La Oficina Federal de Estadística (OFE) acaba de publicar un estudio [1] que aporta algunos datos que pueden ser útiles para la acción sindical. Se basan en un módulo de la Encuesta de Salud de Suiza (ESPA), encuestado en 2020, sobre los accidentes laborales, así como sobre los riesgos para la salud en el trabajo y los problemas de salud relacionados con el trabajo. Destacan tres resultados.

¿Aumentar la edad de jubilación?

En 2020, el 12% de la población con edades comprendidas entre los 15 y los 74 años y que ha trabajado al menos una vez en su vida declaró que sufría problemas de salud causados o reforzados por su trabajo. Esta proporción no ha cambiado desde 2013. Se pueden sacar las siguientes conclusiones:

  • En 2020, este porcentaje correspondía a unas 800.000 personas; el impacto negativo que el trabajo puede tener, en determinadas condiciones, sobre la salud no es, definitivamente, un fenómeno marginal;
  • Estos problemas de salud no son fingidos: el 28% de quienes los padecen dicen estar muy limitados en sus actividades de la vida diaria (y el 52% un poco);
  • No es de extrañar que estos problemas de salud sean más frecuentes entre las personas que han trabajado en ramas como la agricultura, la construcción, pero también la sanidad, la hostelería o el comercio; además de los agricultores, las personas con “ocupaciones elementales”, según la nomenclatura oficial, se encuentran entre las que más sufren estos problemas de salud;
  • A medida que aumenta la edad, estos problemas de salud son más frecuentes e inhabilitantes: entre las personas de 55 a 64 años, el 18% dice padecerlos y, entre estas últimas, el 45% tiene limitaciones graves en sus actividades;
  • Los problemas de salud más frecuentes son los dolores osteoarticulares (58% de los casos); seguidos del estrés, la depresión o la ansiedad (25% de los casos). A medida que aumenta la edad, también lo hace la proporción de dolor articular.

En resumen, estos datos confirman, una vez más, que una gran parte de los empleados, tanto hombres como mujeres, acaban desgastados por su trabajo a medida que envejecen. Esto nos lleva al centro del debate sobre la edad de jubilación. Los partidarios de retrasar la edad de jubilación de las mujeres inmediatamente, y luego de los hombres y mujeres en su conjunto, actúan como si el hecho de trabajar durante más tiempo fuera una simple formalidad: ¡para ellos, el trabajo duro no existe! Pero esto no se corresponde con la experiencia de una gran parte de los empleados. Esta realidad, de la que pueden hablar de forma muy concreta las vendedoras, los trabajadores de la construcción, las enfermeras y cuidadoras, así como los que trabajan en la logística o los mecánicos, las camareras, los conductores y los trabajadores de correos, puede y debe ser un argumento central en una campaña contra el aumento de la edad de jubilación.

¡La salud… no es la salud!

Hay un dato que no siempre se refleja en los debates: aproximadamente una de cada cuatro mujeres empleadas trabaja en el sector de la salud humana y el trabajo social. Esta rama abarca, en primer lugar, el ámbito de la salud humana (hospitales, asistencia domiciliaria, consultorios médicos, etc.), en segundo lugar el alojamiento médico-social (establecimientos para personas mayores) y el alojamiento social (como los establecimientos para discapacitados), y en tercer lugar la acción social sin alojamiento, en particular todas las actividades relacionadas con la atención a la primera infancia. Esta rama abarca los cuidados formales, y en crecimiento constante desde hace años. Está directamente relacionado con las demandas sociales (¿a qué tipo de atención, a qué calidad de atención tenemos derecho? ¿Cuál es la calidad de vida de nuestros mayores? ¿Qué hace la sociedad para que los discapacitados y sus familias vivan lo mejor posible? ¿Se garantizan las mejores condiciones para el desarrollo durante la primera infancia, un periodo crucial para cada individuo? y las expectativas de las mujeres y los hombres que trabajan en ella (¿Puedo hacer un buen trabajo? ¿Reconocido? ¿Sin perder la salud?), la respuesta positiva a las primeras preguntas depende en gran medida de las respuestas positivas a las segundas.

Desde este punto de vista, los resultados del módulo de la ESPA son desalentadores: la rama de salud humana y trabajo social es la que más expone a las empleadas a riesgos de salud tanto física como mental. Entre los riesgos físicos, a menudo tienen que cargar con objetos o personas pesadas (38%) o adoptar posturas dolorosas o agotadoras (34%). Esto no es para nada sorprendente para quienes conocen estas profesiones. Esto no quita que se trate de tareas especialmente arduas, que son una fuente importante de desgaste y de daños para la salud. En cuanto a los riesgos para la salud mental, el contacto con estos pacientes difíciles (54%), la alta carga emocional (39%), pero también la violencia (17%) y el acoso moral (11%) son significativamente más frecuentes en este sector que la media (y la media no es sinónimo de lo ideal…).

No es nada nuevo: los datos de la Encuesta de Salud de Suiza (ESS) ya pusieron de manifiesto esta situación en 2012 y 2017; sobre todo, los sindicatos y las asociaciones profesionales llevan años denunciando esta situación y la total falta de reconocimiento del trabajo realizado. Índices de ausentismo alucinantes en los hospitales, trabajadores de la salud del sector “cuidados” que abandonan su profesión en masa (en 2018, los porcentajes de cuidadores que dejaron su profesión rondaban el 40%… según un estudio del Observatorio de la Salud Obsan-Suiza…), calidad de los servicios asistenciales que no es la que debería y podría ser…: desde el inicio de la pandemia de Covid-19, los efectos de esta situación son mencionados cada semana en la prensa. Pero casi nunca se relacionan con su causa directa: unas condiciones de trabajo deplorables, física y moralmente agotadoras. Esto, a su vez, apunta a su causa indirecta: un sistema sanitario, y más ampliamente los servicios sociales, desfigurados por las limitaciones financieras que se les imponen.

Jóvenes… ¡arréglense como puedan!

Mientras que los dos temas anteriores han estado -o deberían estar- en el radar de las organizaciones sindicales desde hace mucho tiempo, el tercer tema que se desprende de la reciente publicación de OFE se menciona con menos frecuencia: la extraordinaria exposición de los jóvenes, especialmente de los hombres jóvenes, a condiciones de trabajo de riesgo. Hay dos conclusiones que lo dejan claro:

En primer lugar, en relación con los accidentes de trabajo. En 2020, el 9% de los hombres y el 5% de las mujeres declaran haber sufrido al menos un accidente de trabajo con resultado de lesión en el año anterior a la encuesta. Estas proporciones son similares a las de 2013. Uno de cada dos de estos accidentes provocó una incapacidad laboral de al menos dos semanas para uno de cada cinco lesionados. Así que no son nimiedades.

Sin embargo, entre los afectados por estos accidentes laborales se destaca claramente un grupo: los hombres jóvenes de 15 a 24 años. El 19% de ellos ha sufrido al menos un accidente, lo que supone dos veces y media más que sus mayores (7%) o que las mujeres del mismo grupo de edad (también 7%). Además, un tercio de estos jóvenes trabaja en la construcción y otro pequeño tercio (29%) en el sector del comercio y la reparación de vehículos de motor. Como señala OFS, esta sobrerrepresentación de estos dos sectores puede explicarse por dos factores. En primer lugar, una gran proporción de jóvenes de entre 15 y 24 años aún no tienen empleo, sino que están en formación. Por lo tanto, los que tienen un empleo son proporcionalmente más activos en los sectores que emplean a menos personas con formación de nivel terciario. Este es el caso, en particular, de estos sectores. Por otro lado, y esto debería hacernos pensar –¡y actuar!–, los jóvenes que trabajan en estos sectores tienen un riesgo de accidente muy elevado: ¡tres de cada diez han tenido un accidente en un año!

Además de esta primera observación, hay una segunda relacionada: las y los jóvenes de 15 a 24 años también están muy expuestos a riesgos físicos en su trabajo: el 60% de ellos –¡el 64% en aprendices!– está expuesto al menos a tres de estos riesgos: cmovimientos repetitivos de brazos o manos,posturas extenuantes o fatigosas, tener que transportar cargas pesadas, la exposición a sustancias químicas o al polvo, etc. Esto es bastante más que la media. Esta cifra es significativamente superior a la media de los hombres (36%).

El trabajo más arduo y arriesgado que se les confía, la sobreexposición a las presiones de los horarios de trabajo que aumentan el riesgo de accidente, la debilidad o ausencia de supervisión que les permita adquirir las habilidades necesarias para protegerse, la promoción interesada de la actitud de no tener miedo y la frecuente reacción defensiva ante el peligro: las razones concretas de esta sobreexposición de los jóvenes a los accidentes deberían ser exploradas tanto por los sindicatos como por las inspecciones de trabajo. Para reducir esta lacra. Y porque esto podría ser la base para reconstruir la solidaridad entre los empleados de diferentes generaciones, respaldada por una presencia sindical en el lugar de trabajo.

10/10/2021

http://alencontre.org/suisse/conditions-de-travail-en-suisse-des-donnees-a-utiliser.html

Traducción: Correspondencia de Prensa

Nota

[1] OFS (2021), Encuesta de Salud Suiza (ESPA): accidentes y otros problemas de salud relacionados con el trabajo; https://www.bfs.admin.ch/bfs/fr/home/statistiques/sante/determinants/conditions-travail.assetdetail.19204489.html]