Tsipras contra la Europa Corp.

Lo que está sucediendo en Grecia nos viene a demostrar que los guerreros son menos crueles que los banqueros

Recordaba Alexis Tsipras a Angela Merkel que Grecia condonó a Alemania una importante parte de su deuda nazi tras la II Guerra Mundial. Aquella sí que fue una deuda atroz, no solamente especulativa. El Ejército alemán y sus aliados mataron a 250.000 griegos durante la ocupación nazi, y destruyeron toda la infraestructura productiva del país. Venus Afrodita no volvió a ser la misma desde entonces. El primer ministro heleno cifra la deuda bélica que perdonó Grecia a Alemania en 160.000 millones, cuando la morosidad griega suma 240.000.

Grecia y Alemania demuestran así, ante la Historia, que los vencedores de una guerra militar pueden ser más humanitarios y generosos que los vencedores de una estafa global. Ningún guerrero pudo jamás derrotar a un pálido burócrata, y así le va a esta pobre Grecia.

JuanCarlosMonederoCuando joven, era yo un europeísta muy bergante y luchador. Con el tiempo me he ido dando cuenta de que la cosa se quedó en Comunidad Financiera Europea Corporation. La palabra unión es un eufemismo bancario. Y en los días más melancólicos me pongo Juan Carlos Monedero, aunque sin declaración complementaria: me temo que esta Europa que hemos construido es “el IV Reich, un Reich financiero, pero IV Reich”.

rajoyLos mensajes que Merkel, Montoro, Draghi y toda esta banda le están enviando a Tsipras desde que alcanzó la presidencia, me recuerdan a las palabras de esas piadosas señoronas que despachan al mendigo que limosnea en la puerta de la iglesia con un “a trabajar, vago”.

A pesar de todo esto, yo, personalmente y sin ningún tipo de coacción venezolana, prefiero tener un presidente guerrero como Tsipras que no a un Mariano Rajoy, quien, en cuanto ganó sus elecciones, dijo a todo que sí y a nada que no, fräunlein. Son estilos diferentes. Guerreros y burócratas, como ya se ha explicado.

mobyAhora la Europa Corporation se rasca un dilema. O deja que Grecia se hunda y naufrague Tsipras con ella cual Achab, o ayuda a Grecia, consolida a Tsipras y de paso alienta a Podemos y a otros movimientos similares en toda Europa. Ahora andamos en la fase de las admoniciones mutuas. Europa y los mercaderes (perdón, mercados) acojonan a Grecia. Como cuando, en el fútbol, un central veterano escupe al delantero contrario en el primer minuto para que vaya sabiendo a quién se enfrenta. De momento, el ariete novato está encajando los gargajos con bastante buen plante.

La concepción esta de Europa como Dios castigador de nuestros excesos es muy luterana, de ahí que Angela Merkel la escenifique tan bien. Y también es muy griego, muy heraclitiano y bastante oportuno que Tsipras queme la frente de la vampiresa Merkel con una cruz gamada, en plan Peter Cushing en una película de Roger Corman.

Para empezar las risitas especuladoras, a Tsipras se le han fugado depósitos bancarios por casi un 20% de su PIB, se anda rumoreando en las tertulias. El dinero sabe que su retirada es su victoria. Hasta que el vulgo nos enteremos de que el dinero solo es dinero, no leche, ni agua, ni carne, ni pan. Que ya nos estamos enterando. Syriza va a gobernar con una soga al cuello y gran hambruna en la calle, y es triste pensar que un ente llamado Unión Europea vaya a consentir semejante barbaridad contrahumanitaria. raptoQue por lo menos le cambien el nombre, coño. Troika sonaba más como Magneto o así. Era más apropiado que Unión.

Me da a mí que el hecho de que, en lugar de Zeus, a la bella Europa la esté raptando esta vez Angela Merkel, no tiene que hacerle demasiada gracia a la fenicia. Y a Rembrandt tampoco le hubiera inspirado demasiado el asunto, oso sospechar. Al fin y al cabo, Zeus la trató mejor. Le regaló un collar de Hefesto, ex diseñador de joyas del Olimpo, y no una soga de esparto. Y es que Merkel nunca ha destacado por su buen gusto en el vestir.

Público.es

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *