Los barones

Los barones del PSOE, los que mandan, son fantasmas de Suresnes que vagan por los pasillos de Ferraz eligiendo y deseligiendo candidatos, delfines,.., por edad, un comité de sabios, por actitud un conciliábulo de harpías

Y se llaman Felipe González, Guerra, Solana, Bono, Chaves (en la intimidad por custodiar su erencia) y los demás de siempre, y el frugal académico Juan Luis Cebrián suele ser invitado

 

psoe

Ese moderno partido democrático de nuestra floreciente España llamado PSOE tiene dos tipos de líderes: los electos y los barones. En adelanto a las inevitables suspicacias de los pejigueros, diferenciar desde el principio las figuras del barón y del secretario regional, sea o no presidente de su autonomía. Uno puede ser presidente autonómico o ministro por el PSOE y no llegar a barón del PSOE. Uno puede ser incluso presidente de España por el PSOE durante dos legislaturas, cual ZP, y no ser barón del PSOE. Ser barón del PSOE requiere muy diversas cualidades. Pero la que comparten todos ellos es la de envejecer muy mal.

Las televisiones, con esa manía de frivolizar que tanto denostamos los frívolos, insisten en denominar barones a gente como Susana Díaz, Emiliano García Page, Javier Lambán, Guillermo Fernández Vara, Javier Fernández o Ximo Puig. No lo son. Los barones siguen siendo los del 78, aunque hogaño en modo space cowboys, y se llaman Felipe González, Alfonso Guerra, Javier Solana, José Bono, Manuel Chaves (en la intimidad por custodiar su erencia) y los demás de siempre. Cuando montan una saturnal y se cenan a un hijo, el frugal académico Juan Luis Cebrián suele ser invitado.

Los barones del PSOE, los verdaderos, los que mandan, son fantasmas de Suresnes que vagan por los pasillos de Ferraz eligiendo y deseligiendo candidatos, delfines, conseguidores, ideólogos, tertulianos, forenses optimistas y secretarios de organización. Por edad se les podría confundir con un comité de sabios, pero por actitud son más comparables a un conciliábulo de harpías. Con perdón hacia las harpías.

56b117846748c

El problema que tiene hoy el PSOE es dietético, pues debe de ser muy insano que pese más tu sombra que tu carne. Por eso la llamada de Pedro Sánchez a la militancia. Ha querido hacerle un by-pass al obstruido descorazón de los barones. Y ahora busca la carne de la base para ganar en peso a la sombra. Pero no es tan fácil. La discusión del texto del pacto va a ser mucho más civilizada con los podemitas que con las sombras de sus barones.

Habiendo mucho militante socialista muy ilusionado con cargarse a los barones, como cuando Zapatero, es algo posible que Pedro Sánchez gane este set, y que madrugue mucho la desilusión. Mas en eso consiste la democracia. En elegir libremente tus desilusiones.

images

Pero se gane o se pierda, los barones socialistas, aun después de ser desinfectados, seguirán ahí, como la mancha de sangre en el zaguán del castillo de Canterville. Los barones sobrevivieron al nonato Josep Borrell y al díscolo humanista Zapatero. A Zapatero lo sobrevivieron tanto que incluso acabó humillando su bastón de mando ante el Yoda de los barones, el metacrilático Alfredo Pérez Rubalcaba.

Los barones del PSOE, sospecho yo, no fenecen nunca. Amamantaron y luego devoraron nuestra transición, y eso debe dar más inmortalidad que beber sangre de Drácula. Hoy se niegan a aceptar que este mundo ya no es su mundo, y que hay que pasar la página que los enterrará como las hojas de magnolio que dejábamos secar entre los libros del colegio. Pero ellos siguen a lo suyo, intrigando por los pasillos oscuros de Ferraz como quien mendiga sexo a las puertas de un urinario. Yo, si fuera Pablo Iglesias, no le regalaba a Pedro Sánchez los vídeos de Juego de Tronos. Le llevaría un ejemplar de bolsillo de El fantasma de Canterville. Este país necesita un Wilde:

–Si el fantasma sigue empeñado en no emplear el lubricante de la marca Sol Naciente –prosiguió míster Otis–, nos veremos obligados a quitarle las cadenas. No es posible dormir con ese ruido.

Público.es

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *