Un listo y un terrorista

Los sitios donde explotan bombas se van acercando. Antes solo explotaban bombas en lugares muy lejanos. Eso quizá nos pueda hacer más conscientes de cómo se fabrica una bomba

La diferencia entre un listillo y un terrorista es que al listillo nunca lo catalogamos como terrorista. Con eso yo creo que ya está dicho todo.

Fin de la columna.

Ahora habrá que introducir algunos matices.

Si escribo menos de 600 palabras, mi jefe, con razón, me echa.

“Hemos intentado la intervención y poner tropas en Irak, intervención sin tropas en Libia y no intervención pero con consejo a un cambio de régimen en Siria. No tengo claro que, incluso si nuestra política no funcionó, las siguientes políticas hayan funcionado mejor”, reconoció Tony Blair de manera bastante abstrusa, como suelen hacer todos los terroristas.

La diferencia entre un listillo y un terrorista es que el listillo da ruedas de prensa. Imaginemos el discurso de Blair un poco desgeografiado: “Hemos intentado la intervención y poner tropas en París, intervención sin tropas en Londres y no intervención pero con consejo a un cambio de régimen en Madrid. No tengo claro que, incluso si nuestra política no funcionó, las siguientes políticas hayan funcionado mejor”.

Los listillos en política son un valor seguro. Siempre van a decidir lo que tú quieres hacer cuando no tienes tiempo para pensar.

Hace no mucho escribí un artículo que intentaba ser simple, humano y bello sobre los refugiados. Un señor muy beligerante me puso un comentario que me gustó: “Pues, Malvar. Métete a esos refugiados en tu casa”.

Me vale. Lo que nunca metería en mi  casa es a un tío que me dice: “Hemos intentado la intervención y poner tropas en Irak, intervención sin tropas en Libia y no intervención pero con llamado a un cambio de régimen en Siria. No tengo claro que, incluso si nuestra política no funcionó, las siguientes políticas hayan funcionado mejor”.

Los sitios donde explotan bombas se van acercando. Antes solo explotaban bombas en lugares muy lejanos. Eso quizá nos pueda hacer más conscientes de cómo se fabrica una bomba. Pero yo creo, como humilde e ínfimo ser humano, que es más importante aprender cómo las bombas se desactivan. Yo no sé cómo se hace. Sospecho que es una cosa que debemos de pensar entre todos. Por eso tengo menos miedo que dolor.

Público.es

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *