Más allá del catastrofismo, no basta con la mera resistencia


Un importante mensaje de la revista marxista “Monthly Review”

CARTA DE JOHN BELLAMY FOSTER, DIRECTOR DE LA REVISTA “MONTHLY REVIEW”

Hace menos de una década hubo un corrosivo debate en la izquierda sobre la cuestión del «catastrofismo». Varios influyentes pensadores socialistas, entre ellos amigos nuestros, acusaron a Monthly Review de exagerar los peligros para la humanidad derivados de la aceleración de la crisis ecológica planetaria inducida por el capitalismo.

Unos años después nos enfrentamos a una cadena de catástrofes; olas de calor, sequías persistentes, incendios forestales fuera de control, mega-tormentas, inundaciones, lluvias torrenciales, deshielo de glaciares, aumento del nivel del mar, todos estos fenómenos se combinan de mil maneras para amenazar los ecosistemas de la Tierra. Y con una terrible perspectiva: en las condiciones actuales, este desastre climático no hará más que empeorar.

La pandemia de COVID-19, por su parte, ha alertado al mundo sobre los peligros de la propagación de enfermedades zoonóticas en el planeta, es el resultando de la destrucción económica de ecosistemas críticos con los masivos monocultivos de la agroindustria y las cadenas mundiales de productos básicos.

El Sexto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas nos dice que el mundo está al borde del precipicio, y que, durante este siglo, se enfrenta a un cambio irreversible a escala planetaria, si no se toman medidas drásticas en las próximas dos décadas.

Si no se invierten las tendencias actuales, no sólo miles de millones de vidas estarán en peligro, también se producirá un colapso de la civilización industrial. La Tierra dejará de ser un hogar seguro para la humanidad (y para otras innumerables especies).

En su tercer capítulo el informe del IPCC nos informa que el capitalismo es un sistema «insostenible» y que la única forma de salir de la crisis climática es una amplia transformación de los sistemas de producción y consumo en todo el mundo de acuerdo con los principios de una transición justa.

Mientras tanto, el capitalismo se encuentra aquejado de una crisis de larga duración, caracterizada por el estancamiento económico y la financiarización. La guerra se ha vuelto permanente, se ha desatado una nueva Guerra Fría contra China y el neoliberalismo ha dado a luz a su socio en el crimen, el neofascismo.

El «capitalismo de vigilancia» (un término que se originó en Monthly Review) está en todas partes. En respuesta a esta crisis global el movimiento socialista está resurgiendo de sus cenizas en un país tras otro y hoy es posible encontrar significativos focos de lucha contra la “destrucción creativa” de la humanidad y de la tierra por parte del capitalismo. Pero, aunque el sistema se enfrenta a una importante resistencia – que proporciona una base racional para la esperanza revolucionaria- no se puede negar que la situación mundial es actualmente extremadamente sombría.

Tan sombría, de hecho, que muchos en la izquierda hablan ahora abiertamente de resignación y resiliencia (un nuevo término de moda para la adaptación al sistema). Un ejemplo de este estado de ánimo se encuentra en el libro del analista cultural de izquierdas Curtis White: “Living in a World that Can’t Be Fixed”.

Curtis White proclama que lo mejor que podemos hacer es seguir el ejemplo del movimiento contracultural de los años sesenta (o incluso de los románticos ingleses del siglo XIX) y simplemente «abandonar» la sociedad, viviendo nuestras propias vidas contra-culturales, mientras el mundo en su conjunto, que no tiene remedio, se desmorona a nuestro alrededor.

Incapaces de luchar contra un sistema capitalista, que coquetea con el desastre planetario, deberíamos encontrar la paz en los intersticios del sistema, una especie de adaptación cultural destinada simplemente a salvarnos a nosotros mismos y, a nuestras comunidades locales, mientras abandonamos la lucha por cambiar la sociedad . Es como si nos dijeran: No se trata de criticar el mundo, sino de renunciar a él.

Frente a la cuestión de la «adaptación» de la clase obrera al sistema capitalista, Karl Marx escribió en El Capital «La primera señal para la “adaptación” es la creación de una población excedente relativa y un ejército industrial de reserva. La última señal es la miseria de un ejército laboral activo, dejando como un peso muerto el pauperismo del proletariado».  Hoy, con la “adaptación” de la población mundial con el “metabolismo alienado” del capitalismo (de acuerdo con la ecología crítica de Marx) podríamos agregar: «La primera señal de la “adaptación” es la degradación de la tierra. Su última señal es la destrucción total de la humanidad».

En Monthly Review creemos que estamos viviendo una época en la que no hay lugar para la aquiescencia o la aceptación con el orden dominante, ya que la cuestión que se plantea ahora es: revolución ecológica y social o destrucción definitiva de lo que Marx llamó «la cadena de las generaciones humanas». El socialismo, con todo lo que significa en términos de auténtica humanidad universal, igualdad sustantiva y metabolismo sostenible con la tierra, es la única respuesta.

Esta visión se expresa constantemente en los trabajos de Monthly Review y de Monthly Review Press, y en libros recientes de: Rob Wallace, Dead Epidemiologists, Gerald Horne, The Dawning of the Apocalypse, Michael Heinrich, How to Read Marx’s Capital, Utsa and Prabhat Patnaik, Capital and Imperialism, Michael E. Tigar, Sensing Injustice, Vijay Prashad, Washington Bullets, y John Bellamy Foster y Brett Clark, The Robbery of Nature.

Nuestra voz sobrevive en gran parte gracias al apoyo de nuestros asociados, que han sido la base de la revista desde sus primeros años. Las suscripciones básicas a la revista cubren poco más que los costes de impresión y envío, y las suscripciones electrónicas, aunque crecen, sólo tienen un impacto modesto en nuestros resultados. No contamos con el apoyo de ninguna fundación, ni de ningún bolsillo privado. Por favor, hágase socio o, si ya lo es, considere la posibilidad de renovarlo a un nivel superior.

Ayúdanos ahora en lo que puedas.

En solidaridad, John Bellamy Foster

SUSCRIPCIONES: https://monthlyreview.org/associate-membership-subscription/?mc_cid=a4e8e91735&mc_eid=eab4630681


    Fuente(s):
  • https://observatoriocrisis.com/2021/10/21/mas-alla-del-catastrofismo-no-basta-con-la-mera-resistencia/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *