Los rostros de la desigualdad


 

Existe el mito de que todos estamos en el mismo barco. Pues si bien todos flotamos en el mismo mar, está claro que algunos navegan en superyates mientras otros se aferran a desechos flotantes». Empieza con esta frase de António Guterres, secretario general de Naciones Unidas, el último informe sobre desigualdad publicado por Oxfam. Para añadir: “Nuestras economías nunca han estado tan desarrolladas, sin embargo, la desigualdad rara vez ha sido peor”. Ya J. M. Keynes reconoció que uno de los males de nuestro sistema económico era la incapacidad para evitar las desigualdades entre los hombres. Sin lugar a dudas nuestro sistema ha sido un gran creador de riqueza, pero no ha sido capaz de repartirla, pues desgraciadamente cada día la desigualdad económica es mayor. Con el agravante de que dicha desigualdad puede producir una polarización ideológica, una fractura social y una crisis política. Recordemos los sucesos del 6 de enero en Washington. Los principales organismos económicos avanzaron a finales de 2020 que la economía española sería la más castigada entre los países avanzados por la crisis derivada de la pandemia. Ya se conoce el coste social de esta tragedia. Hasta 790.000 personas habrían caído en 2020 en la pobreza severa en España, según dicho informe.

Los datos nos llevan a concluir que la covid-19 ha tenido un impacto masivo en la iniquidad dentro de los países

Ahora bien las desigualdades son distintas. No podemos hablar de una manera genérica. Hemos de ser capaces de contextualizar, es decir concretar, dónde se producen y cuáles son las más llamativas. Los datos nos demuestran que en nuestro país las personas en pobreza severa son las que viven con el equivalente a 16 euros al día. En total hay ya 5,1 millones de ciudadanos en estas condiciones en el país, el 10,8% del total de la población española. En cuanto a los que están en situación de pobreza, con menos de 24 euros al día, la cifra se elevó en un millón durante el pasado año, hasta sumar 10,9 millones de personas en España. En nuestra Comunidad hay 245.669 personas en una situación de pobreza relativa. Estas cifras las han aumentado principalmente los jóvenes, las mujeres y los inmigrantes. Dado que son los que tienen trabajos más precarios y trabajan en sectores más vulnerables. Como todas las cifras tienen nombre y rostro. ¿Cuáles son estos en nuestro país en estos momentos? Son las mujeres las que más han perdido un empleo que era de baja calidad, bajo salario y con posibilidades de ascenso más reducidas, lo que deviene en pensiones inferiores llegada la edad de jubilación. La conclusión parece evidente, la brecha de género puede ser la última baja de la pandemia

‘The Economist’ ha presentado un resumen de 20 puntos, realizado por más de 50 expertos, sobre el año 2021. El cuarto determina que las casas se vuelven más tecnológicas y adaptadas al trabajo diario. Muchas empresas se dedicarán a solucionar las necesidades de trabajar desde casa. La casa cambia de ubicación. Hoy se puede vivir fuera de una gran ciudad, trabajar igual y generar el mismo valor. La ubicación física pasa a un segundo término para las empresas, pero a un primer término para los trabajadores. Nuevas situaciones, nuevas realidades y nuevas preguntas: ¿Ha ayudado a la conciliación y a la corresponsabilidad en las tareas? Un trabajo preliminar de la Universidad Complutense de Madrid descubrió que las investigadoras antes de la pandemia dedicaban 6,2 horas semanales a trabajar en sus publicaciones (donde se gana el prestigio académico), pero durante la crisis cayeron a 1,6 horas. Por el contrario, en los hombres el tiempo aumentó de 7 a 8,1 horas.

También ha producido un retroceso masivo en la igualdad de género

Todos los datos nos llevan a concluir que la covid-19 ha tenido un impacto masivo en la iniquidad dentro de los países y, más aún, en economías ricas y en desarrollo. También ha producido un retroceso masivo en la igualdad de género, lo que evidencia que se necesita un cambio social mucho más profundo. Una nueva pregunta hemos de hacernos: ¿se va a mantener en el tiempo? Porque considero que la iniquidad contra las mujeres también es una pandemia. Cada vez estoy leyendo más opiniones que consideran que las mujeres podemos perder más de una década frente a lo ya conquistado. Es el momento de ser capaces de unir el poder de los mercados con la autoridad de los ideales universales. Así podremos cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 8 y 10): trabajo decente y crecimiento económico, junto con reducción de las desigualdades.

https://www.heraldo.es/noticias/opinion/2021/02/17/los-rostros-de-la-desigualdad-pilar-de-la-vega-la-firma-1420512.html?autoref=true

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *