuerzas Armadas, Florence Parly, se sintió muy avergonzada cuando una investigación de Disclose reveló que las armas francesas vendidas con orgullo a países beligerantes en Yemen fueron, ¡qué sorpresa!, utilizadas en el contexto. de esta guerra.

En otras palabras: las armas se utilizan de hecho en la guerra. Sin embargo, si se hace más difícil jugar con el valor de cambio, podríamos insistir cada vez más en este valor de uso para obtener mercados. Y en un contexto geopolítico que se tensa entre China y Estados Unidos, la dependencia de esta industria plantea una cuestión política específica, resume Benjamin Bürbaumer: “¿Quiere Francia ser una parte de este engranaje de confrontación?”    Este es el verdadero desafío de la presencia francesa en el” Indo-Pacífico “. Y para un país económicamente debilitado, dependiente de su industria militar y con unas élites obsesionadas con una grandeza cada vez más fantasmal, la respuesta podría ser demasiado obvia.

Lo que Claude Serfati llama la “centralidad del militarismo” en el modelo económico francés es, por tanto, un veneno económico y político. Es el momento de salir de él, y ese sería sin duda el camino para asegurar la verdadera “grandeza” de Francia. La crisis submarina sería la ocasión. Pero la situación política interna y el encierro ideológico de las élites políticas y económicas apenas dejan lugar para el optimismo.

Periodista, es analista político de Mediapart, Francia.

Fuente:

HTTPS://WWW.MEDIAPART.FR/JOURNAL/ECONOMIE/210921/LE-PIEGE-DU-MILITAIRE-SE-REFERME-SUR-L-INDUSTRIE-FRANCAISE

Traducción: Enrique García

https://sinpermiso.info/textos/la-trampa-del-militarismo-se-cierne-sobre-la-industria-francesa

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *