Unos de los nuestros

Porque Borrell dijo: “para detener las armas, siento decirlo, necesitamos armas porque no detendremos a los terroristas simplemente siendo morales”.

En marzo la UE ha adoptado el Fondo Europeo de Apoyo a la Paz para entrenar a militares de todo el mundo y equiparlos con armas letales.


 

Por seguir en África tras el acuerdo entre Alemania y Namibia sobre el pago por alguno de los desmanes de la colonización, hay una cuestión no conocida pero muy relevante: la Unión Europea está ampliando su participación militar en el mundo, en este caso en el continente africano, de la mano de Francia.

Aquí hay dos cosas a tener en cuenta: la primera, que Francia tiene un tratado con Alemania donde dejan bien claro que son los dos países que cortan el bacalao en la moribunda UE y el resto no son más que vasallos; la segunda, que esto se acelera cuando ya Francia no tiene un contrapoder militar (Gran Bretaña) con el que pelear por la supremacía dentro de la UE y que, como consecuencia, y como antigua potencia colonial en la zona, está ampliando sus esferas de influencia en el contiennte africano.

África no es Bielorrusia, por supuesto. Por lo tanto, no hay nada que contar en los medios de propaganda y entre los demócratas habituales. Sin embargo cualquier salida de tono en Bielorrusia no llega ni a la suela de los zapatos a lo que ocurre en países como Sudán o Chad, por mencionar solo dos, especialmente el último, por lo que luego diré. Lo que pasa es que en Bielorrusia los occidentales (léase EEUU y sus vasallos europeos) no se comen un colín y en los países africanos tienen unos grandes intereses económicos. ¡Ah, los “valores democráticos” cuánto dan de sí! Lukashenko, tío, aprende.

De la mano de Francia, la moribunda UE  apoya en África a cualquier tipo de personaje que tenga como preocupacion fundamental impedir la posibilidad de procesos verdaderamente democráticos en sus países. Es el caso de Malí y lo que hizo Francia allí no hace mucho con un golpe popular que fue, principalmente, antifrancés. Luego los demócratas habituales se sorprenden de que sus famosos “valores” no sean escuchados por las nuevas generaciones y reaccionen con hostilidad no solo hacia los políticos corruptos pro-franceses (lo que es igual a pro-occientales) sino hacia los intereses económicos occidentales en la zona y que explica, en parte, la facilidad con que penetran países como Rusia o China. Es la reacción normal.

Está claro que estos dos países lentamente están “desestabilizando los equilibrios africanos históricos” (sic, lenguaje de la UE) y que (esto no lo dice la UE) han sido trazados por un modelo de desarrollo neocolonial que ha beneficiado a una parte muy pequeña de la población únicamente, que ha agotado la renta de importantes recursos hacia las antiguas metrópolis coloniales (materias primas sobre todo), que ha impuesto la servidumbre monetaria (como el franco centroafricano, que utilizan 15 países y que deja a Francia la última palabra) y todo ello solo se sostiene por el apoyo político y militar de las potencias coloniales.

Mirad este mapa.

La UE va, como un perrito faldero, de la correa de EEUU a Afganistán y se tiene que retirar con el rabo entre las piernas cuando se va su amo, hace lo mismo en Irak y el ridículo en casi cualquier parte. Para que luego EEUU le eche la bronca. No hombre, no, la UE tiene que demostrar un poco más de valor, y de decidir dónde va solita a la guerra. Y dónde mejor que en África, donde como véis en el mapa ya tiene misiones militares aunque es Francia quien lo monopoliza.

Como sé que la memoria es muy frágil, os recuerdo que el 4 de junio del año pasado ese zombi que es la UE aprobó de tapadillo 8.000 millones de euros, cantidad renovable cada cuatro años y con el propósito básico de “financiar operaciones militares en países extranjeros”. Ya os lo conté y añadía que la mano de Francia en sus antiguas colonias de África estaba bien a la vista. Pues ahora mucho más.

El 22 de marzo de este año, la UE ha adoptado el Fondo Europeo de Apoyo a la Paz para entrenar a militares de todo el mundo y equiparlos con armas letales. ¿A que mola el nombre? Este fondo (dotado inicialmente de 5.000 millones de euros) sustituirá a varios otros de política exterior, como en Fondo Africano de Paz, que financia la asistencia de seguridad y otras operaciones militares en países africanos, como Somalia y la región del Sahel que veis en el mapa. Sin embargo, el FEAP se diferencia de sus predecesores. En primer lugar, su mandato es global, o sea, que aunque está centrado en África va más allá. En segundo lugar, y de manera crucial, abre la puerta para que la UE financie “equipo letal”. Se da un salto cualitativo en la articulación de las políticas coloniales en África. Traducido, en lenguaje francés; “más poder duro” para la UE y, así, “influir en los conflictos internacionales”.

¿Os acordáis lo que decía Macron sobre la “muerte cerebral” de la OTAN y de que la UE tenía que tener “autonomía estratégica”? Pues aquí tenéis un primer movimiento. Y lo hacen en “tierra segura” porque África es zona que han colonizado durante mucho tiempo y conocen bien.

Hay muchas cosas curiosas que rodean todo esto. Lo primero, la muerte del presidente del Chad no hace mucho, en abril, y que causó mucha preocupación en la UE. Quién era este tipo, un cleptócrata como la copa de un pino, es lo de menos. La condesa agraviada recordó su memoria como un “aliado en la lucha contra el terrorismo”. Quién era este tipo, reelegido por quinta vez un poco antes de morir -tras un ataque de los rebeldes-, super duro contra adversarios civiles, partidario de la violencia policial sin límites (Lukashenko, eres es un bendito), con candidatos presidenciales vetados y así, es lo de menos. Josep Borrell, jefe de política exterior europea, elogió a una “figura política histórica cuyos esfuerzos por mantener la seguridad regional han sido duraderos y sólidos”. Lukashenko, tío, deberías haber nacido en Chad. Porque en Bielorrusia sí, democracia y derechos humanos y eso, pero en Chad… Aquí están Macron y Borrell llorando por su amigo y gran demócrata en el funeral.

 

 

 

Pero Borrell ha sido un poco más audaz que su patrón francés: al hablar del FEAP ha alabado la lógica de las armas como solucionador de conflictos. Ya querrían haber oído lo mismo los palestinos, por ejemplo. Porque Borrell dijo: “para detener las armas, siento decirlo, necesitamos armas porque no detendremos a los terroristas simplemente siendo morales”. Rayos y truenos, ¿está hablando un demócrata habitual? Pues sí, y dice “necesitamos capacidades militares y esto es lo que debemos proporcionar para ayudar a nuestros amigos africanos”. Dicho y hecho: sus amigos de Chad mataban a varios manifestantes una semana después del funeral en el que tan compungidos estaban Macron y Borrell. ¿Habéis oído hablar de sanciones, boicot a líneas aéreas o similares, o habéis visto a los embajadores demócratas habituales llevar flores a los sitios donde fueron asesinados los manifestantes? ¡Pero qué tonterías estoy diciendo! Lukashenko, tío, mira que eres blando y aún así eres malo malísimo para los demócratas habituales. Deberías ser como los chadianos o Iván Duque en Colombia: serías amigo y te dejarían tranquilo dándote, además, algún fondo de esos de “paz” (de los cementerios). En definitiva, serías, como dice la mafia, “uno de los nuestros” para la UE.

Y ahora, mirad este otro gráfico, un par de años viejo pero que sirve para entender las cosas algo mejor.

 

Poderoso caballero es don dinero, sin duda. Mucho más poderoso que los “valores democráticos”.

 

Al igual que Obama fue Premio Nobel de la Paz (razón de más para rechazar los Premios Nobel) en 2009, la UE lo fue en 2012. Nunca entenderé a los “progres” cuando insisten en esta historia de proponer a tal o cual para el Nobel. En fin, soy un irreductible, qué lo voy a hacer. Y sobre todo cuando Borrell justifica lo anterior añadiendo que la UE es “habitualmente un valle de lágrimas, incapaz de influir en los acontecimientos globales”. Buen Premio Nobel de la paz, sin duda.

La UE está ampliando sus objetivos militares y comienza a dar gusto a EEUU, que ha esperado mucho tiempo este hecho. El siguiente paso va a ser Ucrania, sin duda (y por eso es tan activa con Bielorrusia). Pero, volviendo a África, la ministra francesa de Defensa ya está marcando una nueva línea diciendo que Rusia es un ejemplo preocupante de cómo se afecta a la seguridad de la UE porque ha sido capaz de introducirse en la República Centroafricana, un lugar tradicional de influencia de Francia.

Un dato, ahora que los “progres” de todo el mundo mundial, y en especial los españoles (Colau dixit, y Errejón), siguen el modelo de los verdes alemanes: estos simpáticos muchachitos y muchachitas, tan del gusto del capital alemán, han votado a favor del FEAP en el Parlamento Europeo. Lo único que han criticado ha sido su falta de transparencia. Claro que todo es por la seguridad europea y que esto es una forma de estabilizar países (asegurando negocios), faltaría más. Porque, para más recochineo de quienes van por ahí de “progres”, los verdes alemanes dicen que “si se deja un lugar vacío, pronto otros lo ocupan”, en clara referencia a Rusia y China. Esto solo tiene un nombre: neocolonialismo verde.

Item más: los verdes alemanes acaban de pedir públicamente armar a Ucrania frente a Rusia. “No se puede rechazar la entrega de armas defensivas a Ucrania”, ha dicho su presidente en un encuentro con empresarios armamentísticos alemanes -en un acto electoral, dado que las elecciones están al caer-  en donde ha ido un poquito más lejos: “hay que tener una estrecha cooperación con la Administración Biden y comprometer la pertenencia de Alemania a la OTAN”.

Pues nada, queridos y queridas “progres”, a seguir impulsando la “alternativa”. A fin de cuentas, también sois “uno de los nuestros” para la mafia de la UE. Vestidos de verde, eso sí.

http://elterritoriodellince.blogspot.com/

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *