El problema es la salida de la crítica situación, lo que genera un debate entre quienes fundamentan una profundización de la liberalización de la economía mundial y quienes sustentan algún nivel de reformas gestionadas desde los Estados