Policías contra policías, en Brasil

Asturbulla

Será el preludio de lo que pueda ocurrir en la manifestación convocada en Madrid mañana sábado, creemos que no, pues a pesar del “pájaro” de cuidado que tienen enfrente los policías nacionales y los guardias civiles, aquí el corporativismo sentará sus reales y, -o mucho nos equivocamos, dado el gran descontento, o la cosa no pasará de empujones amistosos o de abrazos solidarios- los policías que vigilen a los otros policías se verán sorprendidos y desbordados de forma plácida y, no menos, teatral.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Miembros de la policía militar una céntrica avenida del barrio de Morumbí en Sao Paulo

 

Policías militares del estado brasileño de Sao Paulo se enfrentaron con policías civiles que llevan un mes en huelga para exigir mejores salarios. Según fuentes médicas, el enfrentamiento habría dejado a unas 13 personas lesionadas aunque ninguna de gravedad

El enfrentamiento comenzó cuando los agentes civiles intentaron tomar el Palacio de los Bandeirantes, sede del gobierno regional de Sao Paulo. Los policías militares hicieron disparos y lanzaron gases lacrimógenos y bombas de estruendo.

El gobernador de Sao Paulo, José Serra, con quien los huelguistas reclaman reunirse, manifestó: “Quiero dejar en claro que no hay guerra de policías en San Pablo. La seguridad está garantizada”. Según Serra, muchos de los participantes en la refriega tenían motivaciones políticas y no eran policías.

Por su parte, André Dahmer, director de la Asociación de Comisarios de Sao Paulo, declaró: “Este gobierno no quiere diálogo; quiere guerra”. Agencias de noticias citan a medios de prensa brasileños según los cuales había manifestantes portando sus armas reglamentarias.

Los policías civiles de Sao Paulo iniciaron la huelga el pasado 16 de septiembre para pedir un aumento de salario del 15% en este año y del 12% en 2009 y 2010. Igualmente reclaman elecciones para designar el puesto de comisario general, la reducción del horario laboral a 40 horas semanales y la jubilación tras 30 años de servicio.

 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *