Syriza, Podemos, la Troika: para qué discutir, si puedes pelear

Syriza, Podemos, la Troika: para qué discutir, si puedes pelear

Para qué discutir, si puedes pelear, cantaba Loquillo en su homenaje al John Wayne Feo, fuerte y formal. Es un buen resumen de lo que nos viene. Del futuro de Europa. Europa no se va a discutir, se va a pelear. Y la guerra ha empezado esta semana. La Troika no le ha concedido a Alexis Tsipras ni tres días de cortesía. Y a Alexis Tsipras la cortesía de la Troika le importa un carajo, por lo que parece. La democracia nació en Grecia, y allí sigue ahora, partiéndose de risa.

Alexis Tsipras formó gobierno el lunes. El martes y el miércoles los dedicarían él y sus ministros a beber una copitas de ouzo para conocerse y maquinar cómo destruir el capitalismo o así. El jueves ya estaba en Atenas el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz. Durante su visita, Schulz no dijo nada inteligente, tal como exige su muy elevada responsabilidad. Pero dejó el aviso. El aviso de su sola presencia. La advertencia de que hay hombres con corbata dispuestos a derribarte la puerta antes de que tú le pongas los pijamas a los niños.

A pesar de que el paso del tiempo es un vicio que a mí me está haciendo mucho daño, insistamos en la cronología. Este viernes, al día siguiente de la veloz tournée griega del protocolario presidente del Parlamento Europeo, aterrizó, otra vez en Atenas, qué manía estos días con Atenas, el presidente del Eurogrupo Jeroen Dijsselbloem.

Habrá quien insinúe que Tsipras llegó a la presidencia griega para destruir Europa, pero nadie podrá negarle sus méritos europeístas: en una sola semana ha convertido Atenas en el destino turístico más apetecido por los más altos cargos de la UE. ¿Por qué la vieja Europa visita tanto estos días la antigua Grecia?

–Si quiere una respuesta, cómprese usted un periódico serio. Las dan casi gratis.

–Haberlo dicho antes.

–Andaba yo en otras cosas.

–No pasa nada.

El presidente del Eurogrupo, el tal Dijsselbloem, fue menos comedido el viernes que el jueves lo fuera Schulz. Y eso que apenas habían pasado 24 horas, tiempo que para una resaca de ouza resulta insignificante. Lo digo por Tsipras y sus ministros, pues los dirigentes de la UE pimplan otros bebedizos. Le comentó a Tsipras el tal Dijsselbloem con su salero escandinavo: “Lo más importante para Grecia es simplemente cumplir los acuerdos que hemos firmado”.

Desde Alemania, y el mismo día, el ministro de finanzas de Angela Merkel, Wolfgang Schauble, también ponía su voz en pie de guerra contra el gobierno de Syriza: “Si algunas de las nuevas medidas del nuevo gobierno griego se ponen en marcha, entonces necesitamos preguntar si se pone en cuestión todo el programa de ayuda a Grecia. Nosotros somos muy difíciles de chantajear”.

Vale, Schauble. Pero lo que interpreto yo es que sois muy fáciles chantajeando.

Con perdón.

Para qué discutir, si puedes pelear.

Tsipras le soltó un buen izquierdazo a Dijsselbloem ayer: “No tenemos intención de trabajar con una comisión [la Troika] que no tiene razón de existir, incluso desde la perspectiva del Parlamento Europeo. Quiero recordar que este Gobierno fue elegido con un programa que no admite el actual programa de rescate ni tampoco que la deuda pueda ser pagada”.

Los ignorantes de España, que somos muchos, hermanamos fácilmente los destinos de Syriza y de Podemos. Así que lo mismo no vienen mal para hablar de Grecia estas palabras de Luis Alegre, fundador de Podemos, concedidas en entrevista a este periódico.

Para qué discutir, si puedes pelear.

“Las viviendas del IVIMA (Instituto de la Vivienda de Madrid) se están regalando, se están vendiendo a precio de saldo a los fondos buitre. Hemos rescatado con dinero público a una banca que tiene un parque de cientos de miles de viviendas vacías, bancos que hemos comprado los ciudadanos ¿Cómo que no hay recursos? Si ya las hemos comprado, son nuestras, y las están vendiendo a sus amigotes. Basta de preguntar de dónde vamos a sacar el dinero, como si no hubiera salido ya”.

“Estoy viendo los detalles de este nuevo saqueo, el de Aena. Están vendiendo a precio de saldo toda la red de aeropuertos que dan beneficio de una forma completamente vergonzosa. Ya han sentado en el consejo de administración a los grupos que van a quedarse con las acciones, y ya están tomando decisiones en nombre de Aena. En caso de que consumen el plan de saqueo que están proponiendo respecto a Aena, creo que en noviembre habrá que pensar en la posibilidad de desprivatizar Aena. Es algo que deberían saber los inversores”.

El idealista alternativo acojonando a los inversores. El ratón amenaza al gato tanto en Grecia como en España. Manda huevos, que diría Federico Trillo. Vivimos tiempos de grandes contradicciones y muy tristemente divertidos. A mí, quizá a causa del mal clima, lo que me apetece no es discutir. Es pelear. Estoy más acostumbrado a pelear. Y sé quién me ha acostumbrado a pelear.

Público.es

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *