Las grandes victorias de ETA

Durante más de 25 años, Europa y EEUU consideraran a ETA una especie de grupo armado de liberación, y no una banda terrorista

El PSOE debería haber sido ilegalizado, con los GAL apoyó y sufragó “actividades de bandas terroristas”. “De forma reiterada y grave”. En cuanto al PP, “Justificar el racismo y la xenofobia”, apología constante de terrorismo franquista…

 

soledad

Salía ayer de la cárcel de Teixeiro Inés del Río, etarra (o ex etarra) condenada no sé si 3.000 años de prisión por la comisión de veintitantos asesinatos. La excarcelación se produce tras considerar el Tribunal de Estrasburgo que la llamada doctrina Parot vulnera el Convenio Europeo de los Derechos Humanos. Enseguida se ha echado al monte nuestra defensora del Pueblo y marquesa de Salvatierra, Soledad Becerril, para sugerirle a los meapilas ultrapirenaicos que “algunos organismos internacionales ven el terrorismo con distancia y frialdad”.

Pues no señora. Lo que ven con “distancia y frialdad” los meapilas ultrapirenaicos son los derechos humanos, no el terrorismo. Y me alegra que los observen con distancia y frialdad, aplicando desapasionadamente y con justicia ciega el Convenio Europeo de los Derechos Humanos. Lo que quiere nuestra piadosa marquesa es que apliquemos las leyes con cercanía y calentura, en plan polvazo, para meter más o menos años de cárcel al reo dependiendo de nuestras más bajas pasiones o barcenismos. Que los jueces prevariquen sentencias según las apetencias bajoventrales de las marquesas, en resumen. Yo creo que esta apología de la prevaricación le debería costar a la marquesa el cargo de Defensora del Pueblo. Pues no solo es incitación al delito, sino que supone una nueva victoria de ETA. Una de las muchas victorias que ya ha cantado ETA.

Voy a pasar por alto la evidente victoria que obtuvo ETA durante el franquismo. Logró que, durante más de 25 años, Europa y EEUU consideraran a ETA una especie de grupo armado de liberación, y no una banda terrorista.

Después de Franco vino la democracia, o eso sospechan los historiadores más comunes. Y el PSOE creó el GAL. Esa fue la primera gran victoria de ETA contra la democracia. Que un Estado democrático practique terrorismo de Estado es contradictorio. Deja de ser un Estado democrático y se convierte en dictadura solapada y terrorista. ETA consiguió que nuestra democracia creara, alimentara y justificara el GAL. Y ahí empezamos a morirnos, pueblo, democracia, justicia.

Finalmente, llegó la ley de partidos. En 2002. La Ley de Partidos fue la victoria más gloriosa de ETA. ¿Cómo se puede ilegalizar un partido? ¿Cómo se puede ilegalizar una idea? ETA consiguió que una democracia impidiera votar a varias decenas de miles de independentistas vascos (pacifistas o no) rompiendo así la democracia. Es una ley curiosa. Basada precisamente en esa falta de “distancia y frialdad” que nuestra marquesa de Salvatierra achaca a los meapilas de Estrasburgo y a todos sus derechos humanos. Es una ley tan cercana y caliente, que cualquier fascista puede interpretarla como quiera e ilegalizar a todos nuestros partidos políticos. Su núcleo reza que se podrá ilegalizar a cualquier partido político que pueda, “de forma reiterada y grave, atentar contra ese régimen democrático de libertades, justificar el racismo y la xenofobia o apoyar políticamente la violencia y las actividades de las bandas terroristas”.

mayor

El PSOE debería haber sido ilegalizado, pues con los GAL apoyó y sufragó “actividades de bandas terroristas”. “De forma reiterada y grave”. En cuanto al PP, ya ni me canso. “Justificar el racismo y la xenofobia”. Apología constante de terrorismo franquista, o que le pregunten a Mayor Oreja. Y si la guerra ilegal de Irak, sustentada sobre la mentira, no es terrorismo, entramos en el todo vale.

Esa ley de partidos, votada con entusiasmo por PP, PSOE, CIU, CC y el Partido Andalucista, esa gran victoria de ETA al convertirnos en castradores de libertad de voto para pelear contra el terrorismo, nos dejará en bastante mal lugar en la historia y en un lugar muy destacado de la histeria.

Yo he trabajado muchos años en Euskadi, señora marquesa. Y conozco más gente muerta allí que usted, de eso estoy seguro. Pero jamás abogaré por una justicia cercana y calenturienta. Supongo que por eso, además de por el hecho de no ser marqués, nunca me nombrarán Defensor de Pueblo. La democracia es casi perfecta cuando no la dejan en manos de los demócratas. En manos de los demócratas como usted, querida marquesa, que se ría ETA y tiemble Estrasburgo.

 

http://blogs.publico.es/rosa-espinas/2013/10/23/las-grandes-victorias-de-eta/

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *