Obama en Hiroshima: “La muerte cayó del cielo y el mundo cambió”

[Así justifica Obama el mayor acto de terrorismo de la historia y de EEUU, no solo nada de perdón ni reparación, sino prepotencia y cinismo. Todo ello concuerda con el modelo político económico del sistema]

El presidente de EEUU, Barak Obama, abraza a un superviviente de la bomba atómica de Hiroshima, Shigeaki Mori, hoy en Japón

“71 años han pasado desde aquel día. Era una mañana luminosa y sin nubes. La muerte cayó del cielo y el mundo cambió”, dijo Obama al comenzar su discurso durante su visita a la ciudad nipona arrasada por una bomba atómica el 6 de agosto de 1945.

El mandatario estadounidense es el primer presidente de EEUU en activo en visitar Hiroshima. Obama ha participado en una ceremonia en el Parque de la Paz de la ciudad junto al primer ministro nipón, Shinzo Abe, en la que también han asistido al menos tres supervivientes del ataque.

Obama quiso recordar “las voces de las víctimas” de la tragedia, y destacó la necesidad de “mantener viva su memoria, porque alimenta nuestra imaginación, nos permite cambiar y nos da esperanzas sobre un futuro mejor”.

No pide disculpas

En su discurso, el presidente se ha comprometido a luchar por un mundo libre de armas nucleares, pero no ha ofrecido una disculpa por las consecuencias del ataque de las tropas de EE.UU., tal y como le exigían algunos colectivos y organizaciones. El periódico Chugoku Shimbun, el principal diario local que se edita en Hiroshima, pidió en un editorial al presidente estadounidense que escuche a las víctimas de la bomba atómica.

“El pueblo de Hiroshima estará observando de cerca al presidente de EE.UU y escrutando si verdaderamente quiere avanzar en la abolición de las armas nucleares”, reza el texto, que abarca cuatro páginas.

El Parque de la Paz permanecerá cerrado prácticamente todo el día por motivos de seguridad por lo que los ciudadanos de Hiroshima, donde se han desplegado estos días unos 4.600 agentes de policía, no podrán participar directamente en el evento.

La visita de Obama ha sido recibida con bastante entusiasmo en la ciudad, sobre todo por parte de los supervivientes que llevan mucho tiempo reclamándola y que la consideran una paso importante hacia la abolición de los arsenales nucleares.

El pasado abril, el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, participó en un acto en el Parque de la Paz junto a los ministros de Exteriores del G7 tras una reunión en la ciudad en la que se firmó una declaración que pedía conseguir avances para lograr una revisión del Tratado de No Proliferación (TNP) en 2020.

Aunque Obama será el primer presidente en el cargo en visitar Hiroshima, el demócrata Jimmy Carter lo hizo como expresidente en 1984, mientras que el republicano Richard Nixon acudió en 1964, cuatro años antes de convertirse en presidente de los EE.UU.

Tras el ataque a Hiroshima el 6 de agosto de 1945, Estados Unidos lanzó una segunda bomba nuclear tres días después sobre la ciudad de Nagasaki, donde murieron unas 74.000 personas, y seis días más tarde Japón se rindió y puso fin a la II Guerra Mundial.

Foto. . REUTERS

Público.es

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *