Obama estaba “enamorado” de las operaciones secretas de la CIA


 

JEREMY KUZMAROV, EDITOR DE REVISTA “COVERT ACTION”

En el verano de 2012, el presidente Barack Obama firmó una orden secreta que autorizaba a la CIA y otras agencias de seguridad a apoyar a los rebeldes en Siria que pretendían derrocar al líder sirio Bashir al-Assad, un nacionalista que se había aliado con Irán y que se enfrenta al poder de Estados Unidos e Israel. (1)

Con un costo de más de mil millones de dólares, la Operación Timber Sycamore se convirtió en la operación encubierta más grande desde que EEUU armó a los combatientes mujahadin en Afganistán en la década de 1980.

Las Fuerzas Especiales estadounidenses bajo la dirección de los mandos operativos “Timber Sycamore” entrenaron a los fundamentalistas islámicos, esta vez en Jordania, quienes, como sabemos, instalaron un reinado de terror en parte de Siria. [2]

Durante su presidencia Obama, fue un activo promotor de las operaciones secretas, su administración se especializó en todo tipo de “guerras en las sombras”, una eficaz forma de expandir el poder imperial de manera encubierta.

El general Joseph Votel, jefe del comando de operaciones especiales (SOCOM) caracterizó al gobierno de Obama como » la edad de oro para las operaciones especiales». Solo en 2014 los Boinas Verdes se desplegaron en 133 países, el 70 por ciento del mundo. [3]

El New York Times recientemente escribió que “en una reunión sobre Afganistán, Obama le dijo al director de la CIA, Leon Panetta, que la CIA obtendría todo lo que quisiera». [4]

“En los 67 años, desde que se fundó la CIA, afirma el diario norteamericano, pocos presidentes han tenido un vínculo tan estrecho con sus jefes de inteligencia. El Sr. Obama forjó una sólida alianza con John Brennan un guerrero de la inteligencia, nada sentimental y cazador de terroristas» (5). Un miembro anónimo de su gabinete explicó, «los presidentes tienden a estar enamorados de la comunidad de inteligencia, pero Obama estaba más enamorado que la mayoría». [6]

El ejemplo más visible de la política secreta de Obama fue el suculento aumento de fondos destinados al Fondo Nacional para la Democracia (NED), una organización que promueve el cambio de régimen en países que desafían a Estados Unidos.

Como parte de esta política intervencionista la administración Obama; organizó los golpes de Estado en Ucrania y Honduras; trasladó al ejército estadounidense a Asia; aumentó las ventas de armas a Arabia Saudita; amplió las bases militares en África; ayudó a suprimir las pruebas sobre la tortura de la CIA; se negó a iniciar una investigación sobre el lavado de dinero de la CIA; espió a sus aliados y al congresista estadounidense Dennis Kucinich; intensificó los esfuerzos para destruir Wikileaks; persiguió a un número récord de denunciantes bajo la Ley de Espionaje de 1917.

Como si estas actividades no fueran suficientes el gobierno del liberal y “progresista” Obama; uso los drones para asesinatos “selectivos” (mató a unas 2.400 personas en Afganistán); protegió a los miembros de la CIA que participaron en el asesino en masa de Ruanda; inició la guerra contra Yemen a través de los Emiratos Árabes Unidos (a los que vendió armas por 27.000 millones de dólares); silenció la venta de armas a los cárteles de la droga en México (Operación Rápido y Furioso); y vendió clandestinamente armas desde Libia para combatir a Siria (Operación Timber Sycamore) (7).


    Fuente(s):
  • https://observatoriocrisis.com/2021/10/11/obama-estaba-enamorado-de-las-operaciones-secretas-de-la-cia/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *